martes 30/11/21

La Guardia Civil ha instruido diligencias en calidad de investigados por un presunto delito de intrusismo profesional a una mujer que ejercía como veterinaria sin contar con titulación homologada en España, así como a los propietarios de la clínica donde trabajaba, como cooperadores necesarios de dicho delito. El Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil comenzó una investigación al recibir informaciones sobre una clínica veterinaria de la zona occidental de Cantabria donde podía estar ejerciendo una mujer sin titulación homologada.

Los agentes averiguaron que esta persona prescribía medicamentos a nombre de otros profesionales durante las consultas que pasaba, y realizaba intervenciones quirúrgicas. En una de estas operaciones, un perro falleció por una posible complicación de la intervención. Esta mujer contaba únicamente con la titulación de auxiliar técnico veterinario, por lo que a finales del pasado mes de octubre se instruyeron diligencias como presunta autora de un delito de intrusismo profesional.

Al seguir las indagaciones también se averiguó que la investigada estuvo trabajando más de un año en la clínica veterinaria, por lo que la semana pasada también se instruyeron diligencias en calidad de investigados a una mujer y a un hombre que estuvieron al frente del centro durante ese tiempo, como presuntos cooperadores necesarios en el delito de intrusismo profesional.

Comentarios