sábado 4/12/21

La Policía Nacional han detenido a cinco hombres, todos ellos con antecedentes, y dos mujeres, con edades comprendidas entre los 29 y los 54 años, como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Además, a uno de los hombres y una de las mujeres también se les imputa un delito de falsificación documental; y a otro de los hombres, un delito de blanqueo de capitales.

La Policía sospechaba que dos delincuentes conocidos por tráfico de drogas podían seguir con esta actividad por lo que, en febrero de 2020, se estableció un dispositivo de vigilancia y seguimiento de los sospechosos y su entorno. Las investigaciones se dilataron en el tiempo porque tuvieron que paralizarse durante varios meses por la pandemia de COVID 19, a lo que se suma el grado de especialización y experiencia de los sospechosos en el tráfico de estupefacientes.

Así, en la 'Operación Walter', se averiguó que los dos sospechosos principales, dos hombres con iniciales M.C.G. y D.A.B., dirigían la venta y distribución de cocaína, hachís y marihuana, mientras que el resto de integrantes de la banda actuaban como distribuidores. Trabajaban con una marcada jerarquía y la mayoría tenían una amplia trayectoria delictiva.

El 10 de marzo, la policía detuvo a cinco varones y dos mujeres, todos ellos como presuntos autores de un delito de tráfico de drogas. Imputándoles, además, a dos de ellos, un delito de falsificación documental y a otro de los varones un delito de blanqueo de capitales.

Como continuación de la operación, ese mismo día se registraron los siete domicilios pertenecientes a los detenidos, situados en Santander, Parbayón, Santa Cruz de Bezana, Comillas y Astillero; así como un garaje y una estación de servicio, ambos en Santander; y un local de hostelería regentado por uno de ellos en Comillas.

En los registros se incautaron cocaína, hachís y cogollos de marihuana; dos vehículos (un Audi A-3 RS y una Volkswagen Caddy); 180.785 euros y veintiocho billetes de 50 euros falsos; e instrumentos para actividades ilícitas, además de armas y documentación.

Los siete detenidos pasaron a disposición judicial, y el juez decretó el ingreso en prisión de M.C.G.

Con la 'Operación Walter' se ha logrado desarticular un grupo delictivo organizado y se ha paralizado el flujo de venta y distribución de cocaína que se venía introduciendo en el mercado ilícito.

Comentarios