martes 7/12/21

Las obras de mejora de la calle Miguel Artigas de Santander han comenzado este martes y se desarrollarán hasta la primera quincena de julio, cuando pararán los trabajos en la zona y durante el verano. Así, en septiembre, se reanudarán con la semipeatonalización de la aledaña Cervantes, que estará finalizada para principios de diciembre, y que obligará a cortes de tráfico durante esos meses.

El proyecto en esta zona, "la última" del centro de la ciudad pendiente de remodelar, tendrá por tanto un plazo global de ejecución de siete meses, y será acometido por la empresa Siec por un importe de 1,3 millones de euros.

Esta renovación, que se suma a las ya realizadas en el entorno del Ayuntamiento y a otras anunciadas y en desarrollo -caso de Isabel II- comienzan por Miguel Artigas, que es peatonal.

Entre otras cosas, se cambiará el pavimento y se pondrá el mismo que en la calle Rubio para "dar continuidad" a ambas. También se plantarán árboles, se instalará mobiliario urbano, se sanearán las redes de abastecimiento y saneamiento, y colocarán hidrantes, según ha explicado la alcaldesa, Gema Igual, en una visita al arranque de las obras, cuyo desarrollo ha sido "consensuado" con vecinos y comerciantes de la zona, con los que se ha acordado que no haya obras en verano.

Así, una vez mejorada esta vía, lo que se prevé para la primera quincena de julio, se interrumpirá la ejecución del proyecto hasta septiembre, cuando se reanudará la mejora de la calle Cervantes, que se llevará a cabo de abajo hacia arriba, es decir, desde Jesús de Monasterio hacia Cisneros.

El desarrollo de las obras en esta vía, que se va a semipeatonalizar, obligará a cortar el tráfico por la misma, aunque se habilitarán cambios de circulación en calles aledañas para que los vehículos puedan salir hacia la zona de Numancia y al centro.

Y dicha semipeatonalización conllevará que el pavimento esté a un solo nivel, es decir, que quedarán a la misma altura calzada y aceras. Estas últimas están "en muy mal estado" y son "muy estrechas" -"a veces no se pueden cruzar ni dos personas", ha apuntado la regidora-. Por eso, se van a ensanchar, y para cumplir también con la ley, que estable un ancho mínimo de 1,8 metros.

Y además de plantar árboles, renovar el mobiliario urbano, sanear las redes y colocar hidrantes, se soterrarán los contenedores. En la actualidad están en superficie y "no es lo que mejor queda para los escaparates", ha considerado la alcaldesa, para resaltar que la "visibilidad" de los mismos es "muy importante" para los negocios, más en una vía comercial como ésta. La reforma de Cervantes estará para la primera semana de diciembre, de modo que el estreno de las mejoras en esta calle coincidirá con el arranque de la campaña de Navidad.

"Si tenemos claro que hay que actuar porque la calle está mal, y que hay que cumplir la legalidad y aumentar las aceras a 1,8 metros, evidentemente únicamente quedará un carril de circulación", ha manifestado Igual, que a partir de la obras "veremos el comportamiento del tráfico y semipeatonalización".

"Tenemos varias cosas en la cabeza", ha comentado, al tiempo que ha dejado claro que "siempre" se llevarán cabo desde el diálogo con vecinos y comerciantes, ya que el objetivo es que sea "fácil" caminar por la zona pero también lograr las "mejores opciones de comunicación".

Para finalizar, la alcaldesa ha recordado que esta obra se suma a otras 18 en ejecución en la ciudad, por importe de 23 millones de euros, y a las que habrá que agregar otros 100 millones que se invertirán en 42 nuevos proyectos, con los que generar empleo y crecimiento económico, ha apuntado para concluir.