martes 30/11/21

Vitamina C’s para el PP

El caso es que Albert ha cogido el frío sapo por la barriga y ha colocado en su lugar un bombín de boda que a Rajoy le sienta mejor que una buena ración de gambas.

Habemus pastor y parece que también rebaño. España ha constituido el Congreso de los Diputados cada vez menos reputados. Quizá porque llevan años puteando a buena parte de los españoles. Y hablando de las nubes cuando la granizada llevaba tiempo abriendo cicatrices como puños en el lomo de la gente que se había agachado a ver si la tierra aflojaba algún tomate. Pero ya ven, al margen de todo, 350 figuras se esforzarán en hacer leyes si al final hay Gobierno.

Como la política es el arte de rectificar, Rivera (que en campaña le compró a Mariano una boina con forma de sapo) ha apoyado que la Presidencia de la Cámara sea para la ministra de Fomento (PP), a la que ha puesto una autovía con un único peaje en principio: que dos asientos de la Mesa sean ‘citizens’. En ellos está no convertirse en subalternos. Pero se verá.

El médico del PP le ha recetado a la gaviota mucha vitamina C’s​

El caso es que Albert ha cogido el frío sapo por la barriga y ha colocado en su lugar un bombín de boda que a Rajoy le sienta mejor que una buena ración de gambas. Y lo que era la Rue del Percebe tiene pinta de alojar un nuevo Ejecutivo apoyado quizá por C’s. Hay quien piensa que el acuerdo para el órgano rector de la Cámara Baja (el sí; no la abstención) puede trasladarse a la investidura, lo que sería una marcha atrás del catalán en toda regla cuyos efectos sólo podrá mitigar con un buen freno de mano.

Rivera fue tan claro en la campaña, y después, que un ‘sí’ de Ciudadanos al PP únicamente tendría una lectura ética: el cambio del candidato popular (Rajoy out), la regeneración del Gobierno y la aceptación de buena parte del programa del partido naranja. Ése es el freno de mano que le permitiría a ‘Naranjito’ (Rafael Hernando dixit, ¿recuerdan?) salir en cuesta y marcha atrás por las escaleras del Parlamento sin romper la suspensión en la que se apoya la cuarta bancada del hemiciclo.

Creo que los votantes de Ciudadanos avalarían el ‘sí’ condicionado a todas las exigencias comprometidas o la abstención a pelo con el objetivo de desbloquear la legislatura. Pero jamás la marcha atrás sin protección o la política de ‘los extraños compañeros de cama’. Un traspiés en la estrategia o pretender agarrarse al pésimo argumento de ‘la puntita nada más’ dejará la naranja sin jugo. Y el médico del PP le ha recetado a la gaviota mucha vitamina C’s.

Comentarios