sábado 23/10/21

El pecado del Gobierno

En la vida hay que tener palabra, la credibilidad comienza en las personas con la seriedad y el comportamiento  leal. Estoy harto de mentiras, y una vez más, en este caso, el Gobierno ha mentido y tendrá que llevar la penitencia en forma de pecado. Han estado muy torpes y claro, esto les dará alas a “la oposición patriótica".

Dice un antiguo dicho español que “en el pecado lleva la penitencia” para designar una mala acción que, al cometerla, lleva pareja cierta clase de sufrimiento para el que la ejecuta. Las penitencias pueden ser de muchas maneras y Pedro Sánchez tiene la suya. Esta semana se ha hecho público el pacto que ha realizado el Gobierno con Bildu, en el que llegaban a un acuerdo para derogar la reforma laboral a cambio del apoyo en la votación del Congreso para prolongar el estado de alarma. Lo que me sorprende es que esta noticia haya sido un auténtico terremoto político. ¿Hay alguna persona en este país que no entienda que tres partidos de izquierdas puedan llegar a un acuerdo?

Lo que es feo es firmar un pacto y no cumplirlo para, posteriormente, salir en los medios de comunicación y desmentirlo o matizarlo

Entiendo que haya cierta indignación en el ámbito empresarial. Es normal, este pacto perjudica a la patronal y beneficia a la clase obrera. No obstante, creo que de lo que no se puede criticar al gobierno es de hacer política y pactar con unos o con otros, es más, es una obligación que tiene. Lo que sí se puede juzgar negativamente es la poca palabra que ha tenido después de llegar a este acuerdo. Me explico: lo que es feo es firmar un pacto y no cumplirlo para, posteriormente, salir en los medios de comunicación y desmentirlo o matizarlo, y eso es lo que ha hecho el Gobierno de Sánchez. No entendáis que yo defiendo el acuerdo porque no es así. Quizás sea un iluso e incluso un tonto, pero en mi tierra cuando dos ganaderos se dan la mano eso va a misa.

En la vida hay que tener palabra, la credibilidad comienza en las personas con la seriedad y el comportamiento  leal. Estoy harto de mentiras, y una vez más en este caso el Gobierno ha mentido y tendrá que llevar la penitencia en forma de pecado. Han estado muy torpes y claro, esto les dará alas a “la oposición patriótica”. Por cierto, tanto que se queja y dice que si los etarras, comunistas y demás han votado lo mismo que el Gobierno, yo les diría que ellos con su voto del NO han sufragado igual que los antisistema de la CUP y  los convergentes catalanes, “buenos aliados” han tenido esta vez por cierto…

Mi padre tiene 87 años, por lo tanto ya tiene mucha vida recorrida, siempre ha sido una persona moderada, para que me entendáis, un humilde autónomo que ha vivido de todo, y el otro día me comentaba que de nuevo España se estaba dividiendo y que volvíamos para atrás como los años que a él le tocó vivir, todo esto me lo decía con cierta pena y sobre todo con mucha desilusión. La generación de mi padre fue la que supo unir este país, al contrario que la actual clase política que en tan sólo unos pocos años se ha cargado todo lo conseguido anteriormente. 

Los dirigentes de este país deben saber que si no hay principios no hay democracia, si no hay lealtad no hay estado de derecho, si no hay compromiso no hay libertad, si no hay dignidad no hay decencia y por último si no hay honradez no hay dignidad. Y eso el Gobierno actual tiene que tenerlo claro. Por supuesto sabemos de la dificultad que hay en estos momentos, pero eso no ha de ser una disculpa, la palabra de un Gobierno elegido por una mayoría de los españoles debe ser mucho más seria que lo que ha demostrado en esta semana. Pónganse primero de acuerdo entre ustedes y luego cuando estén preparados para negociar háganlo, de esta manera no pecarán. Si lo hacen así, estoy seguro que todos los españoles ganaremos con ello.
 

Comentarios