lunes 10/5/21

Madriditis aguda

Las formas recuerdan y mucho, a aquello que tanto rendimiento ha dado a los independentistas en Cataluña, "el España nos roba", aquí transformado en "el Gobierno nos castiga", el victimismo en política siempre ha sido muy rentable, si además se dan argumentos para ello, ya tenemos un caldo de cultivo, que puede distraer al personal. Nada une más que buscar un enemigo común.

No es España un país centralista al estilo de Francia, el desarrollo de nuestra constitución en su artículo 151, con el Estado de Autonomías ha supuesto una importante descentralización, acercando los centros de decisión de las administraciones a los ciudadanos, muy parecido a los länders alemanes y a un estado federal.

La Comunidad de Madrid, es un claro ejemplo de "ir por libre", con Isabel Díaz Ayuso a la cabeza

Ahora mismo, incluso podemos ver las quejas, por la falta de una coordinación con las diferentes CC.AA. sobre todo en cuanto a la pandemia, y las medidas que se toman; hablando de 17 centros de decisión, que hacen un maremágnum normativo muy complicado de ser entendido por los ciudadanos. La Comunidad de Madrid, es un claro ejemplo de "ir por libre", con Isabel Díaz Ayuso a la cabeza, su enfrentamiento a las medidas del Gobierno de España, con una oposición frontal, que usa descaradamente, para obtener un claro protagonismo que no le correspondería.

Estamos hablando de algo predeterminado, una estrategia que algunos atribuyen a Miguel Ángel Rodríguez, exportavoz del Gobierno de Aznar y ahora jefe de gabinete de la señora Ayuso. Hay que reconocer, que por el momento, la estrategia políticamente no parece haberle salido mal, otra cosa es valorar si es ético poner por encima los intereses personales o de partido a los generales, y sobre todo en medio de una pandemia. 

Aunque no es un caso exclusivo de la Comunidad de Madrid, sí que es una de las afectadas, por una nefasta gestión de las residencias durante esta pandemia. No se puede, ni debe, olvidar el daño ocasionado, donde parece que todos los que tienen responsabilidades políticas quieren taparlo y ocultarlo lo antes posible. Nuestros mayores, a los que se les ha dejado morir en algunos casos sin las más mínimas medidas de protección de su salud, a veces en casos extremos, sus cadáveres han estado durante días en sus habitaciones, y sus familias han tardado en conocer hasta su fallecimiento. Esto, por sí mismo, sería un escándalo que merecería comisiones de investigación, la actuación de la justicia a través de fiscalía que debe velar por el interés general, y buscar a los responsables de esas decisiones, que castigan a una persona por su edad, decidiendo que no podían ir a un hospital y se les podía condenar a la muerte en sus habitaciones. Hablar de esto produce daño y estupor, y más viendo cómo se quiere pasar página. Aquí desde luego hay responsabilidades de ambas administraciones, autonómica y estatal, quizás por ello todos hagan demasiados fuegos artificiales para que miremos al cielo, y no lo que sucede delante de nuestros ojos.

Las formas recuerdan y mucho, a aquello que tanto rendimiento ha dado a los independentistas en Cataluña, "el España nos roba", aquí transformado en "el Gobierno nos castiga", el victimismo en política siempre ha sido muy rentable, si además se dan argumentos para ello, ya tenemos un caldo de cultivo, que puede distraer al personal. Nada une más que buscar un enemigo común, así el gobierno central realiza algún movimiento en un tema tan delicado como la presunta armonización de impuestos, que trataría del incremento del Impuesto de Patrimonio, y la subida del Impuesto de Sucesiones y Donaciones en la Comunidad de Madrid hasta terminar, con lo que Gabriel Rufián, el portavoz de ERC en el Congreso, llamaba acabar con "el dumping fiscal" de la capital. Hay que reconocer que pocos regalos mejores se pueden hacer a la señora Ayuso que tener como enemigos una subida de impuestos a los madrileños, y para más inri que la misma sea impulsada por el independentismo catalán, vamos que si le querían hacer la campaña no lo podían hacer mejor.

Se suele decir que los grandes errores de uno, solo se pueden ocultar por otros superiores de tus opositores, y así en lugar de pedir responsabilidades por los graves daños producidos a los ciudadanos, nos encontramos en aquello tan nuestro de "y tú más", donde todos perdemos, menos los que hacen su campaña. La realidad es que un movimiento confuso en Murcia, donde la corrupción no parece estar muy lejos, ha provocado el efecto mariposa en Madrid, y ha puesto a la señora Ayuso en bandeja la convocatoria de unas elecciones. Donde ha pillado con el paso cambiado a casi todos. El PSOE con un candidato, que parece buena persona, pero no ilusiona ni a sus amigos. Más Madrid con unas encuestas que le dan muy malos resultados, con los seguidores de la exalcaldesa amenazando con otra escisión, y a Unidas Podemos con su candidata a punto de tener la confirmación de su inhabilitación y la espada de Damocles del 5% muy cerca; por si faltaba algo, Ciudadanos en plena descomposición al son de "tonto el último".

Puede que nunca una peor gestión obtenga mejores resultados

Puede que nunca una peor gestión obtenga mejores resultados, pero eso lo tendrán que decidir los electores el 4 de mayo. Los cambios de candidatos dan la importancia que tienen estas elecciones, el propio vicepresidente segundo del Gobierno de España, ha dejado su puesto para encabezar la lista de Unidas Podemos con todos los riegos políticos que ese movimiento tiene para su formación. 

Hay otro elemento que no es menos importante, el avance de la extrema derecha, que se produce elección tras elección, quizás en lugar de tanto criticar, lo necesario está en dar alternativas más atractivas a unos postulados tan arcaicos, incluso en algunos casos tan peligrosos, que logran gran apoyo de los ciudadanos. Hoy una parte de la juventud piensa que lo más revolucionario son estas corrientes que tanto daño causaron en el siglo pasado. El cansancio de la política, el "todos son iguales", la falta de ilusión en nuevos proyectos, esa corrupción que no cesa, hace que las viejas ideologías envueltas en banderas, nos puedan cegar.

Madrid, capital del reino, e informativamente siempre presente, lo que pasa en Madrid, lo tenemos a todas horas en las noticias, en los medios, en las tertulias... Da igual que sea una tormenta como la famosa Filomena que produjo graves daños en tantos lugares, algunos sentíamos ese frío, la nieve cayendo sobre nuestro sofá, o entrando por las ventanas, todo debido a una sobreinformación. Ahora que nos vienen unas elecciones adelantadas en Madrid, tenemos otra vez noticias sobre la capital hasta en la sopa. Hay un centralismo informativo, que algunos grupos de comunicación se lo tienen que mirar.

Más vale ser capaces de buscar soluciones a los problemas, no olvidar lo que está sucediendo en esta pandemia, no crear fobias en otros territorios que se puedan sentir, con motivos, marginados y olvidados, dando lugar al famoso victimismo, que ahora sería el padecer "una madriditis aguda".

Comentarios