lunes. 25.09.2023

Los estampados pueden cambiar con las temporadas pero las clásicas prendas lisas de un color neutro son las salvadoras que no pueden faltar en ningún armario. Repasemos los motivos detrás de este fenómeno.  

ES MÁS ECONÓMICA (EN GENERAL)

Hay muchos competidores en este sector por eso los precios de las prendas básicas suelen ser económicos. Puedes renovar todo tu stock de camisetas con unos pocos euros o comprar un tapado negro o beige que dure varios inviernos y que te sirva para algunas noches de primavera y de otoño.

¿Qué hay que fijarse al comprar una camiseta lisa? Que la confección sea buena, que no tenga hilos colgando por ningún lado y que la textura de la tela sea de buena calidad. Con el algodón esto es muy fácil de determinar: el algodón bueno se observa a metros de distancia. En Gildan camisetas la calidad y los precios son ejemplares.

Para determinar la calidad de un textil también puedes mirar su etiqueta. Las telas más comunes son el algodón y el poliéster. Este último es más resistente a las manchas y más duradero que el algodón, sin embargo, al ser un plástico es más contaminante ya que no es biodegradable.

ES MÁS PRÁCTICA

La ropa lisa es sumamente fácil de combinar, sobre todo si tu armario está compuesto de colores neutros como negro, blanco, beige y gris.

Teniendo las prendas adecuadas en estos colores, vestirse se vuelve una cuestión de pocos minutos: una camiseta blanca con blue jeans y un tapado beige para salir una tarde fresca. Una camisa azul abierta, con la misma camiseta blanca debajo para un evento casual de trabajo. La camisa azul con una falda plisada o un pantalón de vestir beige para un evento serio.

En definitiva, las opciones son múltiples. La misma prenda lisa puede estar presente en ocasiones nocturnas y diurnas, formales e informales. Solamente es cuestión de saber combinarla y llevarla.

NO CANSA

Los estampados son divertidos pero es muy fácil identificar cuando los estás repitiendo. Si te ven con la misma camisa a rayas tantas veces tus compañeros de trabajo van a pensar que tu armario es un poco limitado. Esto no pasa con las prendas estampadas, ya que sería posible tener 20 camisetas iguales y no estar repitiendo nunca.

Por último, los estampados en camisetas a veces tienen una connotación que limita su uso a ciertas circunstancias. Esto les quita bastante versatilidad, ya que no puedes ir a la reunión con un cliente serio con tu camiseta de Stranger Things. En definitiva, son más divertidas pero las salvadoras siempre son las lisas.

Comentarios