miércoles 8/12/21

La normalización mata

Seamos responsables y no entremos en provocaciones con argumentos construidos a base de mentiras por un puñado de votos, votos de hombres como usted que probablemente se olviden de que tienen madres, hermanas o hijas.

Un año más llega el 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, ese mismo día en 1960 fueron asesinadas tres activistas políticas por órdenes del dictador Rafael Leónidas Trujillo, las hermanas Mirabal; Patria, Minerva y María Teresa. Ellas son solo tres de una interminable lista de mujeres que han sido asesinadas y que sufren violencia por el hecho de ser mujeres, porque, a pesar de estar en el siglo en el que estamos, seguimos viviendo en una sociedad machista y patriarcal.

Por ello, el día de hoy está marcado en nuestro calendario desde que en 1981 se celebró en Bogotá, Colombia, el Primer Encuentro Feminista Latinoamericano del Caribe, en memoria de las hermanas Mirabal. Por ello, no nos callamos.

Es obvio que algo está fallando en nuestro sistema. Y es todavía más triste que existan formaciones políticas que quieran negar esta evidencia

Comenzó el año con Rebeca, la joven de Laredo y hoy, 25 de noviembre, nos estremecemos con la triste noticia de la muerte de otra mujer a manos de su pareja en Tenerife. Y de confirmarse, estaríamos ante la víctima número 52 en lo que va de año.

Un día más seguimos pendientes de los tribunales; esta mañana se ha celebrado la última sesión del juicio del asesinato de Diana Quer, al mismo tiempo hemos conocido las declaraciones de los testigos de la presunta violación por parte de tres exjugadores del Arandina a una menor de 15 años. Y así día tras día. Es obvio que algo está fallando en nuestro sistema. Y es todavía más triste que existan formaciones políticas que quieran negar esta evidencia.

Hoy el señor Ortega Smith, con un apellido muy español, por cierto, ha conseguido romper el consenso establecido hasta ahora en el Ayuntamiento de Madrid respecto a la lucha contra la violencia de género. Este individuo, hispanoargentino, por cierto, ha exigido la derogación de la Ley de Violencia de Género y ha negado que exista tal violencia.

Vayamos a los datos; 52 mujeres asesinadas, 43 huérfanos y más de 80.00 denuncias. 5.000 menores en situación de vulnerabilidad y 81 niños, hijos de víctimas, en riesgo.

Estamos ante una lacra social contra la que hay que luchar, hay que luchar en las calles y hay que luchar desde las instituciones

La violencia de género no existe señor Smith, son invenciones de mujeres que no pueden ir solas por la calle, de mujeres que tienen, tenemos, que ir continuamente mirando hacia atrás, siempre desconfiando si la persona que viene por detrás sigue el mismo camino que nosotras porque también es el camino hacia su casa o bien porque está buscando la oportunidad de hacernos algo, y el problema señor Smith, no somos nosotras, son hombres como usted. Hombres que niegan el problema y yo me niego a dar visibilidad a este peligroso facherío, porque esto también es luchar contra la violencia de género. Seamos responsables y no entremos en provocaciones con argumentos construidos a base de mentiras por un puñado de votos, votos de hombres como usted que probablemente se olviden de que tienen madres, hermanas o hijas.

Por todas ellas, y por todas las que a pesar de morir a manos de hombres no son consideradas, todavía hoy en España, víctimas de violencia de género porque su asesino no tenía un vínculo afectivo con ellas. Desde que se inició en España el registro oficial en el año 2003 hasta hoy, un total de 1.028 mujeres han sido asesinadas. Estamos ante una lacra social contra la que hay que luchar, hay que luchar en las calles y hay que luchar desde las instituciones. Sin olvidarnos de lo que conlleva hacerlo desde las aulas y la necesidad de avanzar en la prevención. La educación es fundamental y España sigue a la cola. Hablar de educación sexual en las aulas sigue costando y, cuando se hace, es tarde. ¿De qué sirve explicar en la E.S.O. algo que se debería aprender desde Primaria? Uno de los grandes problemas está en que los niños no pueden escuchar nada relacionado con las relaciones sexuales, pero normalizamos que los adolescentes, cada vez más, socialicen a través de la pornografía. Y no lo digo yo, lo dicen los expertos.

Vivimos en una sociedad que trata de justificar al agresor y culpar a la víctima y lo vemos todos los días

Vivimos en una sociedad que trata de justificar al agresor y culpar a la víctima y lo vemos todos los días: “Es que llevaba la falda muy corta e iba provocando”; “Había bebido más de la cuenta”; “Seguro que ha conseguido ese trabajo por liarse con su jefe”, etcétera. Mira no, llevo la falda corta porque me gusta, bebo más porque me apetece y tengo este puesto de trabajo porque soy válida.

Porque el problema no es el tamaño de nuestra falda o de nuestro escote, el problema es que a las niñas nos educan en el miedo en vez de educar a los niños en el respeto y la igualdad. Y no podemos permitir que nos tilden de “feminazis” por querer ser iguales, por querer ser libres.

¡Ni una menos!

Comentarios