domingo 24/10/21

Las mujeres, protagonistas

Que las mujeres son parte esencial en las políticas y en las acciones encaminadas a la superación y reconstrucción de nuestra sociedad tras los devastadores efectos sufridos en esta crisis, tanto humanos como económicos, es incuestionable.

El tiempo no descansa. Comenzamos esta crisis sanitaria hace unos meses, y durante este espacio de tiempo, hemos reflexionado sobre los diferentes aspectos de nuestra de vida; hemos recapacitado sobre cuáles eran nuestros objetivos, cuáles eran nuestras preocupaciones principales; y nos ha dado tiempo, incluso, a pensar en todas aquellas personas que de un modo u otro forman parte de nuestras vidas.

Hemos aprendido a valorar profesiones que pasaban desapercibidas en nuestra rutina diaria y a las que hoy hemos de reconocer su valía, hemos de reconocer su servicio para con los demás, y no solo con un gracias o un aplauso, sino con las medidas que sean necesarias para que esos servicios esenciales para la sociedad sean servicios de calidad, ya que deben ser garantes del bienestar del resto de la sociedad.

Son las mujeres parte esencial en la reconstrucción de esta nueva sociedad de la que tanto se habla

Son estas profesiones de las que hemos estado hablando todo este tiempo de crisis las que están más feminizadas; están desarrolladas, en su mayor parte, por mujeres.

Esto pone de manifiesto algo que ya todos conocemos y es que son las mujeres parte esencial en la reconstrucción de esta nueva sociedad de la que tanto se habla.

Como consecuencia de esta crisis sanitaria el Consejo de Ministros aprobó, el 14 de marzo, el decreto de estado de alarma en todo el territorio nacional, que se prolonga hasta día de hoy.

Esta situación ha cambiado radicalmente la realidad de muchas familias y, según informes que ya conocemos, esta realidad se torna más drástica para las mujeres, debido, como en otras crisis, al aumento de la desigualdad a la que están sometidas causando más dolor y sufrimiento en su día a día.

En Cantabria las mujeres representan el 77% del personal sanitario y de servicios sociales

Según la Encuesta de Población Activa, en Cantabria las mujeres representan el 77% del personal sanitario y de servicios sociales. A ellas se suman limpiadoras, dependientas y cajeras de tiendas de alimentación y supermercados, empleadas del hogar y cuidadoras. Todas ellas forman parte de un conjunto de profesiones imprescindibles en las que mayoritariamente las ocupadas son mujeres.

El informe "La perspectiva de género, esencial en la respuesta a la COVID 19", elaborado por el Instituto de la Mujer, alerta de que esta crisis muestra una grave desigualdad de género que ha situado a las mujeres en primera línea en la lucha contra el coronavirus por la alta feminización de los sectores sanitarios y de cuidados.

Evidencia la dificultad añadida en la que se encuentran las mujeres para poder salir de estas crisis ya que son éstas (las mujeres) las que ocupan los empleos más precarios y en los sectores más afectados (comercio, turismo y hostelería). El 64% de las personas ocupadas en el sector de la hostelería en Cantabria son mujeres.

Es necesario que se tomen medidas de ayuda y apoyo al empleo, especialmente, para los trabajos encabezados por mujeres

A todo eso se une otro alarmante factor: el aumento del riesgo de violencia de género y otros tipos de violencia contra las mujeres derivados del confinamiento (medida adoptada para el control del contagio del virus).

Ante estos datos y las previsiones de los informes que ponen de manifiesto que, de nuevo serán las mujeres las más perjudicadas por la crisis del COVID-19, es necesario que, desde las diferentes administraciones públicas, que ya están trabajando para dar respuestas sociales y económicas a los efectos derivados de la pandemia, se incorpore la perspectiva de género en las medidas que se adopten.

Es necesario que se tomen medidas de ayuda y apoyo al empleo, especialmente, para los trabajos encabezados por mujeres; es necesario el refuerzo de las medidas a la conciliación familiar, prestando mayor atención a las familias monoparentales.

Tenemos que reconocer la labor y el esfuerzo que muchas mujeres han realizado en esta crisis, tanto del mundo rural como del mundo de la mar, ya que son estas mujeres las que encuentran dificultades añadidas para poder sacar su tarea adelante como consecuencia del aumento y la velocidad de la incorporación a nuestras vidas de las nuevas tecnologías. Se necesita dotar y apoyar la innovación digital en los sectores económicos y ocupaciones en los que las mujeres tienen dificultades de acceso a una tecnología determinante en su futuro laboral.

La obtención de datos desagregados por sexo, no sólo en términos sanitarios, sino también económicos; datos del trabajo no remunerado de los cuidados y sobre violencia de género, son algunos ejemplos de medidas de las que dependerá que la sociedad que salga de esta crisis sea una sociedad más justa y encaminada a la reducción de las brechas de igualdad.

La perspectiva de género debe estar presente en las decisiones que nuestros gobiernos están ya tomando para la salida de la crisis; debe estar en todos los foros políticos, económicos y sociales. Las mujeres son parte esencial y activa de la gestión de esta crisis. Es necesario que la sociedad incorpore y tenga en cuenta las medidas anteriormente expuestas y que esta crisis sirva para que podamos minimizar el daño social y económico que las mujeres sufren, y que, en la nueva sociedad que creemos, la igualdad real y efectiva esté más cerca cada día.

Comentarios