martes. 29.11.2022

Vivi aprisa, mueri jovin, y jarás un guapu calabri

El trebaju esitosu que se da el reinu a la hora de forjar un patriutismu nacionalista se nota inclusu ena ligitimidá que li dan los republicanos, que dan por nefastu al rei peru bindicin la idea'l reinu.

Subrivivir Subrivivir

Diz que Cantabria es una autunumía de "segunda velocidad".

Los estaos del mundu buscan la manera de vivir al treviés del patriutismu, del nacionalismu, y de una pulítica ensenderaa a cunsiguilo. Si cogemos el casu que mas cerca mos queda, tenemos a España.

Y aluegu, los pueblos del mundu, que son muchos mas que los estaos del mundu, dellas vecis jacin una cosa amejaa, mientras los estaos que los cuntienin amiran de reguilón, apretando l'aijaa.

Los que apresentarin la primer garamática castellana a la Reina Católica lo justificarin col razonamientu de quin dumina pola juerza a otros

España, el casu que mijor conocemos de estáu, naz de l'aunión -a vecis acordaa, a vecis manu militari- de dellos reinos antiguos, aunión deseaa polos reis que juera, y bastanti lejos de lo que conocemos por democracia. Hablamos entonz d'un proyeutu que vien de las clasis que duminaban, n'esti casu de monarquia y nobleza. El pueblu estaba entonz sólu pa proporcionali a aquellos" Padres de la Patria" de las clasis altas los impuestos, levas, caza, derechu de pernaa... esa clas de cosas. El llamatu uficial sigui siendo "Reino de España".

El "Reino de España" tien, cumu güen estáu, patriutismu, nacionalismu, y una pulítica ensenderaa a cunsiguir que la sú idea de intidá española, de lo español, esté viva, de que los sús aministraos vivan -vivamos- cumu españolis. Por ser práticu y por ber síu la cuntinuación del Reinu de Castilla, estando amás nel centru'l reinu, l'idioma iscugíu jue el castellanu. Los que apresentarin la primer garamática castellana a la Reina Católica lo justificarin col razonamientu de quin dumina pola juerza a otros, ena cunfianza de que la sú lengua es mijor, y apoyándose enas armas al treviés de la "Gracia de Dios". Tampocu se puei apresentar cumu muestra de democracia, y menos n'aquel tiempu (qué necesidá tinían).

El trebaju esitosu que se da el reinu a la hora de forjar un patriutismu nacionalista se nota inclusu ena ligitimidá que li dan los republicanos, que dan por nefastu al rei peru bindicin la idea'l reinu.

El nacionalismu de los estaos quier que viva la sú intidá y tamién dellos pueblos quierin que la suya viva

D'un tiempu acá el nacionalismu español -que es el que mijor conocemos y el que mos toca de cerca- pricuró abrancar el folclori. Pa esto iscugió dellas cosas que eran "típicamente españolas" dejando pa prau otras. Las que dejó pa prau ya van pasando a la catiguría de "sospechosamente no típicamente españolas". Por esi prucidimientu, masque el nacionalismu español sostenga que Barcelona, Bilbáu, Lugo, Sevilla y Toledo son igualmenti España, de un español tul mundu tien d'asperar que sepa de toreros, canti y baili flamencu y habli castellanu, peru da una duda seria que gusti pocu u naa del toréu y el flamencu, que habli vascuenci u catalán, y que canti coplas de bertsolari u baili sardanas. Entri la muiñeira y la sevillana, española ligítima es la sevillana. Dicin muchu que Cataluña u el Pais Vascu son nacionalistas, y se aprovecha pa subir a esi carru la lengua y las custumbris, que quedan cumu cosa tamién de nacionalistas.

Otra cosa es que l'estáu, al treviés del sú nacionalismu y los sús mitos cunsiga que tul mundu lu siga, porque cumu diji de manu, tamién dellos pueblos quierin vivir a la sú manera. Por esta razón hai leis a favor del gallegu, del catalán, del vascuenci, del bretón, del corsu, del galés, del gaélicu, y de otras lenguas europeas. El nacionalismu de los estaos quier que viva la sú intidá y tamién dellos pueblos quierin que la suya viva, y en muchos casos ya, que subriviva, tuviendo la del estáu incima. Hablo de lo que tengo cerca. Vengo d'una familia roja, republicana, vegetariana, esperantista, anticlerical, cántabra, flamenca, taurina, que conoz mas de Andalucía que de la sú tierra y lo diz ensin apuru. Nel tiempu nel que lo revolucionariu era que la clas trebajaora tuviera ansia de cunucimientu y cultura, tengo antepasaos que gastaban el dineru que otros mozos echaban en vinu, en libros de geografía y novelas de Dostoievsky. Y cuandu quisierin tener otra clas de cultura, el moelu ya lu alcontrarin sirvíu: Toréu y flamencu. Era lo que sacaba la prensa y lo que sonaba ena arradiu. Era de lo que había que saber. Si amiro hui alredeor, pasa tres cuartos de lo mesmu. Por embargu, en Cantabria nunca tuvimos un nacionalismu hestóricu ni antiguu y con el apoyu que tuvo n'otros sitios, asina que somos un moelu d'españolidá. Y eso tampocu basta: las muéstras custumbris dan pocu la talla. Tan pocu, que ni mirició la pena jacer naa por ellas dendi'l gubiernu autocómicu.

Asina que a la final, tocanti al asuntu intitariu hai tres clasis de culturas: La que gracias al estáu "debi" vivir, las que a pesar del estáu jacin por subrivivir, y ya n'ultimu lugar las que cuasi muertas, peru contentas d'estalo, tienin unas fechas aseñalaas pa jacer angunas cusucas que sin jacer dañu a las güenas maneras y custumbris, primitan arrecordar angunas estampas de cuandu la cultura del país vivía u subrivivía, y aluegu ya, caúnu marcha cara casa. En Cantabria andamos ena catiguría númeru tres, la de quinis dando por pirdíu el derechu a vivir y tamién el de subrivivir, se contentan con ejercer, de cientu en vientu y con primisu de la autoridá, el derechu a revivir. La sigunda velocidá autocómica es en rialidá un puntu muertu.

Vivi aprisa, mueri jovin, y jarás un guapu calabri
Comentarios