lunes 25/10/21

Talibanismu

Abora creo que la revulución, indo a menos, puei quedase en dali una torta bien daa a un abusón laboral, en tal de esperar a que los bolchiviquis den la ordin al ejércitu de asaltá-l Palaciu d'Hibiernu.

Mugu verdegueando
Mugu verdegueando

 

Cuandu de críu uía hablar de la revulución maginaba, creo que conformi al relatu, qu'el pueblu a un tiempu y deajechu se irciría pa reclamá lo que era de justicia, echando un pulsu al poder de la gentona de siempri, pocu, ricu, y con miéu de que el mundu sea justu.

Conformi pasaba'l tiempu s'esmuciaba aquella idea de tul mundu a una. La idea iba quedando caa vez pa menos genti. Abora creo que la revulución, indo a menos, puei quedase en dali una torta bien daa a un abusón laboral, en tal de esperar a que los bolchiviquis den la ordin al ejércitu de asaltá-l Palaciu d'Hibiernu. Total, a juerza de ser tantu tiempu pocu rivulucionarios y güenos ciudadanos drentu de pocu dicili al jefi "Llevo tres mesis ensin cobrar" va a arrisultar igual de bulchiviqui que lo otru.

El elementu que contrataba li jezo el siguienti alvirtíu al mí compañeru: "Aquí no queremos ecotalibanes"

Enos artículos publicaos n'esta seición de Mugu suel remanecé-l asuntu de los eólicos. Mas guapu siría hablar de que "cumu Cantabria no lo hai", "qué tiempos aquellos con güelu sentáu a la puerta de la casuca" y esas cosas que paez que la genti aspera uír cuandu oyi que va a haber un artículu de airi "cantabrista". Lo ciertu es que a los que vinimos del punk esta vida de engaños de corbata, mintiras de diseñu democráticu y verdáis de propaganda, mos emburria de güelta y de cabeza al punk. Asina que Mugu está nel deber de dicivos que cumu Cantabria lo hai, y mijor que Cantabria hai muchu, que somos pocu mas u menos lo que queda de la Provincia de Santander con otru llamatu, y que quiciabis y sigún pinta la cosa, mos pegui mas el de Cuantabirria.

Suelgo hablar acá de los mulinos, de que las elétricas tienin de propagandistas a los pulíticos, de que trampean aidea la lei ensin que los que aministran justicia jagan el sú uficiu y destapin el asuntu.

Pos bien, entá faltan piezas, masque "piezas", sobrin.

L'otru día hablaba con un compañeru, indo al trebaju. Contó que a una güelta una cunsultora ambiental lu estaba contratando pa jacer un istudiu tocanti a las especiis de murciáganu que pudían ser vítimas d'un juturu parqui eólicu. La empresa jezo una cosa mui típica, que es dar pocu espáciu pa jacé-l istudiu, justificando tan pocu tiempu con que no hubía mas dineru y que tinía que apresentá-l informi contra primeru. Y por si juera pocu meter prisa, dar pocu espáciu pa tomar muestras cumu es dibíu y dar pocu sueldu, el elementu que contrataba li jezo el siguienti alvirtíu al mí compañeru: "Aquí no queremos ecotalibanes".

Un mierduca, un miserabli llamando "ecotalibán" a la genti honráu

"Ecotalibanes". Vamos a ponemos en el casu: El mí amigu va al monti aquél y vei que pasan pocos sapulatos, que son de dos especiis mui istindías, de las que se vein cazando musquitos y palumucas enas farolas de cualisquier ciudá de por allí. Y él iscribi: "Sólu apaecin las especiis X y Y, mui cumunis, y con sólu dos pasis por hora, polo que el riesgu es mínimu". Diría la verdá y jaría el sú trebaju cumu es dibíu. A la empresa cunsultora, vistu lo vistu, li paiciría bien.

Y abora pensemos que las nochis que el mí compañeru va a aquel monti lo que agraba son cientos de vuelos de catorci especiis, de las que seis están especialmenti prutigías con midías de caltenimientu del contornu. Jaciendo la sú labor cola mesma derechura, diría que alcontró catorci especiis que jacían muchu usu de aquél monti, y que seis d'ellas estaban mui prutigías pola lei que ubligaba a caltené-l contornu, colo que el parqui allí resultaría dañinu y contrariu a las leis. Entonz la empresa que cobra los sús güenos cuartos por jacer un istudiu un añu deajechu colos pájaros y que jaz el rácanu pa pagar dos días a un especialista en sapulatos -que de ésos hai pocos-, se lamentaría de ber contratáu a un "ecotalibán", porque el mí compañeru trebaja cumu es dibíu, acordi al prucidimientu que la lei manda.

Muchas cunsultoras de mediu ambienti, y tamién lo tengo vistu ensin que dingunu mi lo cuenti, jacin eso mesmu; jacin el trebaju un añu enteru, lu cobran bien cobráu, y jacin el trebaju tocanti a pájaros y mamíferos, que son trebajos que manejan bien. Peru l'apartáu de los murciáganos lu dejan pa práu, y sólu si lis apuran llaman a unu que sepa, li ofrecin racaneáu  lo mínimu, y alviertin que nu quierin la otava maravilla. Cualisquier matáu que andaba jaz diez años apartando bardalis con unos prismáticos al piscuezu abora es un señor que anda polos despachos con gentona de las elétricas que li jaz un favor dejándoli sentase n'una silla pa hablar, y entonz se sinti un empresariu importanti, col derechu de ofreceli dos perras a un tíu y con esi preciu dicili que no sea honráu. Un mierduca, un miserabli llamando "ecotalibán" a la genti honráu. Otru mierduca al sirviciu de los talibanis del ánimu de lucru, otru cachu carni con ojos que se crei respetabli.

Vistíos de verdi, en plan ecológicu, son tamién otra pieza de la trampa.

Y home, ya que aquella revulución no está a la vista, un pocu de prucidimientu punk y una pataa nel culu no estaban de mas, u polo menos que el que sea un cachu carni con ojos se desponga a que si lo digan pola calli, en tal de creesi un ciudadanu respetabli.

Comentarios