domingo 29/5/22

Saber castellanu

El castellanu era Bien y el cántabru, montañés daquella, era Mal. Mal iscumienzu cumu pa acabar bien.

Tocias salvaas de la jacha
Tocias salvaas de la jacha

La genti suel dicir que es güenu saber dellos idiomas porque eso lo jaz a unu mas abiertu.

Saber castellanu está bien. Otra cosa es que lo sepamos por mandatu legal y y otra pa por cima que sea a costa de ulvidá-l cántabru. Si es ulvidando lo muéstru, ya no sabemos dos cosas sino sólu una y entonz abriúra, dinguna.

Cuandu dimos en salir a la calli iscribiendo frasis en el mijor cántabru que pudíamos, la reaición de mucha genti jue mala

Por embargu, cumu llevan muchu tiempu estruyéndomos en castellanu, tamién llevan muchu tiempu mitiéndomos ena cabeza unas ideonas colas que vinierin de manu, que abora ya dibían de besi ulvidáu u dejáu podrecer nel esvarciaeru de la hestoria.

Pudían bemos díchu que el castellanu era la lengua oficial que había que saber pa hablar col Estáu, que era eso lo que mos diban a enseñar ena iscuela, jueraparte que habláramos distintu, peru en tal d'eso lo que mos dijerin es que mos diban a enseñar a hablar bien. En tal de Castellanu y Cántabru ("montañés", que dicían por aquel tiempu), l'asuntu estaba apresentáu en términos de Bien y Mal. El castellanu era Bien y el cántabru, montañés daquella, era Mal. Mal iscumienzu cumu pa acabar bien.

Al principiu, cuandu dimos en salir a la calli iscribiendo frasis en el mijor cántabru que pudíamos, la reaición de mucha genti jue mala. Y oju, que era -y es- genti del país, y en muchísimos casos lo que pior reaicionaba -y entá reaiciona- era genti que estaba trebajando nel campu de las custumbris del país, ya juera genti que iscribía libros, genti que pisculizaba -y sigui n'ello- atentu a la música sellencu y el baili, u genti que siempri tinía ena boca al pueblu llanu. Los de pueblu mos echaban en cara -y entá molo echan- hablar cántabru ensin ser de pueblu, porque sigún paez, el cántabru en tal de ser del país es de los pueblos, cumu la muñiga pola calli. Amás, tamién mos afeaban -y mos afean- que el muéstru cántabru es distintu del de sú pueblu concretu, y unu pudía pensar que con tantu abogáu de la pureza del cántabru local vamos a caltenelu sanu y juerti polos siglos de los siglos, ensin iscribir, ensin hablalo cola genti jolasteru, siguiendo encultu cumu jasta abora.

Mos faltaba el derechu d'iscribir y hablar cántabru porque "no es una lengua, sino un dialecto"

El cántabru de pueblu virgin y puru, cuasi secretu, mediu pruhibíu, tien demostráu con correndera lo prupingu que es a murise currumpíu y de pena, vistu el casu de muchos pueblos y jasta vallis enteros. La genti que lo habla se da delanti del jolasteru que habla castellanu, y ésti nunca tan disiquiera se emplantilla que estando n'un pueblu dibiría hablar al consonanti.

Al principiu -y entá abora- la reaición de la genti jue mala, muchas vecis. Mos faltaba el derechu d'iscribir y hablar cántabru porque "no es una lengua, sino un dialecto". Peru arrisulta que un dialeutu tien el mesmu "derechu" que una lengua a desistir, y el sistema pol que puei vivir es igual que el sistema pol que puei vivir una lengua: hablar, leer, iscribir, vivir con ello. Entonz, ensin una salía, dicían "ni siquiera es un dialecto". Pos es igual, porque si Ramoncín puei iscribí-l "Tocho cheli" y la genti habla a caa güelta conformi a lo que sal ena obra de Ramoncín, nós tenemos el mesmu derechu a iscribir lo muéstru y a hablar al muéstru istilu que Ramoncín. Yo aprindí de críu a hablar de lambiquis y abora, masque sea l'unicu que quedi, diré lambiquis en tal de "chuches". Si muer la palabra puei que sea cumigu, peru no primeru.

Aquí hablar castellanu puei y debi ser una manera de ser mas abiertu

Too esti despreciu lo trai la vieja concencia entá ensin desterrar de castellanuparlanti, que mos distierra a nós en casa. Dicir que el cántabru es de pueblu en tal de ser de Cantabria, de genti puiblirinu en tal de ser de Cantabria en general, de pueblu destraviáu en tal de cumunicáu, dicir que es un dialeutu, u menos, u naa, pa que quedi encerráu nel fondu d'una cuadra remota y mos libremos del apuru de veelo iscritu pola calli y arreconocer que es una cosa muéstra que despreciamos, eso lo trai la vieja concencia fuita de castellanuparlanti, acerráa y trancáa si a manu vien, que diz -y probalmenti crei- que es mui abierta. Sigún quedó ena cabeza de la muéstra genti, la concencia castellanuparlanti es pocu mas que un estrumentu pa desaparase de la tierra, de lo tuyu, de los tuyos,  y pa quitalis el derechu de hablar cumu hijos del país, seas de pueblu u de ciudá, despreciis la tierra u te apresentis cumu l'últimu salvaor de las sús custumbris.

Entonz, aquí hablar castellanu -lo digo cumu hablanti, tamién, de castellanu- puei y debi ser una manera de ser mas abiertu. Saber varias lenguas jaz a unu mas abiertu, cumu diz tantu la genti, y -añido pola mí cuenta- si una u dellas d'esas lenguas son lenguas aminorgaas, mas abiertu será quin las sepa, porque quedará mas libri de creese n'un pedestal de despreciu y compleju de superioridá cultural.

Comentarios