jueves 16/9/21

El jarru

Vivimos n'una tierra ondi los hosteleros cunviertin la calli n'una terracita, y programan tal cantidá de ferias d'abril (masque sea en metá'l veranu) que esto paez El Corral de La Pacheca.

Gata del tárragu Gata del tárragu

El presidenti autocómicu de Cantabria es cunucíu por aquella frasi de "Lo que me gusta es vender Cantabria". Que se puei dicir mas altu, peru no mas claru. Tan ciertu es, que ya son unos años vindiendo Cantabria finca por finca arronti, y hui el preciu'l terrenu no está pa que los cántabros podamos acanzar a pagalu. Tenemos pocu poder aquisitivu cumu pa poder jacemos d'una casa ondi vivir. Ésa que siría, sigún pintaban las promesas d'antañu, la "Casa para los hijos" cola que tul mundu que tinía una tierra justificaba el vendela cumu juera pa custruír sigundas residencias pa vascos y castellanos.

Los hijos trebajando aquí ya no ganan pa comprá-la casa nel propiu pueblu

La idea entonz era que tul mundu pudiera vendé-l terrenu, recalificalo too ello pa que se pudiera vender en cualisquier sitiu. Ési era el sintir de los paisanos que, qué casolidá, li vinía pintáu a los costrutoris. Asina, el paisanu que vindiera una finca en Tresmiera pa jacer, un hablar, treinta chalés istilu cuasi baserri de Donibane Lohizune -ensin la mesma gracia y juera de sitiu-, pudía ganar de súpitu el dineru que li bían aruñáu las centralis lecheras por espáciu de una vida trebajando pa ellas a preciu de vergüenza, y asina poder jacer "una casa para los hijos". Pos no, los hijos trebajando aquí ya no ganan pa comprá-la casa nel propiu pueblu.  

Diz un dichu sellencu que "Siendo toos del mesmu barru, no es lo mesmu orinal que jarru".

Jaz dos semanas que gulví a Cantabria, y ena mesma tardi que allegué ví cúmu la temperatura abajaba 20 graos dendi La Rioja jasta casa.

Arrecordé las viejas nuticias, col prisidintucu arriprindiendo a los medios de cumunicación porque enos partis meteorológicos daban augua que aluegu no caía y eso espantaba al turismu. Y arrecordé a mas d'un güelta  a los turistas mesetarios, dijendo que cuandu vinían en veranu por fin pudían durmir y descansar agustu. Peru el Gubiernu de Cantabria está cumpuestu por una clas de pulíticu que estando drentu, vivi juera, de puru ajenu. El clásicu pulíticu cántabru vivi n'un quiero y no pueo vivir nel país de Manolo Escobar y los sús toreros, paellas, y flamenquito. Por eso tien la urgencia de quejase en públicu de que el parti anunció augua y aluegu no lluvió, upinión que, qué casolidá, li vien pintaa a los hosteleros.

Vivimos n'una tierra ondi los hosteleros cunviertin la calli n'una terracita, y programan tal cantidá de ferias d'abril (masque sea en metá'l veranu) que esto paez El Corral de La Pacheca. A la final, ena pulítica cultural de Cantabria dicidin mas los hosteleros flaminquiegos que las estitucionis que por lei dibían caltené-lo muéstru.

Pa los pulíticos el jarru es el costrutor, l'hosteleru, l'empresariu gordu. Y tú y yo, y la mayuría'l pueblu, somos el orinal

Ha síu allegar a casa y alcontrar mas tránsitu que nunca. Ringleras de cochis pa entrar a pueblos y playas. Dicía un amigu que a una güelta tuvierin de golvese cara casa por no poder allegar a la playa de tantu cochi cumu había. Nel veranu mas lluviosu y su las midías anti Covid, tenemos mas turismu que nunca. Lo de "vender Cantabria" está claru que se lis da bien; abora, masque lo que vendan sea Cantabria prau ajita, lo cunsiguin "vindiendo" una cosa que no es Cantabria, sino un Benidorm impusibli n'una costa miditerránia impusibli.

Tamién alcontré a esta güelta pancartas y letreros pidiendo la retiraa de los proyeutos eólicos. Peru esti tipu de interesis, que son del pueblu, y no de hosteleros, costrutoris, y empresarios, no lu atiendin y arrepresentan tan luegu. Pa que jagan casu d'esti tipu d'interesis del pueblu, el pueblu si lu tien de sacar al istilu de los antiguos sacamuelas. Pa jacer casu del pueblu n'estas cosas, el clásicu pulíticu cántabru, cola sú mentalidá de hosteleru de Benidorm, se pon rebecu, ticha atrás y si es pricisu arranca el pial, primeru que jacer casu de lo que el pueblu demanda. Y sigui mitiendo la cabeza pola paré, y anunciando mas de lo mesmu.

Y es que siendo toos del mesmu barru, no es lo mesmu orinal que jarru. Pa los pulíticos el jarru es el costrutor, l'hosteleru, l'empresariu gordu. Y tú y yo, y la mayuría'l pueblu, somos el orinal.

Comentarios