domingo. 04.12.2022

La cantina de la Legión

Lo nuevu es que la disquierda, mas u menos filosófica, mas u menos prática, tocó poder y allegó al gubiernu d'España cumu no lo bíeran privistu pocu primeru.

Esto que llaman "Memoria Historica" es namás una parti chica, hestórica, de la memoria.

Dimpués de cuarenta años enos que en tal de pulítica sólu estaba primitíu hablar de júrbol, justu es arreconocer que la genti, pocu práticu en semejanti tarea, habló de pulítica por espáciu de otros cuarenta col mesmu arti y cunucimientu que cuandu hablaba de júrbol.

Tengo ena mí memoria lo que dicían de la bandera que tenemos jasta ena sopa

Cantabria ajunciona cumu una especii de laboratoriu social n'abertal nel que l'esprimentu cunsisti en que a la hora de pensar y upinar la mayuría de la genti jaz lo que se deja caer que ha de pensar y upinar dendi riba, cumu si li bieran dau una ordin.

Tengo ena mí memoria, que ya tien un dellu d'hestóricu, la idea del tiempu nel que n'España la mas u menos derecha hablaba de la Lei, del bienestar y los derechos que otorga la Costitución, y del patriutismu democráticu, y la mas u menos disquierda se esmeraba en discutir en plan filosóficu tocanti a lo ridículu del nacionalismu cuandu salía l'asuntu del País Vascu u Cataluña. N'aquella tocaba dicir a coru que lo importanti era el bienestar y solucionar los problemas realis del ciudadanu.

L'asuntu del País Vascu u Cataluña ya no sal, u no lu sacan enos medios, tantu cumu antis. Lo nuevu es que la disquierda, mas u menos filosófica, mas u menos prática, tocó poder y allegó al gubiernu d'España cumu no lo bíeran privistu pocu primeru. Y tantu espaciu cumu li dierin primeru los medios pa que saliera de la calli al parlamentu, li dierin dimpués pa que saliera del parlamentu a dinguna parti, con mintiras y colo que a manu biera viníu. Esi trebaju está dando por resultáu que, a una güelta mas, la upinión públicu es prudutu de la iniciativa priváu.

La iniciativa priváu, una vez que cueji juerza, de inocenti tien pocu. Aquí lo estamos cunuciendo bien con zaragatas cumu la del ladrillazu, la del fracking y la del negociu eólicu. Sabin cúmu meter a pulíticos y medios nel sacu, y detrás, del ramal, a la mesma genti que dimpués sufrirá las consecuencias.

Dilliá'ca, la mas u menos derecha pasó de hablar del bienestar y los valoris democráticos costitucionalis y de la Lei, a hablar mecánicamenti de España-Patriutismu-España-Patriutismu, y asina ad nauseam. Lógicu, porque ya de bienestar y derechos, y de solucionar los problemas realis del ciudadanu, paez que lis trai cuenta que mos vaigamos ulvidando. Y sí, los mas adelantaos en ulvidalo ya dicin a coru España-Patriutismu-España-Patriutismu, y de pasu, mas a lo sueltu, ponin especial cuidáu en hablar de limpiar, de echar, a los inimigos de España. Y qué jezo la disquierda que criticaba con un aquél filosóficu el nacionalismu, abora que tocan las banderas jasta ena sopa? Esmurciase, tresponer.

Cuantu mas "no nacionalistas", mas legionarios en plan matón echáu calanti, "esto ya sé yo cómo lo arreglaba de una vez por todas"

Y tengo ena mí memoria lo que dicían de la bandera que tenemos jasta ena sopa: es la bandera de toos, que mos  arrepresenta a toos, la de los valoris de integración, abierta. Se llamaban entri ellos "los no nacionalistas".

Jaz unos años, hablaban y upinaban de pulítica cumu hablaría unu del Real Madrid con -contra- unu del Barcelona. Abora, usan esa bandera pa que no entrin naa mas que ellos, contra gays, contra fiministas, contra mujeris, contra sendicalistas, contra verdis, contra rojos, contra negros, contra la genti que vien ajuyendo de la jambri, y contra la ciencia cuandu diz lo que no quierin uír. Es dicir, se cumpli lo que angunos sospechábamos y mos llamaban "radicales". Ahí están, los otros, deseando apretá-las tuercas.

Abora, trés ochenta años de entrenamientu, hablan y upinan cumu hablarían y upinarían entri unos cuantos legionarios ena cantina del cuartel, dimpués de triscase unas cuantas garrafas de vinu peleón. Mesmu juiciu asosegáu, mesma sabiduría, mesmas manías contra el mesmu tipu de genti, y mesmu tipu de sulucionis rápidas y violentas. Cuantu mas "no nacionalistas", mas legionarios en plan matón echáu calanti, "esto ya sé yo cómo lo arreglaba de una vez por todas". Y nós, si tenemos memoria, de la clas que sea, ya sabemos cúmu lo pretendin "arreglar" ellos, porque a un legionariu envalentonáu dimpués de unas horas de vinu peleón no pueis pidili milagros de pulítica social, mediu ambienti, justicia u diplomacia, ni que las aprienda de súpitu.

La cantina de la Legión
Comentarios