viernes 27/5/22

Antañu

La cencia era sospechosu, y gracias al cristianismu se críia muchu mas ena magia. La magia cumu cosa del Demoniu, que de la parti de Dios estaban los milagros.

Esvarciaeru agropecuariu

Esvarciaeru agropecuariu

Antañu, cuandu la cencia bía adelantáu bien pocu, el mundu vivía sujetu a las prisionis de la inorancia, y la inorancia era mui supiona, quisiendo y cunsiguiendo rezar cumu cencia.

Diz la crónica antigua que aquellos cántabros del principiu tinían la custumbri de sacar a la genti enfermu a la calli, pa que quin pudiera saber un remediu acudiera a dar conseju. Daquella polo menos la genti, no supiendo, daba muestra d'ello en tal de disimulalo o jacese el listu. Ya nel medievu la inorancia religiosu diba a jacese lei, y el cleru se acuparía de contreminalo too. Asina, los enfermos de maleras pocu currutas pasaban al grupu de los "endemoniados", y las mujeris que tuvieran daqui cunucimientu de plantas al de "brujas", y el tratamientu que li daban a toa esta genti era bastanti distintu de lo que jaz un médicu d'hagüañu. Peru Antañu tien la vejera largu, y los juicios por brujiría tuvierin mucha mas dura que la Edá Media. Muchu duró el sanar a juerza de jacer sangrías. Y mesmu col ganáu, era currutu jasta ahier el remediu pa la solenguana, que cunsisti en jaceli un cortatu a la piel de la vaca y entremeteli la Llavera -planta venenosa-, acerrando el corti con un palu atrevesáu.

La mí maestra de riligión del colegiu, que tamién era la diretora, dicía aquello de "Ahora dicen que venimos del mono, en vez de venir de Adán y Eva"

La cencia era sospechosu, y gracias al cristianismu se críia muchu mas ena magia. La magia cumu cosa del Demoniu, que de la parti de Dios estaban los milagros. Cumu abora la cencia ya adelantó muchu, unu puei pensar que la magia y los milagros están a la mesma altura de impusibilidá, peru por espáciu de siglos la magia al ser cosa de brujas y del Demoniu era incriíblimenti criíbli, mientras que los milagros por ser asuntu de la manu de Dios estaban mas arriba y eran criíblimenti incriíblis. Esti principiu de autoridá tien tamién la vejera mui largu, y dura jasta hui abrancando cuasi cualisquier cosa, pinto'l casu, de una cajera de supermercáu naidi diz que sea campechana.

La cencia era sospechosu, tamién gracias al cristianismu. La mí maestra de riligión del colegiu, que tamién era la diretora, dicía aquello de "Ahora dicen que venimos del mono, en vez de venir de Adán y Eva". Aquel "ahora" tinía ya una dura de mas d'un siglu.

Masque la caza no dibió ser cosa popular y hui la apresentan cumu lo mas típicu, n'esti mundu de atrasu moernu las licionis atentu de la naturaleza las pretendin dar los cazaoris, y entá las siguin dando enos medios de masas. Jaz pocos días ví un artículu n'un famosu piriódicu español que dicía "La prohibición de la caza planea sobre la perdíz"; unu dibía entender al leelu que si las pirdicis pudieran, se manifestarían delanti'l ministeriu pidiendo ser cazaas pa poder vivir. Al tiempu, el muéstru consejeru, un cazaor de tiempu libri que tien encomendáu nel sú trebaju cuidar de la naturaleza, da facilidáis legalis pa que los críos tengan armas y vaigan a cacirías. Ena tierra ondi tanta genti crei que los lobos, culiebras, lóndrigas y aronis son soltaos, que crei que ena marisma habría muchos mas pájaros si se pudieran cazar, que las culiebras maman de las vacas y durmin a las mujeris con críos pa  mamar ellas, u que hai vampiros soltaos que se metin a matar gallinas a los gallineros -too esto mi lo cuentan ellos-, la mijor manera de que los críos sepan lo que es la naturaleza va a ser de la manu de quinis cuentan esto y manejando una escopeta mijor que un libru en cundicionis. N'esto estamos igual de atrasaos que jaz un siglu, y vamos de cabeza a que duri polo menos jasta el que vien.

Comentarios