lunes 18/10/21

¿Quiénes combaten a Podemos? (ll)

C's está intoxicando con “su mamoneo del auto-sabotaje de Podemos, con su cuento de la lechera y su farsa política”. ¿Qué esperar del servilismo al sistema, de quienes hablan contra la corrupción para ocultarla, quedándose en los efectos sin entrar en sus causas? ¡¡Atención al color político naranja, en el que revolotea la gaviota!!

“Considerando que la única solución es la revolución”, le combaten quienes no entienden que ahora en Occidente es impensable y no deseada socialmente con violencia armada para conseguir el poder político inspirado en el socialismo marxista y libertario (…). Entonces, ¿qué otra opción revolucionaria que no sea evolutiva-democrático-participativa-parlamentaria no violenta, para conseguir los mínimos democráticos, que faciliten el acceso a otros mínimos vitales dignos a toda la población?

Dado que la política institucional es el arte de lo posible, para avanzar socialmente contra el exterminador capitalismo  -considerado el mayor enemigo de la humanidad de todos los tiempos-, para reducir su poder existe el arma humana fraternalmente unida más potente que la atómica, capaz de desactivarla con el desarrollo del incipiente poder organizativo-persuasivo de Podemos, comprobado con su explosiva irrupción estatal (…).

Porque en su filosofía política radica “el secreto a voces revolucionario”, desarrollado con actividades socio progresistas-político-institucionales, con el imprescindible apoyo crítico-asambleario de los movimientos sociales, con proyección-autogestionaria y el deber incuestionable de combatir políticamente las leyes injustas antidemocráticas, para librarse del asedio de su cumplimiento como en el conflictos catalán (…).

Este sistema revolucionario estatal sin violencia armada, fue iniciado históricamente por el doctor Allende en Chile 24 años después de la revolución cubana, siendo masacrado por Pinochet con el criminal proyecto yanqui “de batirse el cobre” para arramplar su principal patrimonio mineral (…).

De esta experiencia chilena, cabe destacar que su pueblo tenía un alto nivel cultural sociopolítico de emancipación socialista. El cuál pudiera ser el modelo para  el Estado español y todo el mundo. Esta versión revolucionaria impulsaría la cultura no-violenta, para legitimar con el ahorro en armamento, los ya mencionados mínimos, porque no son posibles con la corrupción y la violencia armada capitalistas (…).

Sin embargo, aún sin dicha cultura, es impensable volver a una guerra fraticida como en el 36, que olía la calle a pólvora de las pistolas que hacían su ley (…). Por ello, en la medida que los pueblos mejoran económica y culturalmente –a pesar de las gravísimas injusticas sociales- optan por la vía parlamentaria, pero dada la voracidad capitalista apoyada por los partidos y grupos conservadores, existe el riesgo de involución con “recorticidios”, “mordazas” y todo tipo de represión para blindar sus privilegios como estamos sufriendo. Por ello, hacen falta gobiernos que cuestionen la actual relación con las trasnacionales y con sus ejércitos, para frenar el expolio y las masacres a pueblos con guerras terroristas como en Siria.

Para detener estos desastres, la clave estará en la capacidad de seguir organizando a la incontenible fuerza de la sociedad civil no privilegiada, trabajadora o no. Pero, por lo poco conocida que es la complejidad política de los partidos transformadores. Podemos ha causado confusión social al alejarse parcialmente de los círculos para confeccionar las candidaturas por temor al adelanto de las elecciones, como ocurrió en Andalucía, desorientándoles en su incipiente organigrama electoral, porque es el partido emergente y principal enemigo a batir por su diferente ética política para cambios sustanciales. Según el eminente profesor gallego Beiras, “su política no es revolucionaria, pero lleva gérmenes en su seno” (…).

Sin embargo, el otro partido emergente al ámbito estatal C’s, -no hay que dejarse engañar- fue refundado con el apoyo del IBEX 35 para competir fraudulentamente con Podemos. Confunde “con cambios cosméticos anticorrupción”, acusándole ya de la misma decrepitud que al PP proponiendo el copago en sanidad y “compadreos similares”. En Cataluña, su lideresa Arrimada está intoxicando con “su mamoneo del auto-sabotaje de Podemos, con su cuento de la lechera y su farsa política”. ¿Qué esperar del servilismo al sistema, de quienes hablan contra la corrupción para ocultarla, quedándose en los efectos sin entrar en sus causas? ¡¡Atención al color político naranja, en el que revolotea la gaviota!! (…).

Respecto a mi opinión sobre la antes citada “sociedad civil” relacionada con las actuales clases sociales. Hace bastantes años, que este modestísimo autodidacta comenta en sus escritos “sin arrogancia” la nueva composición, compartida en parte por el crítico lingüista Chomsky en su comentario sobre la enajenación mental dice: “desde una postura radical, el progreso implica pinchar la burbuja de la inevitabilidad”. “Dada la destrucción del movimiento obrero que servía de base firme para otras muchas actividades, se trata de una sociedad muy atomizada, son pocas las organizaciones que persisten y tienen memoria institucional”. De este relato se puede deducir –en  parte- la nueva composición de clases (…).

Comentarios