miércoles 23/6/21

“Operación Recone”, reconocimiento al Ejército

Reflexiones desde casa. Día 24.

Por el coronavirus, va a haber un antes y un después respecto a la opinión de los españoles sobre el Ejército. En los últimos años, demasiados, no les hemos mostrado la debida atención y apoyo, sabiendo más de ellos por sus misiones de paz y humanitarias llevadas a cabo por el mundo, e interpretándolo como si se tratara de un mero trámite de intercambio de seguridad entre países aliados. Hasta 2020. A su intensa y determinante intervención antivirus la denominan “Operación Balmis”. Se llama así en honor al médico militar español, Francisco Javier Balmis, quien lideró en 1803 una expedición para llevar la vacuna de la viruela a Latinoamérica. En respuesta a lo que han hecho ahora, la sociedad española debe impulsar la “Operación Recone”, reconocimiento al Ejército. La pandemia nos ha apeado del trabajo, se lo ha quitado o truncado a muchos, finiquitado el curso escolar, puesto en riesgo la Ebau, suspendida la Semana Santa, aplazado oposiciones y, ahora también, el Ministerio de Defensa cancela el Día de las Fuerzas Armadas, que tenía que celebrarse el 30 de mayo. Lo que este año iba a ser el homenaje de un día, se va a convertir en permanente, por su papel decisivo a la hora de doblegar al coronavirus. Están haciendo las labores más ingratas y arriesgadas de cara a controlar la pandemia, por lo que supone limpiar y desinfectar todos aquellos lugares donde se han detectado casos, y las residencias de ancianos (sobre las que hay mucho que hablar en futuro), se lo están agradeciendo sobremanera. Miembros del Ejército de Tierra, Ejército del Aire, la Armada y la Unidad Militar de Emergencia, la famosa UME con sus vehículos de color rojo, han sido divisados allá donde más se les necesitaba. Los primeros días de mayor caos y preocupación,  se hablaba de si irían también al País Vasco o Cataluña. Pues menos mal que ha sido así, porque hasta la fecha han ayudado a levantar 17 hospitales de campaña. Dentro de las cosas que intuimos van a cambiar tras la tragedia, con miles de muertos y damnificados, va a mejorar sensiblemente la opinión que tenemos los españoles sobre el Ejército. Pienso que también quedará enterrada la cicatería de modernizar instalaciones y unidades militares. Todo dentro de lo que permitan los Presupuestos Generales del Estado, que por unos años van a quedar más apretados que los tornillos de un submarino. Con coronavirus o sin él, lo que puede llegar a pasar en este país es insospechado y esta es también nuestra grandeza. La “Operación Balmis” del Ejército resulta un éxito, y en el informe de las actuaciones habrá que hacer constar, sobre todo, que se ha arrebatado al virus la posibilidad de aumentar la larga lista de bajas.

Comentarios