sábado 19/6/21

Ampliación del estado de alarma: a lo que digan los sanitarios

Reflexiones desde casa. Día 51.

El Gobierno menta el caos si decae la actual situación de estado de alarma, con fases y desconfinamientos, pero sin perder de vista una nueva fecha, hasta casi finales de mayo, para que en todo el territorio haya un exhaustivo control sanitario. Todos los sectores aprietan para regresar a la vida normal, y es entendible, porque la economía y sus correspondientes trabajos forman parte esencial de las familias. Pero hay que ser prudentes, mucho, y estar a lo que digan los expertos sanitarios. Faltaría más que les hayamos aplaudido a diario, y no tengamos en cuenta ahora su opinión. Si hay rebrotes serios, ¿a quién señalaremos? Por cierto, son casi 44.000 sanitarios los infectados de coronavirus. Yo, desde luego, les voy a estar agradecido en lo que me reste de vida. Y contar con su opinión es obligado. En mi caso no voy a tener que experimentar cambio alguno por lo que me haya hecho recapacitar el Covid-19. Siempre he tenido por los profesionales sanitarios una admiración casi reverencial. Es lo menos que merece alguien capaz de salvarle la vida a otra persona, de cuidarle y aconsejarle lo mejor para su salud y bienestar. Para todo, siempre hay duros de oreja, pero nuestros sanitarios ya lo han expresado alto y claro: el mayor agradecimiento y homenaje que les podemos ofrecer es que la sociedad haga lo que piden. ¿Y se hace? Pues qué quieren que les diga: mayormente, no. Hay ejemplos pésimos, pero se lleva la palma este inquietante debate de prórroga del estado de alarma, sí o no. Increíble, pero la tendencia en este país es ir a lo propio. Con un virus tan mortal, cuando la cifra de muertos se acerca a 26.000  y la de infectados a 220.000, ¿a qué vienen estos desencuentros? Con la ley en la mano, hay que seguir protegiendo a la población. Francia prolonga su estado de emergencia, sin pensarlo dos veces.  Es la propia ciudadanía la que más debe anhelar prevención. Si los expertos, mayormente científicos, virólogos y médicos, conocen mejor que nadie lo que se denominan capacidades sanitarias, en este caso la ampliación del estado de alarma es un eslabón esencial dentro de la actuación conjunta en prudencia. ¿Con lo que ha ocurrido ya se ha terminado? No, oigan. Que hay  44.000 sanitarios infectados. Que tenemos que pensar en ellos. Que no vale con volver a saturarles dentro de unas semanas. Me quedan pocos días para seguir escribiendo esta reflexión desde casa, que nació fruto de una cuarentana nunca antes vivida.  Acabar con estos relatos, supondrá también un regreso a la normalidad para este periódico. Es lógico que sus periodistas anhelen contar  nuevas noticias, mayormente alegres, a ser posible. Aunque ese nuevo escenario no se crea con varita mágica. Lo tenemos que hacer posible entre todos.

Ampliación del estado de alarma: a lo que digan los sanitarios
Comentarios