sábado 29/1/22

El momento de las mujeres

Nos suelen preguntar por qué hay más hombres que son altos cargos que mujeres, así como hombres 3 estrellas Michelin. No lo sé. Estoy segura de que hay mujeres chefs igualmente talentosas, que nuestros compañeros hombres. Trabajemos por cambiar este dato.

Desde mi experiencia en el sector de la hostelería y la alta gastronomía, el talento de la mujer es innegable. Creo que por lo general tenemos una sensibilidad especial, una gran capacidad para trabajar en equipo, para valorar a las personas con quienes trabajamos, crear un buen ambiente de trabajo... además de unas capacidades técnicas extraordinarias. Me alegra que cada vez este talento sea más reconocido y que la mujer cada vez ocupe puestos de mayor responsabilidad y visibilidad. Necesitamos romper estereotipos preestablecidos, diagnosticar situaciones de desigualdad, respaldar e impulsar el liderazgo femenino,… Necesitamos más talento femenino en altos cargos.

Debemos de cuidar a los que nos cuidan desde el sector servicios, ser más agradecidos y otorgarles el reconocimiento que merecen

Nos suelen preguntar por qué hay más hombres que son altos cargos que mujeres, así como hombres 3 estrellas Michelin. No lo sé. Estoy segura de que hay mujeres chefs igualmente talentosas, que nuestros compañeros hombres. La conciliación de la vida personal y profesional es muy difícil para la mujer y quizás esa puede ser una razón de peso. Es verdad que la maternidad es un regalo pero históricamente ha tenido mayores consecuencias en lo laboral para nosotras que para ellos. 

Solo tengo que mirar hacia atrás, cuando mis hijas eran más dependientes de mí. Cuando llegaba el verano, Semana Santa, festivos, Navidades,… sentía como si fuera en una autopista en dirección contraria. Cuando me acuerdo, pienso que no sé cómo lo hice. Recuerdo cómo intentaba sobrevivir al verano, y rezaba para no tener bajas en el equipo que hicieran recaer más peso aún en mi persona.

Algo muy positivo es que cada vez hay un mayor apoyo para la mujer y para que la responsabilidad sea compartida, así como más conciencia en la sociedad. Cada vez tenemos una mayor visibilidad, aunque nos queda mucho trabajo por reconocer. Debemos de cuidar a los que nos cuidan desde el sector servicios, ser más agradecidos y otorgarles el reconocimiento que merecen. Muchas de estas personas son mujeres. Es un acto de generosidad dedicarse a servir a los demás, con horarios insostenibles y un entorno que no ayuda, añadiendo además el peso del cuidado de las familias y nuestros mayores. 

En mi sector, quienes se quieran dedicar a la cocina o la sala deben de saber que hay echarle muchísimas ganas, y es verdad que todavía requiere un mayor esfuerzo si eres mujer.

Qué hubiera sido además de la cocina tradicional sin las mujeres que la han transmitido. Muchos cocineros de prestigio como Juan María Arzak, Martin Berasategui, los hermanos Roca, Francis Paniego,… dicen que han aprendido a cocinar de sus madres o sus abuelas, que en ellas encontraron el amor por la cocina, la inspiración y el conocimiento.  

Solo el 10% de puestos de dirección en restaurantes lo ocupan mujeres. Trabajemos por cambiar este dato.

Es el momento de las mujeres.

Comentarios