martes 18/1/22

Acosados por ser educados

No quiero entrar en ningún debate, ya que seguramente algún ‘hater’ se lance a mi cuello por defender la ley y la educación de calidad, pero, de verdad, ¿estamos siendo testigos de enfrentamientos por leyes de separación del aprendizaje de lenguas y por consiguiente una discriminación social y educativa? Es muy complicado de entender.

Y es que, verdaderamente lo que nos hace falta es mucha más educación, y de la buena. Podría hacer referencia a tantos escritores, poetas e intelectuales que con sus citas podrían apoyar mi punto de vista e incluso podrían ayudarnos a aclarar ciertos debates sinsentido que vivimos en la educación en este país. Por ejemplo, el filósofo británico Roger Bacon, o el Doctor Mirabilis, decía: El conocimiento de idiomas es la puerta de entrada a la sabiduría” (“Knowledge of languages is the doorway to wisdom”) o quizás usar a Flora Lewis, la periodista americana, que decía: “Aprender otro idioma no es solamente aprender palabras diferentes para las mismas cosas, sino aprender otra manera de pensar acerca de las cosas”. Por no olvidar también a Rita Mae Brown, la escritora feminista americana diciendo: “El idioma es el mapa de carreteras de una cultura. Te dice de donde viene su gente y hacia donde va”.

Sin embargo, me voy a quedar con la frase Twitter de Arturo Pérez Reverte, el pasado sábado 11 de diciembre de 2021 a las 9:44. “Hay días en los que ser español me da mucha vergüenza”

 Y es exactamente ahí donde estoy totalmente de acuerdo con él e incluso pienso que cada día vamos a peor, por nuestra falta de educación.

Voy a intentar explicarme y así todos y todas, denek y et guztiak, tots y totes, everybody, toutes les personnes quizás me puedan comprender.

Como profesora, totalmente vocacional, a veces siento que no sólo estoy para dar mis clases, sino que hacemos muchas más cosas por nuestro alumnado

Después de comenzar un curso 2021/2022 complejo y difícil, impartiendo nuestras clases siguiendo cada una de las pautas y recomendaciones sanitarias, con un alumnado que también está sufriendo las consecuencias de estos dos últimos años, el viernes 10 de diciembre llego a casa exhausta, después de una semana agotadora de curso, preparando clases, redactando exámenes para después corregirlos y valorarlos, rellenar documentos por Teams, rellenar Words, crear PowerPoints, realizar actividades de los planes y proyectos de centros, atención a padres y madres, mandar emails, emails, emails, corregir, corregir, corregir…atender a mi alumnado, casi más de 150 alumnos y alumnas  que veo todos los días y estar atenta a cualquier imprevisto que pueda surgir. Como profesora, totalmente vocacional, a veces siento que no sólo estoy para dar mis clases, sino que, aunque no se vea, hacemos muchas más cosas por nuestro alumnado.

Preparo la comida, enciendo la televisión y coincide que comienza el programa de “Al Rojo Vivo” de La Sexta, en el que leo el siguiente titular:

“Amenazas y acoso a la familia del niño de Canet de Mar que pidió cursar el 25% en castellano”. Diferentes expertos, periodistas, escritores, pero sobre todo padres y madres que tienen a sus hijos e hijas en el sistema educativo y en las diferentes etapas educativas dando sus opiniones a la audiencia.

La familia de un alumno de un colegio Turó del Prac de Canet de Mar lleva sufriendo un acoso, tanto personal, como por las redes sociales, cuando un juez del Tribunal de Justicia reconociera el derecho por ley a recibir el 25% de su enseñanza en castellano en el centro en el que su familia y el han elegido de manera voluntaria.

¿Un niño y su familia acosados por otros niños y niñas, familias e incluso por miembros de la comunidad educativa, amenazados por querer la educación que nos merecemos?

Padres y madres acosando a una familia y a su hijo. Algo que carece de mucha educación. Por desgracia, sí que están siendo educados y están aprendiendo de parte de un grupo de gente maleducada y carente de educación unos valores y unas faltas de respeto intolerantes ante una sociedad con sentido lógico en el siglo XXI. ¿No hay demasiadas guerras ya y conflictos verdaderos, para arrollar a una familia y a su hijo por el derecho a su educación?

No quiero entrar en ningún debate, ya que seguramente algún ‘hater’ se lance a mi cuello por defender la ley y la educación de calidad, pero, de verdad, ¿estamos siendo testigos de enfrentamientos por leyes de separación del aprendizaje de lenguas y por consiguiente una discriminación social y educativa? Es muy complicado de entender.

Palabras que vemos hoy en día como ‘Personal Manager’, ‘Influencer’ o ‘Celebrity’ son pocos ejemplos para todas las palabras que usamos de otras lenguas y ahí no vemos problema. Pero no. Es mucho mejor seguir discutiendo políticamente con la educación y sobre todo con idiomas cooficiales, primera lengua extranjera, segunda lengua extranjera, lengua vehicular, tener muchos en nuestras escuelas, limitar los idiomas…todo es contradictorio. ¿Lo que queremos es una educación monolingüe, en un mundo bilingüe e incluso plurilingüe? Pues creo de nuevo que, como sociedad, no estamos preparados para discutir sobre la enseñanza de idiomas y seguimos equivocados poniendo obstáculos, en vez de invertir y promover la formación de otras lenguas.

A lo largo de mi vida, los idiomas me han ido acompañando en mi educación y en todos los lugares que he tenido la oportunidad de viajar y conocer

A lo largo de mi vida, los idiomas me han ido acompañando en mi educación y en todos los lugares que he tenido la oportunidad de viajar y conocer. Y es que también a lo largo de la historia hemos podido ver como el aprendizaje de idiomas, dialectos, y sobre todo aspectos culturales han sido fundamentales para avanzar y compartir. Un intercambio comunicativo, de intenciones e intereses, de experiencias, vivencias y bienes. Las lenguas, cuando fueron creadas, se asentaron en los pueblos para su función, comunicarse, y no han parado de usarse y avanzar de la mano de las personas que las usan. 

Existen tres factores fundamentales para que un idioma sea dominante sobre otros. El mas importante es el factor histórico y geográfico, el cual es responsabilidad de sus usuarios de implementar un idioma a través del comercio, cultura, política, historia, incluso a través de invasiones y conquistas.

El siguiente factor es el sociocultural que muestra la verdadera evolución y la riqueza lingüística de los hablantes, variedades que son utilizadas por los diferentes grupos sociales y / o culturales, que son mas dominantes y, por tanto, se imponen, pero conviven.

Y es que, en vez de adaptarnos a la educación del siglo XXI y regular un uso y funcionamiento común por el futuro de nuestros estudiantes, algunos “políticos-illuminati” con un gran conocimiento de la evolución de los procesos de enseñanza y aprendizaje….(todo esto con un tono muy irónico) se creen dueños y creadores de sistemas educativos que no hacen otra cosa más que segregar cada vez más a los ciudadanos, en vez de utilizar la educación y por consiguiente el aprendizaje de otros idiomas en un ascensor social. En los últimos años, hemos visto como nuestros gobiernos han diseñado leyes y normativa que se atreven incluso a la prohibición del uso de las lenguas o limitar su uso, algo que al final resulta ser una autentica involución de la educación y una VERGÜENZA.

La educación es un derecho fundamental, regulado en el art.27 de la CE. Todos tenemos derecho a la educación, con el objeto del desarrollo de la personalidad humana, obligatoria, gratuita y todos los poderes públicos ayudarán, inspeccionarán, homologarán, reconocerán... En resumen, soy de la generación de los ochenta, y empecé con la LODE (1985), pase a la LOGSE (1990), LOPEG (1995), LOCE (2002), LOE (2006) y ahora sigo enseñando con LOMCE (2013) y que llega la “mejor” LOMLOE, y la octava renovación educativa basada en un sistema del año 1996. Después de 24 años, la educación…no ha cambiado nada de nada.

La realidad no está en las leyes, sino en las aulas, con una calidad educativa con sentido

¿Se debería politizar un bien común? Y por si algunos no lo entienden, por si son de la LOGSE, la educación es ese bien común que tenemos que fomentar. Cuanto mayor conocimiento académico, más enriquecimiento cultural, moral e incluso ético, y como sociedad creando nuevas generaciones con criterio, con capacidad y conocimiento. Sin embargo, y por desgracia, no todo el mundo lo ve así.

Después de este altercado de acoso en Canet de Mar, el señor consejero de Educación de la Generalitat comenzaba su rueda de prensa, tras su visita al colegio con las siguientes palabras: “Voy a hablar en catalán, es un buen día para subtitular” y continuaba con “hoy no es el día para contestar en castellano”. ANONADADA me encuentro.

Y es donde repito, como ciudadana, persona, docente, mujer trabajadora, profesora y porque tengo el derecho a expresar mi opinión, nos tenemos que poner en serio con algunas tareas pendientes y una de ellas es esta. Y para finalizar, no voy a añadir ninguna bibliografía, ni estudio teórico- científico, ni corriente metodológica, pero si mis casi 20 años de experiencia como estudiante y como docente y las experiencias compartidas de mis compañeros y compañeras de profesión. La realidad no está en las leyes, sino en las aulas, con una calidad educativa con sentido.

Comentarios