martes 26/10/21

“El candidato Rajoy”

Una cosa es lo que Rajoy representa para los suyos y otra muy distinta lo que al PP le puede costar que repita como candidato. Su prestigio político está mermado no solo por las medidas que adoptó durante esta última legislatura, sino también porque no puede sustraerse de la responsabilidad política en los casos de corrupción de su partido.

En el PP nadie se ha atrevido a disputarle el liderazgo de manera que Mariano Rajoy repetirá como candidato a las elecciones del 26 de junio. Eso sí, aunque los suyos no cuestionen que se vuelva a presentar sí hay voces de entre los populares que empiezan a atreverse a decir en voz alta que el PP tiene buscar fórmulas nuevas para elegir a sus candidatos.

Cuando preguntas a algún dirigente del PP por qué no se han atrevido a buscar una alternativa a Mariano Rajoy la respuesta siempre es la misma: porque es el único que concita el suficiente consenso, hoy, aquí y ahora, y abrir un debate sucesorio con la que está cayendo y en vísperas de repetir elecciones supondría desencadenar una crisis con resultado incierto.

 O Mariano Rajoy obtiene una mayoría suficiente para poder gobernar en solitario o de lo contrario le va a costar lo suyo que por ejemplo Ciudadanos le de su apoyo

Pero una cosa es lo que Rajoy representa para los suyos y otra muy distinta lo que al PP le puede costar que repita como candidato. Ya lo he escrito en otras ocasiones, su prestigio político está mermado no solo por las medidas que adoptó durante esta última legislatura que han supuesto un tijeretazo al Estado del bienestar, sino también porque no puede sustraerse de la responsabilidad política en los casos de corrupción que afectan a su partido.

Así que o Mariano Rajoy obtiene una mayoría suficiente para poder gobernar en solitario o de lo contrario le va a costar lo suyo que por ejemplo Ciudadanos le de su apoyo, entre otras cosas porque los electores pueden entender que Ciudadanos permita al PP gobernar pero no que Rajoy repita como Presidente. Si lo hace eso restaría credibilidad a Albert Rivera y a los suyos.

Claro que en política todo es posible hasta lo que parece imposible, pero digamos que al día de hoy el candidato Rajoy lastra más que aporta a sus propias filas.

Comentarios