jueves 27/1/22

Solidaridad con el Pueblo de Venezuela

Lo que le está pasando a Venezuela ya los han sufrido otras naciones, como fue el caso de Chile. También le pasó a Irak y Libia, con argumentos que fueron todos falsos.

Qué hacen y qué tiene que pasar para que la clase trabajadora de España y Cantabria apoye a los trabajadores de Venezuela.

Después de producidas las votaciones para la constituyente, con éxito de participación pacífica y responsable, la prensa nacional y local refleja con fotografías la violencia de las manifestaciones, incluso con explosiones (botellas de líquidos inflamables contra la policía) y donde no aparece ninguna fotografía de las colas de la población para votar, donde se ve la manipulación de la prensa. Ha ganado la Paz frente a una oposición que llama constantemente a la violencia, por eso ha fracasado.

Qué pasaría en España si se utilizara la violencia de esta manera tan brutal contra la policía y el pueblo pacífico. Cómo lo reflejaría la prensa, desde luego de otra forma y manera. No ha habido ninguna condena a la violencia callejera ni a la muerte de policías. Los sindicatos mayoritarios de este país mientras tanto permanecen  dormidos, incluso dirigentes de izquierda se ponen de lado sin ver la lucha de los pueblos sudamericanos por su independencia y la paz.

Lo que le está pasando a Venezuela ya los han sufrido otras naciones como fue el caso de Chile. También le pasó a Irak y Libia, con argumentos que fueron todos falsos. Las nuevas técnicas neoliberales e imperialistas primero rompen la concordia interna de las naciones con propaganda dirigida, para posteriormente apoderarse del poder y sus recursos energéticos.

La oposición venezolana, apoyada por EEUU que está deseando recoger el petróleo de esta tierra, cuenta con México y Colombia, países demasiados corruptos para poder dar consejos, pero también el presidente español sale a intervenir y apoyar sanciones inadmisibles. Pero el Gobierno español no es el pueblo trabajador, que tiene que alzar su voz y no dejarse engañar una vez más por la prensa manipulada, y que pare la violencia constante para derrocar al Gobierno venezolano.

Un nuevo presidente salido de las urnas tendrá que viajar a Sudamérica para potenciar nuestras relaciones comerciales y poder vender nuestros productos (trenes de alta velocidad, carreteras, generadores eólicos, etc.) para que se potencie la nación y se reduzca el paro, como están haciendo otros países.

La clase trabajadora tiene que movilizarse para que los pueblos soberanos busquen sus rumbos de progreso y paz.

Comentarios