martes 19/10/21

Imanol y Ana, ¡contadnos!

El crédito no es solo una práctica bancaria, sino una práctica moral que distingue al buen ciudadano del malo. Los dos actores se enfrentan a una querella de Hacienda por distraer casi 3 millones de euros de impuestos.

Apenas quedaban un par de cosas en las que creer en este país de naciones. La primera es un tenista zurdo e incombustible llamado “Raza” Nadal. La segunda era “Cuéntame cómo paso”, una seria hecha muy en serio que nos recuerda desde 2001 que es jueves porque comienza su emisión y no porque lo diga el calendario.

Pero acabamos de enterarnos de que ese matrimonio de narradores compuesto por Ana Duato e Imanol Arias nos ha sido repetidamente infiel. Sabíamos que el dinero era cobarde, pero desconocíamos la cobardía fiscal de Antonio y Merche. La Agencia Tributaria presume que cobraban en A, de actores, y tributaban en B, de bribones. Nada sabían los pobrecitos, por supuesto.

Imanol y Ana practicaban la peligrosa conducta de la doble distracción: nos distraían en la pequeña pantalla y le distraían de paso al fisco unos milloncejos de euros

Los grandes actores decaen fatalmente cuando se interpretan a sí mismos. Y su sonrisa sardónica, su rictus funerario y su pose oblícua sitúan a Imanol y Ana en cabeza de la lista española de ídolos caídos. El crédito no es solo una práctica bancaria, sino una práctica moral que distingue al buen ciudadano del malo. Los dos actores se enfrentan a una querella de Hacienda por distraer casi 3 millones de euros de impuestos.

Imanol y Ana practicaban la peligrosa conducta de la doble distracción: nos distraían en la pequeña pantalla y le distraían de paso al fisco unos milloncejos de euros. Presuntamente, claro. Porque nada sabían los pobrecitos, por supuesto.

Un país con un eterno Gobierno en funciones, el jefe del sindicato Manos Limpias en la cárcel con las suyas presuntamente sucias y los dos narradores audiovisuales de mayor prestigio engañando a Hacienda en función de tarde y noche, es un país gravemente intoxicado.

Ana e Imanol acaban el próximo 19 de mayo su decimoséptima temporada de “Cuéntame” con un episodio titulado “La boda de cristal”. Yo les pediría amablemente que se casen de nuevo, esta vez con la verdad. Y que nos dejen mirar a través de ese cristal para comprobar si son buena o mala gente. Como Merche y Antonio, son una gran pareja de actores. Pero en la vida real no acaban de contarnos todo lo que saben.

¿Quién dijo aquello de que el orden de “actores” no altera producto?. Pues sí lo altera. No hay más que ver que la suma de estos dos actores no arroja el mismo producto si es en A o en B. Qué pena.

Comentarios