martes 19/10/21

Busta engorda 12 kilos

A unos, el amor les conduce inmediatamente al frigorífico y los manteles. A otras, les induce a la piscina y la musculación. Dos formas de ver la vida. Dos filosofías de la pareja. Dos selfies tan opuestas.

Lo que no mata (de amor), engorda. David Bustamante ha subido 12 kilos desde que se separó de Paula Echevarría. La peor noticia para una voz que pidió la vez hace 15 años en Operación Triunfo y ahora no soportaría la operación bañador.

Busta nunca renegó del andamio, pero se bajó de él encantado en 2001 para no subir jamás. Sus canciones encandilan, su sonrisa electrocuta a sus fans y su empatía empieza a ser legendaria. Mide 1,75 y puso a prueba hace años su dorso y su torso pseudo juvenil con gran éxito de crítica y público. 

En una de esas perversas encuestas patrocinadas, resultó elegido en 2010 el acompañante ideal de los españoles para tomarse unas cañas. Lo que no se imaginaba el personal es que Busta también toma cañas a solas y puede que en abundancia. Recuérdese que beber es vivir. Y viceversa.

Sus lujuriosos abdominales han pasado a convertirse en abominables pliegues

Sus lujuriosos abdominales han pasado a convertirse en abominables pliegues. Dado que vivimos en la dictadura de la estética y en la democracia imperfecta de las redes sociales, David es ahora un tipo bajo sospecha. Convendría escuchar de nuevo su “Pentimento”, álbum cuyo título viene a significar arrepentimiento artístico.

Busta no se arrepiente ni de su almibarada voz ni de su seducción a prueba de amonal. No canta como los ángeles, pero sí muy parecido. Es un pop relajante, romántico y diurético. David lo adorna con excelentes coreografías y acaba siendo adictivo para un tramo de edad que empieza en los 14 añitos y finaliza en los 55 tacos. 

Mientras Busta engorda, Paula recurre cada cuatro horas a Instagram como si fuese una receta de parafarmacia. En la primera comunión de su niña, Daniela, no se produjo la imprescindible primera comunicación con la madre. Pinta mal. Apuesten dólares Trump contra galletas Fontaneda por un próximo comunicado  anunciando el divorcio.

A unos, el amor les conduce inmediatamente al frigorífico y los manteles. A otras, les induce a la piscina y la musculación. Dos formas de ver la vida. Dos filosofías de la pareja. Dos selfies tan opuestas.

Dos que se alejan. Y uno que camina más despacio. Tiene sobrepeso.

Comentarios