domingo 1/8/21

Vacunas para Cantabria

Se inicia el pago de una deuda moral contraída con nuestros ancianos ubicados en residencias geriátricas

Cuando tuvimos noticias de la primera vacunación realizada en el Centro para la Atención a la Dependencia en Cueto, a una paciente septuagenaria cántabra, muchos familiares comenzarían a sentir un porvenir esperanzador respecto a sus mayores que aún perviven, aunque la llegada de las dosis previstas, se hayan visto sometidas a problemas de logística en origen y se tenga que recurrir a las reservas con la consiguiente afectación temporal.

Y es que recordarán nuestros lectores, hace exactamente un mes, escribíamos en este mismo Medio: “CAMINO DE LA BANCARROTA MORAL”, Artículo. que trataba sobre esa especie de condena y sufrimiento en vida a los que se veían constreñidos nuestros padres y abuelos en lugares, que supuestamente deberían haber constituido, eufemísticamente, una especie de “retiro y tranquilo final” para ellos, tal y como se suponen deberían constituirse la mayoría de unas 5.500 Residencias, públicas y privadas en España.

Lugares, carentes de modelo de gestión y afectados por la descoordinación entre Administraciones, que se convirtieron en un foco continuo de muertes.

Hemos intentado a través de la página WEB de los Servicios Sociales del Gobierno de Cantabria consultar datos actualizados respecto a Residencia de Mayores, pero finalmente hemos optado por individualizar los últimos recogidos en los Medios de Comunicación, más acordes para nuestro fin.

Cantabria es altamente deficitaria en este tipo de servicios, y, por ende, al no existir competencia y sí largas listas de espera, la calidad del servicio, probablemente, se asiente en mínimos.

Una situación deficitaria de plazas fácilmente predecible con la simple aplicación de las estadísticas.

Según EL DIARIO CANTABRIA, al 16.12.20, un 18% de las Residencias de Cantabria se encontraban afectadas por contagios (a través de todo tipo de test), con unos 250/300 afectados entre residentes y trabajadores.

Al igual que sucede en el resto de España, ello, debería preocupar en su justo limite, ya que como es conocido, al aumentar las pruebas PCR, salen a relucir nuevos contagiados del “semillero” desconocido aún latente. Explicado sencillamente, se trataría de una especie de cadena.

No abundan datos sobre decesos en Residencias Geriátricas, ya que los existentes proceden de meses anteriores, y consecuentemente, no actualizados.

Según RTVE, al 31.12.20, ascienden a 238, los decesos en Residencias, casi un 61%, del total de fallecidos. Cifra, de las más altas de España.

En cuanto a otras defunciones, según fuentes oficiales, la mayoría de las mismas se han producido en las dos Castillas junto a Cataluña, y las cifras, como de costumbre, bailan según se traten de fuentes gubernamentales junto a otras, también de carácter oficial, pero aparentemente más neutras.

La O.C.D.E. sitúa a España en cuanto a muertes reportadas en Residencias, en mayores de 80 años, con 7.168 decesos por millón en este tipo de Centros.

Por otro lado, Cantabria ante la situación actual continuará probablemente manteniendo las medidas restrictivas durante la primera quincena de enero 2021, acordes con la evolución de la Pandemia.

Pero realmente no nos corresponde entrar en una batalla de cifras mayormente inexactas, por parte gubernamental como se ha venido manifestando desde un principio, ya que las mismas permanecerán en el anonimato, gracias a la gestión de las Autoridades en las fases iniciales y a las opacidades políticas subsiguientes.

Sólo nos quedará en el recuerdo, a tenor de lo publicado por los Medios de Comunicación, la angustia y caos encontrados en la mayoría de Residencias, procedente de los testimonios de las Fuerzas de Seguridad del Estado y fuentes sanitarias en Hospitales, cuando ancianos sobrevivientes convivían con fallecidos desde hacía días en la misma habitación, o bien, en el interior de los domicilios, los cuerpos de seguridad, se veían impotentes para retirar cadáveres.

También habrá que esperar noticias sobre resultados de las investigaciones penales de las Fiscalías.

Sobre todo, cuando según LIBREMERCADO, a través del último Informe de Pensiones del INSS, han causado baja en 2020, (70.000 jubilados más que en 2019), lo que significa un 14.6% adicional.

Suponemos, qué llegado el momento, se actualizarán por las Autoridades, las cifras que afecten a los directamente fallecidos o vinculados a la Pandemia dentro de sus respectivos ámbitos.

Por cierto, recomendar a nuestros lectores, no estaría de más a corto-medio plazo, recurrir a la “hipertimesia”, o facultad de evocación de la memoria.

Comentarios