martes 18/5/21

Tercera ola de angustias y desasosiegos

Ya no se trata de contemplar las cifras de afectados que se asientan por el Mundo, tan sólo de volver a pensar en que hemos desandado el inicio del camino antaño emprendido y que aparentemente nos puso alas de falsa confianza.

A las puertas de la denominada TERCERA OLA invasiva, con un porcentaje medio de vacunación en España del 1,42% a la hora de redactar el presente artículo de opinión, un panorama lúgubre y cercano se va abriendo como si se tratara de adentrarnos en un lago de arenas movedizas que inexorablemente cumple con su cometido.

Se trata de la recreación de un símil de ficción, si se desea, pero próximo y descriptivo a esta nueva realidad de contagios, hospitalizaciones y muertes que de nuevo nos asola.

Según STATISTICA, las C.C.A.A. con más casos son las de Madrid, Cataluña y Andalucía por este orden.

Parece claro, con las reservas que ofrecen los propios laboratorios, que los mismos han llegado hasta donde la ciencia les ha permitido

En Europa, son 8 países, incluida España, los que superan los dos millones, con cifras en continua progresión situándose Rusia y Reino Unido en cabeza.

Sin dudarlo, seguimos llegando a situaciones extremas, aparte, su génesis de posible “Caballo de Troya”.

La definición que realiza el Instituto Cervantes, respecto a posibles culpabilidades, de hasta dónde hemos llegado, merece nuestros respetos:

“Nadie desea asumir la parte de un daño causado, por la responsabilidad de un suceso infausto, en cuyo resultado final, han contribuido varios factores”.

O expresado de otra manera, recurriendo al ilustre refranero español: “Entre todos la mataron y ella sola se murió”, alusivo también a “aquéllos que se marcharon y siguen haciéndolo” ... sin entrar en entelequias de cifras.

Por tanto, ya no se trata de contemplar las cifras de afectados que se asientan por el Mundo, tan sólo de volver a pensar en que hemos desandado el inicio del camino antaño emprendido y que aparentemente nos puso alas de falsa confianza, acreditada, para que algunos políticos ensalzaran eufóricos la famosa marcha de Aida: “Ritor Vincitor” (Retorna Vencedor).

No se crean que el futuro es realidad, sino un espejismo que nunca cristaliza

De nuevo, y siempre he dicho que nunca he creído en las casualidades, y acuden a mi memoria las ya entonces, en mi opinión, preocupantes declaraciones de la presidenta de la UE, Ursula Von der Leyen y del director de la Organización Mundial de la Salud, en el pasado septiembre relativas al excepcional acopio por los países de ingentes cantidades de antídotos o vacunas para los próximos meses, de las qué había qué realizar guarda y custodia.

¿Visión futurista privilegiada?

La realidad es que el transcurso de los meses posteriores, le han dado la razón, viéndonos ahora en la situación en que nos encontramos ante la supuesta denominada TERCERA OLA. 

Parece claro, en mi opinión, con las reservas que ofrecen los propios laboratorios, que los mismos han llegado hasta donde la ciencia les ha permitido, paliando complicaciones, siendo su misión principal reducir contagios, con independencia de otras vacunas en fase III, pendientes a medio plazo de patentes pertinentes. 

Pero no nos engañemos, cuando el planeta camina trastornado hacia los 2 millones de fallecidos y casi 94 millones de contagiados, según RTVE, con tendencia ambas cifras a duplicarse, según opinión del autor durante 2021 y 2022, y, habría entonces que preguntarse sobre las condiciones en las cuales quedarán sus habitantes.

Simplemente recordar que, al 30.5.2020, contábamos con unos 355.000 fallecidos: 6,5 veces menos que en estos momentos, y 1.160.000 contagios, casi también 6 veces menos.

Para finalizar, en la gran época del Imperio Romano, recurrimos de nuevo a una de las sentencias del admirado Emperador Marco Aurelio, la cual encaja perfectamente en nuestro Texto:

“NUNCA DEJES QUE EL FUTURO TE MOLESTE. TE REUNIRÁS CON ÉL, SI TIENES QUE HACERLO, CON LAS MISMAS ARMAS DE LA RAZÓN CON LAS QUE HOY LUCHAS CONTRA EL PRESENTE".

Moraleja: No se crean que el futuro es realidad, sino un espejismo que nunca cristaliza.

Viene al hilo también, que el famoso Emperador, falleció víctima de la PLAGA ANTONINA (165-180 d C), supuestamente también originaria de China y que supuso la muerte de 5 millones de personas, y casi el aniquilamiento del Imperio Romano.

Cuentan los historiadores que se produjo entre los soldados que marchaban a Roma desde Mesopotamia, y las investigaciones sospechan que pudo tratarse de la viruela, pues los que se salvaron quedaron inmunizados.

Comentarios