lunes 18/10/21

¿A quién le interesa la debacle de Afganistán?

Bajo nuestro punto de vista occidental, realmente inaudito intentar aferrarse al fuselaje de un avión de transporte militar, que finalmente elevó el vuelo con su trágica carga, pero no para afganos, que, como otros muchos en el planeta, desgraciadamente, han nacido para sufrir.

Trágicas las imágenes contempladas en TV, en las cuales realmente podía adivinarse la desesperación de civiles afganos de escapar del terror existente unos doscientos metros más abajo donde les esperaban los Talibanes, aunque se encontrasen unos miles de soldados USA, custodiando a sus compatriotas.

Valía la pena intentar una vida mejor, pero probablemente mientras sus fuerzas les abandonaban durante su corto sueño hacia la libertad, quizás pensarían que tampoco era una muerte indigna el dejar derramada un poco más de sangre afgana sobre el Aeropuerto Hamid Karzai.

Bajo nuestro punto de vista occidental, realmente inaudito intentar aferrarse al fuselaje de un avión de transporte militar, que finalmente elevó el vuelo con su trágica carga, pero no para afganos, que, como otros muchos en el planeta, desgraciadamente, han nacido para sufrir, creyendo que podría disponer de la oportunidad de encontrar la libertad en la tierra de los rascacielos.

Asumimos que alguna deuda moral que mantiene España, quedará adecuadamente saldada.

Ha venido a mi vetusta memoria una vieja imagen de 1975, (muchos de Uds. aún no habían nacido) ocurrida en Saigón, durante la guerra de Vietnam, en la que un centenar de personas aproximadamente, tratan de abordar un helicóptero situado sobre una especie de terraza, el cual carecía de esa capacidad de pasajeros, lo que da idea de cuando el pánico asalta al ser humano. 

A título de recordatorio, repasar ligeramente la historia actual, otro Estado fallido más como el caso de Afganistán.

Hace algo más de 40 años, hacia 1989, arribaron allí los rusos dentro de su política hegemónica en Asia Central, en apoyo de un gobierno de inspiración soviética. 

En 2001, como respuesta a los atentados en Estados Unidos, una coalición de la OTAN, liderada por EEUU, ha mantenido una ambigua política para derrocar a los Talibanes, sin conseguirlo, a través de “gobiernos-títeres” corruptos, a cuyos resultados finales hemos venido asistiendo.

Además, mi experiencia en tierras de corte islámico, me indica que donde existe pobreza y corrupción endémica, triunfan los ultra ortodoxos, y sí. además, son radicales..., no hay occidente que les detenga.

Más de época presente, y según nuestra diaria lectura del Washington Post, dicho diario revela que el colapso total de las fuerzas de seguridad afganas estuvo años fermentando, y que los comandantes estadounidenses ocultaron equivocaciones y errores cometidos en el ejército y policía afganos, durante 10 años.

Habrá que estar al tanto a las LEADS GENERATION, ante una nueva publicación anunciada titulada: THE AFGHANISTAN PAPERS. A SECRET HISTORY OF THE WAR.

Comentarios