martes 15/6/21

Merienda de negros gubernamental

¿Es este un país políticamente de crédulos? mayormente, ¡SÍ!, en cuya escena política se juega la recreación de la palabra con fondo distinto al presunto objetivo real.

Por supuesto que el titular de este artículo no pretende ser peyorativo, pero discúlpeme si a alguien ofendo, ya que los Dioses no me han permitido mejor definición, ante lo que supuesta y políticamente tenemos en estos momentos en un horizonte cercano.

eldiariocantabria confió una vez más, junto a otros Medios, en uno de los Textos publicados por este modesto articulista, cuya visión, si es que existe, coincidente probablemente con la de muchos españoles, consistió en que unas 48 horas previas al recuento del escrutinio de las recientes elecciones generales, aventuró en un Texto anticipado a diversas Redacciones: “ESPAÑA SE QUIEBRA ANTE LO DESCONOCIDO”, ante la eventual presencia de otros partidos de miras desconocidas hasta ahora en el Congreso.

Manifestábamos en dicho Texto, “qué a partir de ahora, caminaremos por una España llena de oscuras incógnitas, que probablemente se quiebre ante lo desconocido y nueva situación”.

El sistema político podría llegar a otro de sus paroxismos, convertido en burdo y presunto juego de palabras que este país no se merece

Repito, no supone ningún mérito, sino contemplar como legislatura tras legislatura, con desgobiernos entre unos y otros, el electorado va perdiendo paulatinamente y sin descanso, la poca confianza que les queda y como en otros tantos casos, se suspira por utopías de “hombres honrados”, tal y como como sucedía con la leyenda de Diógenes y sus interminables búsquedas con un candil, al encuentro de hombres justos y honrados por las Ágoras atenienses.

Días más tarde, ante las aparentes incoherencias y “vagabundear” de términos auspiciadas por el Gobierno al pretender diferenciar sus confusos y eufemísticos contenidos entre “coalición” y “cooperación”, con sus reiteradas y previas negativas a un gobierno bicolor, redactamos, igualmente publicado por eldiariocantabria, Medio de confianza firme: “UN NO, SIGNIFICA UN MEDIO SÍ”, que venía a suponer la continuidad del camino emprendido por el Gobierno con anterioridad.

Se trata de un viejo proverbio árabe, que pretendía salir al paso de las inconsistentes negativas del Gobierno a una realidad contraria y palpable por la mayoría de los españoles. Vamos, algo así, como ¡“a otro perro con ese hueso”!

Escribíamos en el anterior Texto, disponibles ambos, en el Portal del autor: www.modificadosobraspublicas.com:

¿Es este un país políticamente de crédulos? mayormente, ¡SÍ!, en cuya escena política se juega la recreación de la palabra con fondo distinto al presunto objetivo real.

¿Para cuándo un sistema político que no admita este tipo de componendas u otras fórmulas falaces?

Temo, que una vez más, el sistema político podría llegar a otro de sus paroxismos, convertido en burdo y presunto juego de palabras que este país no se merece, por mucho de que nos lo estemos ganando a pulso.

Han transcurrido algunas jornadas desde lo anterior, y a tenor de lo que se viene afirmando por las partes implicadas, así como por los Medios de Comunicación, caminamos hacia un sistema político desconocido, y no sirve decir aquello de D. Eugenio D’Ors, cuando invitó a unos amigos a “champagne” y el camarero poco experto, al descorchar la botella, derramó parte de su líquido sobre el terno de nuestro personaje. “Los experimentos, con gaseosa, joven”, le espetó D. Eugenio.

Llega el momento, pues, ante la veloz actualidad de que ambos partidos políticos se enclaustran y negocian supuestamente a nuestras espaldas, y que prácticamente obliga a ir por delante de los acontecimientos, los cuales, una gran mayoría de España no ha elegido, el autor se pregunta, ¿para cuándo un sistema político que no admita este tipo de componendas u otras fórmulas falaces?

Lo pregunta un veterano jurista, políticamente ultra agnóstico y desencantado, pero que sigue creyendo algún día en la regeneración de este País.

Comentarios