jueves 5/8/21

La gran tarta de Fondos Europeos que nadie desea se convierta en souflé

Me comentaba una de nuestras fuentes: mira Jesús, nos encontramos ahora mismo como si se tratara del inicio de un primer día de clase de Primaria, una especie de adhesión a un “ideario” financiero creado por la U.E. a fin de salir del atolladero.

 

Recordarán algunos de Uds que finalizábamos días atrás, nuestra anterior Columna, “aquélla, de ceses gubernamentales a 1.400 r.p.m”.

Nos referíamos entonces a las negociaciones “intramuros, que han venido sosteniendo los 27, durante los últimos meses, y que han culminado en el momento y forma prevista.

Negociaciones, como siempre sucede, se asemeja a una “gran mesa de viandas” y, a su alrededor, inamovibles, se encuentran siempre los mismos comensales, impidiendo los tímidos acercamientos de algún otro náufrago extenuado, que bracea por allí.

Lo primero que me ha venido a la mente ha sido también, esa “gran conjunción astral”, que protege, en este caso, informativamente hablando, a nuestro presidente, y que, indudablemente, ese tipo de arquitectura de madera de figuras geométricas, que nos traían los Reyes Magos antiguamente, y que asemejaba al Gobierno, quedará probablemente informativamente en gran parte arrumbada por el suelo de la desatención progresiva, como es natural.

Y es que nos encontramos en los prolegómenos, a algunas semanas vista todavía, de la plasmación financiera de una especie de buena ventura de unos 9.000 millones de euros.

Posteriormente, aproximadamente a final de 2021 - Primer trimestre 2022, se encuentra previsto otro desembolso de cantidad similar.

Me comentaba una de nuestras fuentes: mira Jesús, nos encontramos ahora mismo como si se tratara del inicio de un primer día de clase de Primaria, una especie de adhesión a un “ideario” financiero creado por la U.E. a fin de salir del atolladero.

En palabras de un alto funcionario, la misma, ha tratado por todos los medios, revisando concienzudamente los distintos Planes de Presentación, que los 27 parezcan el ORFEÓN DONOSTIARRA.

Una especie de ensayo general con garantías de inicio para los Estados Miembros con las manos cruzadas sobre el regazo de la Comisión.

Los verdaderos problemas, llegarían más adelante, en el supuesto, de cuando a juicio de un Miembro, se señalen incumplimientos de otras partes para disimular los propios. Es decir, si no cunden ejemplos o se acuerde finalmente, “pelillos a la mar”.

Sin embargo, parece que los dos obstáculos venideros, (Pensiones y Trabajo),si no existen  imprevistos, ya deberían encontrarse pactados, eso sí, sin que conozcamos realmente cómo. 

Comentarios