lunes 10/5/21

Gobierno adulterado, comportamientos espurios e inexistente oposición

La Comunidad de Madrid, como se observa, en la mayoría de ocasiones siempre ha sido un poco “semillero” del Partido Popular, quizás un poco como contrapeso al predominio de los Gobiernos socialistas en España, aparte de las variadas peculiaridades de sus gobiernos autonómicos.

Respecto a la primera parte del titular ya anticipamos con anterioridad a la negativa pública del presidente el 10/9/2019, que no pactaría con Podemos; NO LE CREÍMOS, tal y como quedó reflejado en nuestro Artículo: “un no, significa un medio sí”, publicado en este Medio en julio de 2019.

Recuerden sus declaraciones a una cadena de TV con  posterioridad a dos meses a nuestro Artículo “de que no dormiría por las noches, ni el 95% de los españoles en caso de pacto con Podemos”......

El 12.11.2019 se formalizaba el anuncio del Gobierno de coalición, con lo cual, quedaba consumada la adulteración prevista al no haber fallado en esta ocasión el olfato del autor.

Venimos notando desde hace tiempo que España se desquicia por la Pandemia y su situación económica

Los dos restantes, (Comportamientos y Oposición) me remito a la actualidad que tan bien conocen.

He mantenido silencio durante algún tiempo en cuanto a lo que viene ocurriendo en Madrid, en la falsa esperanza de que alguna/s mente/s lúcida/s acabarían por adentrarse en la problemática que describe recientemente la revista científica: LANCET, y que naturalmente, además de a España entera, afecta a su capital.

A efectos estadísticos, La Comunidad de Madrid, desde 1983 y hasta 1991, durante tres Legislaturas seguidas tuvo un presidente perteneciente al PARTIDO SOCIALISTA.

El PARTIDO POPULAR, sin embargo, desde 1995, y hasta la fecha, han regido sus destinos, 7 presidentes/as.

Que el autor recuerde, no se produjeron “épocas convulsas” en Madrid hasta los periodos de 2003 a 2015, por supuestas corrupciones.

Desde tal fecha y hasta 2019, ante un cúmulo de gobiernos efímeros, resulta difícil enjuiciar su labor, excepto al penúltimo por cuestiones que no vienen al caso.

La Comunidad de Madrid, como se observa, en la mayoría de ocasiones siempre ha sido un poco “semillero” del Partido Popular, quizás un poco como contrapeso al predominio de los Gobiernos socialistas en España, aparte de las variadas peculiaridades de sus gobiernos autonómicos.

Pero ocurre que venimos notando desde hace tiempo que España se desquicia por la Pandemia y su situación económica.

Carecemos de “cantera de oposición”, fragmentada y dividida, con lo cual, vuelvo a reiterar mi agnosticismo político

Y se desquicia mayormente en Catalunya y Euskadi, afortunadamente no en gran parte de la sociedad civil, sino a través de grupos irracionales a los que el gobierno rinde pleitesía con docilidad a cambio de un puñado de votos, y Vds. conocen que ello no es nada nuevo. Al menos, ya existía con el anterior presidente, pero no a cualquier precio como ahora.

Asistimos a una de la últimas y tristes “performances” pandémicas en la Comunidad de Madrid, sobradamente conocidas y con las cuales no les voy a aburrir.

Tampoco faltan estos “profesionales anti sistemas” en provocar alteraciones del orden público, delante de la Asamblea de Madrid.

Ya he mencionado en otras ocasiones que carecemos de “cantera de oposición”, fragmentada y dividida, con lo cual, vuelvo a reiterar mi agnosticismo político y cualquier gobierno en el poder, viviría en permanente luna de miel con la actual oposición, sin “primeros espadas”.

No puede admitirse bajo ningún concepto que la capital de España viva permanentemente encima de un polvorín en plena “guerra civil entre ambos gobiernos”, con un reciente pasado aterrador y un futuro probablemente peor.

Tampoco puede admitirse un abuso de posición de dominio basado en un Gobierno Estatal y una débil posición de un gobierno autonómico que va a la deriva al igual que su Central en Génova.

Resulta incomprensible por unos y otros, incluidas las irresponsabilidades de terceros, llegar a esta situación límite

Salta a la vista, y no soy doctor en medicina para darse cuenta que en el fondo puede subyacer un motivo político, con independencia de razones científicas en uno u otro sentido, dando la sensación que en realidad al Gobierno Estatal, no le vendría mal un “gran descarrilamiento” de la Comunidad de Madrid.

Resulta incomprensible por unos y otros, incluidas las irresponsabilidades de terceros, llegar a esta situación límite, en la cual vuelven a desbocarse números de contagios y decesos, volviendo a fallar la gestión política.......

Miren, el autor por motivos profesionales, ya retirado, ha tenido que vivir durante la mayor parte de su vida en periodos de corta, media y larga duración en 37 países, y les aseguro que en ningún país europeo con sistema político parecido al nuestro (Länders) en Alemania, Holanda y Bélgica por cuestiones lingüísticas, no recuerda haber contemplado actos de este tipo.

¿Cómo puede todavía perdurar inacciones u omisiones que pudieran provocar nuevos resurgimientos de infecciones, contagios, o más daños a la economía?

La revista Lancet, tratando de las políticas de desconfinamiento, y sus levantamientos prematuros, cuestiona que España haya carecido de una ponderación explícita en el proceso de toma de decisiones. Entiendo que se refieren a la decisión de traspasar precipitadamente responsabilidades a las Comunidades Autónomas, las cuales necesitarían durante un tiempo, Medidas de control para reducir contagios.

Para qué dichas Medidas funcionen, deben educar y comprometerse con los pacientes, creando confianza y seleccionando medidas apropiadas que el público se encuentre dispuesto a cumplir.

Comentarios