jueves 28/10/21

La rebanada del medio

Nuestra ‘prensa libre’ siempre tan patriótica pero siempre más preocupada por los ‘burguers’ estadounidenses del país latinoamericano que por los comedores sociales de España.

Esta vez la noticia no procedía de ninguna revista satírica ni de ninguna web de humor, sino de un medio serio. Bueno, de lo que el establishment español considera un medio serio. El titular anunciaba que una multinacional estadounidense de restaurantes de comida rápida (también conocida como comida basura), la más fuerte y conocida del mundo, había dejado de vender en Venezuela su plato estrella –un bocadillo de dos hamburguesas, queso, lechuga, cebolla, pepinillo y una salsa– “por la falta de la rebanada de pan del medio”. Y el subtítulo no se quedaba atrás: “Miles de venezolanos cruzan la frontera con Colombia para abastecerse”.

Tuve que leerlo un par de veces: la multinacional disponía de las dos hamburguesas, del queso, de la lechuga, de la cebolla, del pepinillo, de la salsa y hasta de las rebanadas de pan de arriba y de abajo, pero no podía preparar su especialidad –uno de los símbolos del capitalismo global– porque le faltaba (lo leí por tercera vez) la rebanada del medio.

Imaginen que compran una bolsa de pan de molde y cuando van a prepararse un sándwich de esos de tres pisos no pueden hacerlo porque entre las veinte rebanadas que contiene no encuentran ni una sola de las del medio, por lo que tienen que elegir entre volver a bajar a la tienda a ver si esta vez hay más suerte (“buenas tardes, vengo a por otra bolsa de pan de molde; sí, ya sé que he comprado una esta mañana, pero es que no traía rebanadas del medio, ¿podría darme otra con rebanadas del medio, por favor?”) o cruzar la frontera para abastecerse, que por cierto significa proveerse de bastimentos, víveres u otras cosas “necesarias”, y es que cierta prensa no da puntada sin hilo.

En lo primero que pensé tras releer la noticia fue precisamente en los pobres venezolanos obligados a cruzar la frontera con Colombia para ‘abastecerse’ de hamburguesas con rebanada del medio, y en lo segundo, en los pobres colombianos obligados a compartir con ellos sus hamburguesas con rebanada del medio​

En lo primero que pensé tras releer la noticia fue precisamente en los pobres venezolanos obligados a cruzar la frontera con Colombia para ‘abastecerse’ de hamburguesas con rebanada del medio, y en lo segundo, en los pobres colombianos obligados a compartir con ellos sus hamburguesas con rebanada del medio. ¿Habría para todos? Qué doble drama humanitario.

Y después (a veces cuesta un poco ponerse serio) pensé en el estudio que la web fastfoodmenuprices.com publicó el año pasado sobre lo que empieza a pasar en tu cuerpo justo después de comerte una de esas hamburguesas con rebanada del medio, y en cómo acabó el cineasta Morgan Spurlock tras el rodaje de su documental de 2004 ‘Super size me’, en el que se pasó un mes entero comiendo y bebiendo productos adquiridos sólo en los establecimientos de la multinacional que las elabora. Y en el papel de esa multinacional en la destrucción de la selva amazónica. Y en la guerra económica desatada contra Venezuela. Y en nuestra ‘prensa libre’ siempre tan patriótica pero siempre más preocupada por los ‘burguers’ estadounidenses del país latinoamericano que por los comedores sociales de España.

Hasta que alguien decidió seguir con la chanza y se puso a cantar “la del medio del ‘bigmac’ se me ha ‘aparecío’ en sueños…” y a mí sólo me faltó preguntarle si también le había dicho aquello de que se le nota en los ojos que su mirada es de hielo y lo que fue en otra vida la hamburguesa del Imperio.

Comentarios