lunes 18/10/21

Año Mariano

Arrancó en diciembre, cuando se celebraron unas primeras elecciones generales que ganó Rajoy con 123 escaños; en junio se celebraron unas segundas que con 137 escaños volvió a ganar sin mover un dedo, y seguramente continuará con la investidura de Rajoy o con la celebración de unas terceras que también sin mover un dedo volverá a ganar Mariano, quién sabe si con 151 escaños.

“A cada uno de vosotros, venerables hermanos, os invitamos por medio de esta carta encíclica a que, según el oficio que tenéis, exhortéis al pueblo y clero a vosotros encomendado a celebrar el Año Mariano que decretamos se celebre en todo el mundo desde el próximo mes de diciembre hasta el mismo mes del año siguiente…”.

Así decretaba el papa Pío XII en 1953 el primer Año Mariano. El actual llega más de 60 años después y no parece que tenga mucho que ver con la Virgen, pero también arrancó en diciembre, cuando se celebraron unas primeras elecciones generales que ganó Rajoy con 123 escaños; en junio se celebraron unas segundas que con 137 escaños volvió a ganar Mariano sin mover un dedo, y seguramente continuará con la investidura de Rajoy o con la celebración de unas terceras que también sin mover un dedo (a excepción del corazón o cordial) volverá a ganar Mariano, quién sabe si con 151 escaños, si insiste en presentarse.

Desde 2011, Rajoy se ha impuesto ya en tres generales –como Contador en la Vuelta–, por lo que se encuentra a una sola victoria de igualar el récord de Felipe González y podría hacerlo en noviembre si el PSOE no se abstiene antes –como le recomienda precisamente González–, y es que no se sabrá bien por qué, pero Mariano ha llegado a imponerse hasta en el ranking de ‘Con quién te irías de cañas’. Aficionado al deporte, muy español y mucho español, ¿a qué quieres que te gane?

Rajoy se ha impuesto ya en tres generales, por lo que se encuentra a una sola victoria de igualar el récord de Felipe González, y podría hacerlo en noviembre si el PSOE no se abstiene antes

A mediados de los ochenta –sin haber cumplido aún la treintena pero siendo ya director general de Relaciones Institucionales de la Xunta de Galicia–, Rajoy publicaba en ‘Faro de Vigo’ dos artículos en los que cargaba con dureza contra la igualdad y ensalzaba dos libros recién publicados por los franquistas Luis Moure Mariño y Gonzalo Fernández de la Mora. En el primero –titulado ‘Igualdad humana y modelos de sociedad’–, Mariano elogiaba el libro ‘La desigualdad humana’ de Moure Mariño, que formó parte del Servicio Nacional de Propaganda y que en 1938 publicó la hagiografía ‘Perfil humano de Franco’. En el segundo –titulado ‘La envidia igualitaria’–, Rajoy alababa el libro ‘La envidia igualitaria’ de Fernández de la Mora, ministro de Franco que en 1975 fundó Unión Nacional Española –el primer partido en el que militó Mariano–, una de las siete formaciones que integraron Alianza Popular –germen del PP–, de la que Fernández de la Mora fue vicepresidente y que abandonó por su apoyo a la Constitución de 1978 que tanto defienden ahora (para lo que quieren) Rajoy y su partido.

Convertido ya en un demócrata de toda la vida, Mariano sería tocado por el dedo de otro demócrata de toda la vida (podría haber sido peor; el dedo de Aznar podría haber tocado a uno de los dos demócratas de toda la vida que partían como favoritos a sucederle: Rato y Mayor Oreja) que pretendía tutelarlo, pero Rajoy acabó quitándose de encima no sólo la tutela de Aznar sino todo lo que le hacía sombra en su partido, desde ‘enemigos’ como Esperanza Aguirre hasta ‘amigos’ como Alberto Ruiz-Gallardón. Y sin ensuciarse las manos, porque no los tumba él, se caen ellos. O eso parece.

Lo mismo apela con aplomo al ‘sentido común’ –haciendo como que no sabe que el ‘sentido común’ no es más que la expresión de la ideología dominante en cada momento y lugar– que, cuando las cosas se ponen feas, tira de una de esas muecas propias de quien no se entera de nada porque sólo pasaba por allí y se larga a ver el Levante-Las Palmas o la París-Roubaix. Como en sus ‘paseos’ matutinos, no se sabe bien si corre o anda. ¿Anda corriendo? ¿Corre andando? Sabe que Estados Unidos y la Unión Europea quieren un Gobierno y lo quieren ya, pero también sabe que él sigue siendo su gran apuesta y que el tiempo, ese tiempo que sabe dejar pasar como nadie, juega a su favor. Por eso disfruta de este Año Mariano fumándose un puro con la quietud del apóstol de madera de la Catedral de Santiago. O no. ¿Eh?

Comentarios