jueves 9/12/21

Donde esté un buen fuera de juego…

En Argentina el fuera de juego se conoce como fuera de lugar, que es donde se hallan casi todos los políticos casi todo el rato.

Donde esté un buen fuera de juego de un francés, previo roce del balón por un español en Italia, que se quite lo demás. Es como el chiste que triunfó en este país durante décadas: "Iban un inglés, un francés y un español..." El caso es que, a la hora de lanzar este escrito por la ventana para que llegue a la redacción en forma de avión de papel -la luz está imposible para usar la tecnología- avezados informadores, a uno y otro lado de los Pirineos, siguen con la matraca del offside, lo que en España fue siempre conocido como órsay, que inspiró columnas y artículos de prensa y cuyo significado aparece en la RAE con acento como palabra llana acabada en consonante que no es ni ene ni ese.

En Argentina el fuera de juego se conoce como fuera de lugar, que es donde se hallan casi todos los políticos casi todo el rato. En España, digo. No hace falta ni VAR para pillarlos, porque tienen BAR, ese páramo del lingotazo donde quienes se tiran los trastos a la cabeza en el Congreso pueden encontrar el amor, una especie de First Dates de la política sin Sobera, pero con mucho sobe intelectual y patrañas a gogó. Para rematar se requiere que los interlocutores pongan cara de que están cambiando el mundo, cuando lo único cambiante es su estatus: de comerse los mocos, al café congresual con cruasán y pincho de tortilla.

El impacto de un fuera de juego podrido, que lleva cinco días fuera de la nevera, es que la clase 'politicástrica', tan sarcástica, puede tomarse un respiro -hasta pimplarse- porque la calaña anda sumergida en el órsay y no en descifrar la última papanatada del congresista de turno. No olviden los senadores, a cuerpo de rey y papo lleno por rascarse la barriga y pulsar un botón de ciento en viento. Una duda: si Merkel se la pasa a Macron, pero la toca Sánchez antes de que el balón llegue a La Junquera, ¿hay que devolverlo a Bruselas o dárselo a Pablo Iglesias para que haga un programón de deportes?

Comentarios