domingo 24/10/21

Colonia en la mugre

No quiero dejar a nadie fuera del arco de partidos que conforman el actual descojono nacional: jamás hubo una clase política más inepta y peor preparada (miro hacia atrás con morriña), pero la responsabilidad de lo que sucede en cada momento de la existencia de los jodidos ciudadanos patrios es de quien gobierna en ese preciso momento, porque es el Gobierno el que presenta las leyes, las aprueba por vía parlamentaria, tiene por tanto el boletín oficial y, si la cosa se tuerce, los decretazos.

Después de endiñarnos una cornada de varias trayectorias con el precio de la luz, el Gobierno ha querido demostrar que sí se puede, que bajando unos cuantos impuestillos de la factura ésta llega al buzón con un olor más dulce, aunque sea el del chocolate del loro. Pero lo cierto es que, si no te ciñes expresamente a los horarios baratos -poner, por ejemplo, los electrodomésticos a la luz de la luna- el agujero en el bolsillo puede ser estratosférico.

El caso es que pagamos la luz más cara de Europa porque no somos productores de la energía que la sustenta. Somos, eso sí, unos excelsos productores de caraduras: todos de cuello almidonado y metidos de hoz y coz en las instituciones.

El caso es que pagamos la luz más cara de Europa porque no somos productores de la energía que la sustenta

Les costó bajar el IVA -poniendo de escudo a Europa, que no lo permitía; mentira- y volvió a costarles reducir alguna otra carga impositiva. En España, ya se sabe, el programa electoral está para incumplirlo. Con lo fácil que resulta todo desde la oposición. Igual que convertir dicho programa -y esto es para todos los partidos- en papel para el excusado. Hay cuatro años para echar litros de colonia encima, y ya se sabe cómo huele la mugre cuando la perfumas.

No quiero dejar a nadie fuera del arco de partidos que conforman el actual descojono nacional: jamás hubo una clase política más inepta y peor preparada (miro hacia atrás con morriña), pero la responsabilidad de lo que sucede en cada momento de la existencia de los jodidos ciudadanos patrios es de quien gobierna en ese preciso momento, porque es el Gobierno el que presenta las leyes, las aprueba por vía parlamentaria, tiene por tanto el boletín oficial y, si la cosa se tuerce, los decretazos.

Menos mal que tenemos la crème de la crème del turismo, la historia y el salmorejo para que puedan hacer contrapeso frente a la créme de la inoperancia y la indecencia. Mañana conduciremos con dos velas por faros. A ver quién aprende a poner las largas. La vida de Brian se rueda en la Carrera de San Jerónimo. 

Comentarios