jueves 13/5/21

Camargo: prevención y atención integral a las víctimas de violencia de género

Las administraciones públicas tenemos que ser muy conscientes de esta situación, y por ello, y a pesar de la coyuntura del coronavirus, tenemos que seguir manteniendo todos los recursos a nuestra disposición para hacer frente a esta lacra. 

El Día Internacional Contra Violencia de Género que conmemoramos este 25 de noviembre nos debe servir para expresar un año más nuestra más absoluta repulsa hacia este tipo de violencia y nuestro firme compromiso por defender a las víctimas y perseguir a sus maltratadores.

Este año, no obstante, difiere de los anteriores en cuanto a sus circunstancias, ya que en 2020 estamos viendo cómo nuestra forma de vida ha cambiado temporalmente a consecuencia de la pandemia mundial del coronavirus. Esta situación ha provocado que afloren nuevos problemas, también en materia de violencia de género.

Problemas derivados del confinamiento como, por ejemplo, el aumento del tiempo de convivencia con su agresor al que se vieron abocadas muchas víctimas de violencia de género durante la cuarentena. Problemas provocados también por el impacto de la emergencia sanitaria en la coyuntura económica, lo que puede tener como consecuencia que sean ellas las más afectadas en un mercado de trabajo ya de por sí frágil para las mujeres, y puede derivar en una falta de libertad para esas mujeres debido a su dependencia económica.

A ello hay que sumar el hecho de que en la mayoría de las ocasiones sigan siendo las mujeres las que carguen con los cuidados de familiares y con el trabajo en el ámbito del hogar, manteniendo así esos estereotipos de género que son en buena parte el origen de muchos casos de violencia de género.  Por ello, es necesario llevar a cabo acciones de sensibilización como la conmemoración de este 25 de noviembre para contribuir a la erradicación y prevención de las diferentes formas de violencia contra las mujeres, y ayudar a su vez a alcanzar la igualdad de oportunidades real entre mujeres y hombres.

Las administraciones públicas tenemos que ser muy conscientes de esta situación

Las administraciones públicas tenemos que ser muy conscientes de esta situación, y por ello, y a pesar de la coyuntura del coronavirus, tenemos que seguir manteniendo todos los recursos a nuestra disposición para hacer frente a esta lacra. 

Así lo estamos haciendo desde el Ayuntamiento de Camargo, trabajando desde distintos ámbitos como Servicios Sociales o Policía Local, pero también a través de la Educación y la Cultura, ya que son éstas las bases sobre las que construir una sociedad más justa e igualitaria, en la que la violencia de género no tenga cabida ni sea tolerada en ninguna de sus formas.

El compromiso del Consistorio con la erradicación de la violencia de género, no sólo se centra en su prevención, sino que también posee un servicio propio de atención integral a las mujeres que han sufrido malos tratos. Ofrece apoyo psicológico tanto a las mujeres como a los hijos que han sufrido y/o han estado expuestos a la violencia de género realizando intervenciones individualizadas y en su caso grupal.  De este modo se facilita la detección, concienciación, toma de decisiones y la reparación del daño que este tipo de situaciones generan. Además, se cuenta con un servicio de asesoramiento y apoyo jurídico durante todo el proceso de atención.  Todo esto se complementa con el servicio de información y orientación social ofrecido desde los Servicios Sociales de Atención Primaria.

Este año, a pesar de que los actos que teníamos previstos desde el Ayuntamiento se han visto aplazados o modificados en su formato a causa de la emergencia sanitaria, vamos a presentar a la comunidad educativa del municipio una guía didáctica para educar en torno a la igualdad y para prevenir sobre distintos tipos de conductas que pueden dar origen a situaciones de violencia de género.  Los estudiantes de hoy son las mujeres y hombres del mañana, y en ellos tenemos que poner todos los recursos a nuestro alcance para que la lacra de la violencia de género no alcance a otra generación.

Comentarios