martes 13/4/21
La opinión de
Fernando Collado
Fernando Collado Periodista y director de El Faro de Cantabria (www.elfarodecantabria.com)

Rociíto en la campaña

Echar la lengua a pacer sigue siendo un comportamiento muy español, como quien opina en la barra del bar del partido del día anterior sin haberlo visto ni por televisión. Al estadio nunca fueron.

¿Quién es el dueño de esta pocilga?

El problemón es que no hay sólo uno. Recordarán que no es la primera vez que digo que España se asemeja a una gran oveja a la que destacados próceres despedazan por cada una de sus patas. Cada cual tira en defensa de su interés, nunca del común, y la balada negra, la sintonía macabra y los lamentos del ovino, se escuchan ya en todo el mundo.

Rod, Tino, Quique

Hay más libertad y más protesta en un riff de Eddie Van Halen o en una cerveza de Quique San Francisco que en todos los escaparates rotos de la Gran Vía.

Farsante’s in the air

El tentáculo del poder contra la Prensa ni es nuevo ni se cura con una aspirina, pero ahora, además, está el uso y disfrute que de los periodistas hacen eminentes zampabollos.

Además

Además de los buitres que tratan de asaltar los domicilios de jubilados octogenarios haciéndose pasar por bondadosos ciudadanos que vienen a ayudar, de que la injusticia viaje en primera clase y la justicia parezca defender a quienes pretenden derribar sus cimientos, de que nunca sea domingo de medio y rabas, de que el ascensor se haya convertido en el primer enemigo de la comunidad, de que no haya luz en la ciudad...; además de usar la mítica ‘Cryin’ de Aerosmith como paño de lágrimas, de refugiarnos en las calaveras negras de los tatuajes de Steven Tyler…

Surfin Covid

Han convertido la escopeta de feria en un arma infalible, de puntería total y global. Pero no deja de ser eso, un simple cañón con la mira torcida y retorcida.

Cuando se yergue la villanía

Imploro para que las cosas cambien, los mandatarios a un lado y otro del logaritmo neperiano que es la política se humanicen y la gente sepa identificar la matrícula correcta sin necesidad de hacer un curso en el servicio de empleo.

El Indalecio se subió a los cables de la luz

La indecencia va por barrios en la política, pero siempre confluye en el mismo punto: no es lo mismo predicar que dar trigo, encender la bombilla ajena que alumbrar.

Cabezones todos

PSOE y Podemos discuten, luego existen y resisten. Sólo deben pasar las típicas riñas de enamorados por conveniencia y escuchar todos los días las matracas de Rufián.

El cocodrilo de Troya y sus allegados

A la postre no es más que una profunda insolidaridad con las regiones (entre ellas Cantabria) que quedarían fuera de ese mundo feliz que se augura para comunidades ricas que lo son por la gestión de España en los últimos cuarenta años.

Gracias por la pelota

Quizá porque me crié en un barrio obrero, y tuvimos que desmontar muchas veces el campo de fútbol para que pasaran los coches, siempre me interesó el origen de Maradona, el personal y el futbolístico. Los jugadores son ahora un producto casi de ingeniería.

Yo también soy Vallés

Torcer el brazo al periodista, quebrarle la voz, ha sido un deporte encubierto que han practicado, a veces con éxito, próceres de cuello duro.

Raíz cuadrada de 4.761

Ya sólo falta que la factura sobre la mentira retorcida del IVA en las mascarillas se la endilguen a cualquier transeúnte que pase por allí.

Estado de derecho retorcido

Si interrogan a los salvadores patrios, lucirán las subvenciones, las ayudas, el paraguas de la administración en tiempos revueltos, de anemia y pandemia. Ya solo faltaría que tampoco.

A mil jodidas millas de estar bien

Pese a alegrarnos por las cosas nimias de la vida: una canción del jefazo, una tortilla de patatas con la cáscara de los huevos manchada, la sonrisa de una  madre tras la verja, al otro lado de la mascarilla; el maullido de un gato, el raspón del chupete de un infante…  Pese a todo, manda el ‘hijoputismo’ en las alturas.

Eddie no ha muerto

Nunca le he confesado a Lee Roth, ni a Sammy Hagar, que en ocasiones he sacado de algunas canciones la pista de voz para apreciar mejor las notas líquidas de Eddie, los requiebros, los arañazos que el genio infligía al instrumento.

El Rey, por la ingle

Hay destacados miembros del Gobierno de coalición que quieren ver a la Monarquía en el hoyo y apuestan en consecuencia por un cambio de régimen.

La pantera nazarí

Qué sería de esta España llena de hipócritas, cándidos, díscolos, frívolos y disolutos absolutos sin un buen chisme, sin un notición del corazón que enganche durante horas el alma del telespectador a la mal llamada crónica social.

Los primos bastardos de Supermán

Ahí están los españolitos con su capa gilipollesca, con una ese líquida de Spain en la pechera como si fueran los hijos bastardos de Supermán. Enviados a la guerra contra el maléfico virus, cada uno por su cuenta.

Bosé: passé composé

Los genios también fallan, y hasta fracasan, pero yo los quiero en mi equipo la próxima temporada. Quítate la bata de científico y vuelve a cantarme Linda.

El país más democrático del mundo

Salvando la distancia del parné, el yate y la cuenta corriente (que no es poco), el fondo, nada baladí, es el mismo, y desde luego, lo más democrático del mundo: el derecho del presunto delincuente se conjuga en presente; el de su víctima, siempre en futuro.

Spanish Pulp Fiction

El paradigma de una sociedad mal ensamblada, llena de contradicciones entre las leyes y una justicia que parece de moviola, lenta hasta la desesperación e infradotada en lo económico. Que convierte al malo en bueno, a éste en pagano y a Marsellus… Ya saben cómo acabó y qué justicia utilizó.

La ‘tecla pimentón’

Le han hecho, los suyos, un pasillo a Pedro Sánchez. Desconozco si es un Efecto Pasillo o un Defecto Pasillo. Llegó el presidente con...

La coleta de Pablo y las barbas de Pedro

España, alguien lo olvida, es una nación. Si Sánchez aprende mucho de Iglesias y nada de Feijoó, que ponga las barbas a remojar, porque ya habrá visto una coleta en el suelo de la barbería.

Morricone, sonotone, distopía

Ni el Estado (por la jefatura anterior), ni el Gobierno, ni el Parlamento, ni las Autonomías se libran estos días del retrato de la falta de credibilidad y cosas peores por su insistencia en recitar siempre y en todo lugar los versos del agua y el molino.

Miedo

 Ahora que tanto se habla de los ERTEs y tan poco con justicia de los inertes, aquellos miles de compatriotas que vieron cambiada su identidad por un número, como si estuvieran a la cola del pan de Dios, es perverso, indecente, y hasta delincuencial, hacer cualquier llamamiento a que la vida sigue.

Politicastros de alabastro

Decidme, panda de hipócritas con ansias de manipular los despojos detrás de los matojos: ¿cuántos de aquéllos que nos trajeron hasta aquí han entregado el alma en el frío desierto de una noche de primavera?

Omni mors aequat

Un país que no cuenta bien sus muertos, en honor a ellos, a sus familias, y en justicia para reclamar lo que les corresponda, será otra cosa, no un país.