martes 15/6/21

¿Y tú con quién pactas...?

De lo que se dice a lo que hace, hay un largo trayecto, que claro nuestros representantes se nos pierden por el camino.

Estos días si no tienes con quién pactar parece que eres un mindundi, vamos lo que se dice una persona insignificante. Nos han inundado en los medios, con las reuniones públicas, privadas, secretas de nuestros representantes, ¡hay que ver lo luchan y trabajan por sus puestos!, con qué garra, fuerza, dedicación...

Ya sea en la formación de gobiernos  municipales, autonómicos e incluso del país,  estaban tan ocupados y preocupados con los preparativos, negociaciones, intercambios, changes, haciendo y realizando los pactos para  formar los ayuntamientos y gobiernos, que si tú me das dos aquí, te los cambio por cuatro allí...se les ha visto en plena efervescencia, las negociaciones les salían por las orejas, llevan semanas pensando qué hay de lo suyo y olvidándose de quienes les han votado o/y a quienes representan.

Quien consigue un puesto electo pasa a considerarlo como algo suyo, de su exclusiva propiedad privada. Se olvidan rápidamente que son representantes, delegados de los ciudadanos que les han dado su confianza para que sean sus portavoces en las instituciones. Ellos están a lo suyo, si a este le pongo una cruz, a los otros una línea roja, estos me dan un despachito oficial de teniente de alcalde que no está mal, y con un poco de suerte tengo un sueldo de director general. Los otros, vaya, me ofrecen más dudas, ahí está mi futuro y el de los míos, ya se sabe que "la caridad empieza por uno mismo".

Quien consigue un puesto electo pasa a considerarlo como algo suyo, de su exclusiva propiedad privada

Posiblemente esta visión sea injusta, hay buena gente con voluntad de servicio y ganas de trabajar por los ciudadanos, pero hay que reconocerlo, muchos lo disimulan muy bien. En las tertulias donde se cuenta este trajín que  tiene a algunos con el alma en un puño, son el termómetro de su actividad, el Sálvame de la política, con su radio patio particular, donde abundan las gargantas profundas, y es que llevan semanas "sin vivir en sí", hablando con unos y otros, de reuniones clandestinas, informales, haciendo sumas y restas, poniendo verde al morado, y azul al naranja, el rojo cambia de tono según avanza la negociación.

Lo dicho en campaña, en campaña queda, eso era para convencer y forma parte del arte de la dialéctica política, de la oratoria de manual, del discurso oficial... la ética de los compartimientos está en otro capítulo, que poco o nada tiene que ver con lo que luego se puede hacer. Prometí, perjuré que con Vox ni a por euros, ya, pero no dije nada de a por dólares. Ni con independentistas, esos monstruos quieren romper el país en pedazos, a esos ni agua, luego ya le decimos a la Abogacía del Estado que nos eche una mano, nos haga un arreglito, "nos lo afine", no vaya a ser que sean necesarios los votos de ERC, ahora son muy golosos. Los muy, pero que muy, españoles están dispuestos a que se haga el Gobierno que ellos denuncian con tal de decir aquello tan nuestro,  "no veis cómo teníamos razón". Lo de todo por la patria tiene un límite, siempre que en la patria manden los míos, o mejor, sea mía.

De lo que se dice a lo que hace, hay un largo trayecto, que claro nuestros representantes se nos pierden por el camino. Esto es como la vida misma  "si tú me das aquí, yo te dejo allí, te cambio tres ayuntamientos pequeños por uno grande, cuarto y mitad de concejal por un puesto para el primo del pueblo, ya se sabe entre bomberos no nos vamos a pisar..."  cómo en el monopoly pero con Ayuntamiento, Comunidades... El rastro de la política está en acción y tan importante es tener buenas cartas como saberlas jugar. En esto, en Cantabria, hay todo un maestro, el Sr. Revilla habiendo quedando el tercero fue capaz de que lo hicieran Presidente, y como  cuenta él, fueron a buscarle a su casa y todavía tuvieron que convencerle, "tiene guasa el de Polaciones" , hay historias para no dormir y otras para no creer,  algunos todavía dicen aquello de "nunca te lo perdonaré Lola".

De lo que se dice a lo que hace, hay un largo trayecto, que claro nuestros representantes se nos pierden por el camino

En el recuerdo quedó lo sucedido en Piélagos en la pasada legislatura, a alguna alcaldesa le saltaban las lágrimas a borbotones al ser nombrada por sorpresa, cuando apenas tenía 3 concejales de 21. Aquí puede pasar de todo, ya se sabe que la política hace extraños compañeros de escaño, de moción, de propuestas y apoyos. Así comentan las agencias que el único concejal obtenido por Podemos en Jerez de los Caballeros, que quedó en cuarto lugar será previsiblemente el nuevo alcalde, gracias a un acuerdo alcanzado con Ciudadanos y Partido Popular, en contra del PSOE que fue el partido más votado. Ya se sabe que en el pueblo las distancias son más cortas y los pactos pueden ser más de carácter personal que político, "que Juan es buen tío, pues me lo llevo con los míos". El tema está muy emocionante, se sigue con atención el minuto y resultado, pendientes también de los grandes Madrid y Barcelona parecen un novela de suspense con Manuela y Colau de protagonistas, y algunos proponiendo alcaldes rotativos, la realidad al final cuando haces el membrillo te dejan con las posaderas al fresco.

67.010 concejales, podían formar la segunda población más importante de Cantabria, son muchos más que los residentes en Torrelavega. Ellos han decidido quiénes son los alcaldes, ya lo dijo Rajoy "Es el alcalde el que quiere que sean los vecinos el alcalde", y sobre todo los concejales . Me parece más justo y democrático el sistema francés, donde los electores eligen directamente al alcalde, siempre es el más votado en segunda vuelta.  ¡Qué le vamos hacer! Esta es nuestra ley electoral, que aguanta un montón, ¿su secreto?, siempre beneficia a los que ganan. Ojalá haya habido suerte en el reparto y salgan afortunados los más preparados. Nosotros nos hemos pasado todo la vida pactando desde la más tierna infancia con la paga, hasta la hora de llegada a casa, desde el lugar de vacaciones hasta ..., la cultura del pacto está en nuestras vidas, se trata de saber ceder por un bien superior común,  a veces hay excepciones pero eso ya no es un régimen democrático.