jueves. 07.07.2022

XIII Marcha a Santander. Camino sin final

Los afectados por los derribos un año más, y van 13, se disponen a recorrer los caminos de Cantabria, le piden al Presidente Miguel Ángel Revilla soluciones definitivas en la presente legislatura, tal y como se aprobó en la Declaración Institucional del Parlamento de Cantabria.

 

Los afectados por los derribos un año más, y van 13, se disponen a recorrer los caminos de Cantabria, le piden al Presidente Miguel Ángel Revilla soluciones definitivas en la presente legislatura, tal y como se aprobó en la Declaración Institucional del Parlamento de Cantabria. Así mismo que haga acto de presencia en algún momento de las más de 10 horas que dura la misma, es una deuda que tiene con este colectivo, que necesita el impulso del Gobierno de Cantabria, para cumplir tantas promesas que se han quedado en el camino.

Bajo el lema:  Por una Comunidad más Justa, acabemos con el problema de los derribos en esta legislatura. No más clavos en el camino.

Subtítulos:- 20 años esperando una solución. El dolor e injusticia por un camino sin final - Los terceros de buena fe también existimos.

La XIII Marcha a Santander se iniciará el sábado 22 de julio a las 9:30 de la mañana en la Plaza del Ayuntamiento de Argoños, con presencia de su Alcalde y concejales de la zona de SieteVillas, un año más,  las víctimas de esta gran injusticia se disponen a enseñar sus heridas, no quieren quedarse escondidos, llorando en sus casas sus penas, quieren que todos se enteren que pasan los años y coleccionamos hermosas palabras y promesas, pero seguimos sin ver que las mismas se conviertan en realidad.

La XIII Marcha a Santander se iniciará el sábado 22 de julio a las 9:30 de la mañana en la Plaza del Ayuntamiento de Argoños

A las 10:30 el colectivo llegará al Ayuntamiento de Arnuero donde se encontrarán su alcalde José Manuel Igual y miembros de la corporación. Se volverá a gritar – ¿qué pedimos?, ¿qué pedimos? y los afectados con un grito desgarrado y al unísono responderán ¡justicia!, ¡justicia! y ¡justicia!. Seguiremos camino por duras rampas del Alto de Ajo hasta llegar a la plaza de Galizano, donde reponer fuerzas con la tortilla de la abuela y el café del bar del pueblo, un pequeño descanso tumbados en la hierba, o en los bancos de plaza, para seguir rumbo a Santander.

Una vez en Santander paradas ante las principales instituciones. Primero en las Salesas, ante el TSJC, para recordar a los jueces que somos terceros de buena fe, personas inocentes que gritamos como al inicio de la marcha, sólo queremos lo nuestro, sólo queremos que se haga justicia, que se repare el daño causado, que los jueces nos vean, que no nos ignoren, que respeten los derechos de nuestras familias, que podamos tener una solución final.

La segunda parada ante el Parlamento de Cantabria, la institución que tantas veces ha recibido a nuestros representantes, la institución que ha instado a pedir perdón por el daño que se nos ha realizado, la institución que hace apenas un mes y medio realizaba una Declaración Institucional para que en esta legislatura se diera una solución final y justa para todos los afectados.

La tercera parada en el Gobierno de Cantabria, la institución que tiene una responsabilidad directa en la situación que sufren las familias, como lo manifiestan las múltiples sentencias. El Gobierno no es un mero intermediario, es responsable directo del daño producido a todos los ciudadanos de Cantabria y a estas familias en particular, y  quien tiene que poner los medios para acabar con esta situación.  

Desde aquí y en manifestación hasta la Grúa de Piedra, símbolo de nuestro pasado y que la presión ciudadana consiguió que no se moviera de su ubicación frente a los proyectos faraónicos de otros, toda una institución de Santander y de Cantabria. Su historia ha visto tantas cosas, situada ahora al lado del Centro Botín, que no ha tenido ningún problema de legalidad , pese a estar construida con evidente impacto visual sobre toda la bahía y que todos podemos observar, donde se demuestra que no todos somos iguales ante las Administraciones y ante justicia. Ya lo dijo Quevedo «poderoso caballero es don dinero»,  adaptación de nuestro refrán popular, “dime cuanto tienes y te diré cuanto vales”

Desde allí, para celebrar el acto final , hasta el Ateneo, donde exponer a nuestras autoridades nuestra situación, escuchar sus palabras con la esperanza de que algunas veces se hagan realidad, terminar como hemos iniciado la XIII marcha a Santander pidiendo justicia y poniendo unas gotas de esperanza, que alguna vez estas familias descansen en paz, no en un cementerio, sino en sus casas, que estas marchas no sean un camino sin final.

XIII Marcha a Santander. Camino sin final
Comentarios