jueves 26/5/22

Políticos suspendidos de empleo y sueldo

El resultado que nos presentan de su gestión es que ellos son incapaces de ponerse de acuerdo, incluso de hacer un acuerdo de mínimos, y como ellos no pueden, no saben o no quieren, nos piden a todos los ciudadanos, que hagamos su trabajo, "que a ellos les  da la risa". 

Todos nos regimos por unas normas que tenemos que cumplir en la convivencia social.  Todos en nuestros trabajos tenemos que levantarnos, prepararnos y realizar el mismo, y no podemos decir que vengan otros y lo hagan por mí.  Ya Jean-Jacques Rousseau nos hablaba del contrato social y la cesión de derecho individuales al Estado a cambio de esas normas que facilitan y mejoran la convivencia.

Por ello, resulta más extraño lo que está sucediendo en nuestro país, donde quienes han sido elegidos para dirigir el mismo, para tratar de dar soluciones a los ciudadanos, nos devuelven al estado "primogénito" anterior a las elecciones, entonces ¿para qué hemos votado?, ¿para qué se han celebrado las mismas?, ¿hay qué seguir votando hasta que a sus señorías les guste el resultado?.

Si los cargos electos tienen un mandato directo para ejercer unas funciones, no es normal que nos digan ahora  que seamos nosotros quienes solucionemos su falta de entendimiento.  Delegar en los demás la responsabilidad que le toca a uno es un acto que se puede catalogar como dejación de funciones, y a un trabajador este tipo de comportamientos le puede costar, incluso, un despido disciplinario.   

Si los cargos electos tienen un mandato directo para ejercer unas funciones, no es normal que nos digan ahora  que seamos nosotros quienes solucionemos su falta de entendimiento

Si aplicamos estos criterios tan racionales a los representantes de los ciudadanos, que llevan cerca de medio año para la formación de un Gobierno, y después de mil y una promesas,  de reuniones por doquier, el resultado que nos presentan de su gestión es que ellos son incapaces de ponerse de acuerdo, incluso de hacer un acuerdo de mínimos, y como ellos no pueden, no saben o no quieren, nos piden a todos los ciudadanos, que hagamos su trabajo, "que a ellos les  da la risa". 

Tanta irresponsabilidad tiene que tener un castigo, como desgraciadamente a estos señores no es de aplicación el Estatuto de los Trabajadores, y no podemos hacer un ERE, y mira que algunos lo necesitan, que llevan más años agarrados al sillón que los leones en la entrada del Congreso. Aunque bien pensado, un ERE puede ser un peligro, también correríamos el riesgo que algunos se quedaran con parte de los fondos, y otros los dedicaran a blanquear dinero para la próxima campaña electoral, como diría alguno"vaya tropa". 

Es verdad que cuando se juzga a colectivos se pueden cometer injusticias, ni todos los catalanes son tacaños, ni todos los andaluces tienen gracia. Todo sea dicho con el debido respeto hacia esas dos comunidades. Tampoco todos los políticos son vagos y corruptos, aunque como reza el dicho popular  "haberlos haylos".

No menos cierto, que a todos nos juzgan por los resultados y el señor Montoro cuando tenemos que presentar la declaración de la renta no nos dice "bueno comprendo que ha sido un mal año, que has tenido muchos gastos extraordinarios, que los niños, los abuelos, aquel golpe en el coche, que no has podido conciliar con tus hermanos el tema de la herencia, comprendiendo la situación, lo dejamos para un nuevo ejercicio,  lo dejamos para el año que viene". 

Nosotros los ciudadanos tenemos que juzgar a los representantes por los resultados, evidentemente lo tienen muy mal, por lo menos estos seis meses suspendidos de empleo y sueldo. No han sido capaces  de solucionar, no ya los problemas de los ciudadanos, ni tan siquiera  de resolver los suyos, ni de formar Gobierno, ni por la derecha con la gran coalición, ni por la izquierda con el Gobierno a la Valenciana, ni nada de nada.

Después de ese fracaso, ¿con qué cara vienen a pedirnos a los ciudadanos que volvamos a votarles?

Después de ese fracaso, ¿con qué cara vienen a pedirnos a los ciudadanos que volvamos a votarles?.  Miren con toda humildad, después de la gestión que presentanUds. no están capacitados para ser quienes dirijan nuestro país . 

Por lo cual, que vengan otros o por lo menos que a nosotros nos dejen en paz,  que  nosotros ya hemos cumplido y les hemos expresado lo que queríamos, eso en democracia es mandato imperativo. Después de seis meses Uds. se presentan con las manos vacías ante los electores para volver a pedir el voto, pretenden derrochar los recursos de este país por su incapacidad para llegar a acuerdos, para Gobernar, para solucionar los graves problemas que tenemos. Hagan su trabajo o váyanse y dejen que otros lo realicen, para hacer lo que han hecho en estos últimos seis meses, lo cierto es que como diría mi abuela "vale cualquiera".

Que nadie se invente aquello de la segunda vuelta, a ver si nos han cambiado la Constitución y la Ley Electoral y no nos hemos enterado. Uds. lamentablemente ya no tienen legitimidad para volver a pedir nuestro voto en estas condiciones. Aunque...¡La vida da tantas vueltas!.

Comentarios