lunes 17/1/22

Que parezca un accidente

Análisis de la corrupción política y económica en España a lo largo de los últimos años, de sus principales personajes y de las prácticas tradicionales.

Uno no sale de su asombro y perplejidad, otro tesorero en la cárcel, otro caso más de corrupción asociada a la financiación de los partidos políticos. El último, por ahora, es Andreu Viloca, jefe de las finanzas de CDC;  ya es más difícil saber los tesoreros y colaboradores necesarios que pasan por la cárcel, que la lista de los reyes godos.

Algo muy raro pasa en nuestro país, para que unas organizaciones de estructura piramidal, el que nunca se entera de nada es quien más manda en el partido. Por cierto, que además son los que van de listos, dando lecciones de eficacia y moralidad a los demás ciudadanos. Siempre habíamos pensado que eso pasaba con otro tipo de situaciones y relaciones, que el último en enterarse ya sabemos todos quien es.

Hay veces que incluso se superan a sí mismos, y son capaces de encontrar "el garbanzo negro" y ponerlo nada menos que de presidente del FMI,"manda huevos" que diría un colega del Consejo de Ministros. Sí ese Fondo Monetario Internacional, que es como un médico siempre con la misma receta, disminución de los salarios, abaratamiento del despido, bajada de las pensiones y flexibilidad,  eso, mucha flexibilidad, hasta que se doblen nuestros huesos.

Unas organizaciones auditadas por el Tribunal de Cuentas, con sus presupuestos nada despreciables, dicho sea de paso, y resulta que nadie se entera de los dineros que entran y salen. Que si un 3% para el partido, que si un 2% por la gestión, que si un 1% para ese proyecto que tenemos a medias, y el presupuesto de la contratación u obra pública va subiendo, subiendo...

Todo les parece normal, y cuando se descubre el pastel tiramos de manual, "es cosa de cuatro caraduras y sinvergüenzas, en toda organización te puede salir ese  garbanzo negro", del que hablábamos antes, pero que ojo tienen "los condenados", para saber quien es "el garbanzo negro", y sobre todo donde ponerlo, en el mejor puesto por sus virtudes, esto es, ¡¡¡de tesorero!!!.

Los que peinamos canas nos acordamos de Urralburu, que fue Presidente de Navarra, juraba y perjuraba que él era un ejemplo de ética y austeridad,  después fue "la repanocha", desde el Director General de la Guardia Civil, pasando por la Directora del BOE, e incluso el Presidente del Banco de España, ¡¡¡que tiempos!!!. Eso también es historia y patrimonio de algunos que sufren de amnesia.

Es verdad, que la realidad siempre se puede superar, ahora quizás lo más, en esto de la corrupción, es el "Señor" Rato, puesto de ejemplo como dirigente político, orgullo de nuestro país, elaborador del milagro económico español, candidato favorito del Partido para sustituir a Aznar, cuantas recomendaciones ha podido darnos, "el muy condenado", cuantas clases de honradez, ética y moralidad.

Otro que ocupa uno de los primeros puestos en el descrédito es el "Señor" Granados vicepresidente de la Comunidad de Madrid, gran tertuliano, por el número de ellas en que participaba, azote de corruptos, abanderado de la transparencia, y de dime de que presumes...

Quizás lo que puede ser una ironía del destino es el caso del "Honorable", y sus dineros al sol de los paraísos fiscales, con su fundación hecha a su medida y con fondos públicos de la Generalitat para, entre otros proyectos, elaborar un "código ético para profesionales de la política". El documento, redactado en colaboración con la Universidad Ramón Llull, sostiene que "los políticos sólo podrán superar el descrédito actual si su conducta se vincula estrechamente a la ética". ¡¡¡mande!!! Me lo repita, despacio para poder asimilarlo.

El listado de corruptos llenaría muchos folios, actualmente se calculan que hay más de 110 procesos abiertos, el tiempo borra mejor que algunos los datos de los discos duros de nuestra memoria. Ya decía algún humorista "dime a quién votas y te diré de quién eres cómplice".

Eso para ser justos, y como dice la institución del matrimonio al advertir "en lo bueno y en lo malo". Es cierto, que pueden existir desafíos territoriales, y muchos más,  el problema es cuando se usan como cortinas de humo, para tapar con banderas y escudos sus vergüenzas. Unos de los mayores problemas es devolver la credibilidad de los ciudadanos en quienes les representan. Decir que todos son iguales, puede ser injusto, pero señores separen a "los garbanzos negros" que están estropeando toda la credibilidad en nuestra cocina política, haciendo que la misma sea una digestión demasiado pesada.

Actualmente hay estudios para casi todo, si seríamos americanos ya alguna universidad, por lo menos la de Massachusetts, tendría todos los datos por comunidades, provincias, partidos..., pero aquí también se ha valorado lo que nos cuesta la corrupción política a los ciudadanos, así, tenemos un estudio de la Universidad de Las Palmas (ULPGC) que cifra en 40.000 millones de euros el coste social de la corrupción en España. Podemos poner ejemplos cercanos, en Cantabria sólo el tema de las viviendas ilegales, más de 300 millones de euros, y un daño muchas veces irreparable a muchas familias y a nuestro entorno, eso sin contar con lo que algunos se han llevado "crudo". Unas sentencias publicadas estos días del TS sobre Marbella declarando ilegal el PGOU de esta ciudad, que afecta a más 16.000 viviendas, puede costar más 10.000 millones de euros. Hay quien estima que la corrupción nos cuesta más de 20% de nuestro PIB.

Eso sí, luego si decimos que hace falta una renta básica para que las familias puedan subsistir, recursos para nuestra sanidad y educación, o para cuidar a nuestros mayores y la Ley de Dependencia eres un demagogo peligroso, y te estás cargando los Presupuestos Generales del Estado,  los planes de reactivación económica, e incluso el empleo en la OCDE.

Hemos llegado a un punto tan triste y negativo, donde es totalmente creíble que algunos dirigentes políticos hagan lo mismo que los gánsters y la mafia, la orden podía ser algo así  "señor tesorero haga desaparecer estos documentos, y de paso estos millones en Suiza, Andorra, Las Bahamas...,  eso sí, que parezca un accidente". ¡¡¡Qué país!!!

Comentarios