jueves 28/10/21

Marque el…

Por teléfono, por correo o de forma presencial, siempre es un camino difícil reclamar cualquier tipo de incidencia a las grandes compañías. Los clientes se encuentran indefensos e impotentes ante los complicados procedimientos que, por otra parte, no garantizan ningún tipo de solución.

¿Quién no ha tenido un problema con su compañía de la luz, agua, telefonía, seguros, banco...? ¿Quién no ha jurado en arameo ante la falta de respuesta, o la imposibilidad de ponerse en contacto con los mismos?, estamos hablando simplemente de poderles contar nuestro problema; ya si lo solucionan es que nos ha tocado el premio gordo de la lotería.

Es increíble y consentido, por nuestras autoridades, el maltrato continuado a los clientes por parte de estas grandes compañías, que hacen un uso y abuso de su poder dominante.

Para empezar, si lo intentas telefónicamente tenemos que comprar unos kilos de paciencia. Vamos a intentar poner un sucedido; coges tu teléfono, -ya que con el móvil te puedes dejar todas las Mb contratadas o una fortuna. Para empezar casi todos los teléfonos son 902, es decir el pago a tu cuenta, o como mucho 901 el pago compartido- Marcas el número y después de la señal oyes un voz mecánica que te dice "marque 1 si quiere nuestra promoción x, marque el 2 si quiere realizar una recarga, marque el 3 si tiene un avería... marque el 101 si quiere hablar con un operador".

Después de escuchar la sintonía que te pone de los nervios, aparece una amable operadora, a quién normalmente le cuentas tu historia, y te dirá, "perdone le tengo que pasar con la sección de incomprendidos", otro rato esperando, el niño que llora, el marido que te dice "no acabas ya, o estás hablando con la NASA", y tú con tu santa paciencia, que de los kilos que habías comprado ya sólo te quedan unos gramos, y sigues con la oreja roja pegada al teléfono.

La operadora segunda te vuelve a pedir los datos: DNI, domicilio, numero que gastas de zapatos, nombre de tu padre y madre, y en eso estás pensando tú en su... Quizás si eres una persona con fortuna consigues que esta segunda operadora te escuche, y te diga vamos a estudiar su problema, en unos días nos pondremos en contacto con Ud.

 

Ahora bien, como tengas el día torcido y te mande con otra operadora, entonces ya la rabia te sale por las orejas, los ojos de las orbitas, y el tono de voz se oye al otro lado del Atlántico...mejor no comentamos el diálogo con esta tercera operadora, para que el comentario pueda ser leído en horario infantil.

Por cierto,  un inciso, que duro el trabajo de estas operadoras que tienen que soportar lo que no está escrito, en unas condiciones normalmente precarias, con sueldos muy bajos, y que están tremendamente limitadas para dar soluciones, y son el escudo de estas compañías.

Después de colgar el teléfono, y si tu cabeza todavía sigue funcionando, te pones a reflexionar y piensas, si yo soy quien paga religiosamente los servicios de la compañía, si yo cumplo mi parte del contrato, si el incumplimiento es por un mal servicio de la citada compañía, como es posible que me hayan tratado de esta forma y lo peor la cara de tonto que se te queda.

Siempre puedes mandar un correo, que será contestado al de un mes con un escueto "Estimado Señor: Estamos estudiando su problema, próximamente nos pondremos en contacto con Ud." y después de 5 años, se deben estar licenciando de tanto estudiar tu problema, pero siguen sin dar respuesta alguna.

Otra opción es desplazarte a sus oficinas cuando sea posible, es decir muy pocas veces, en ellas después de perder una mañana, posiblemente te hayan convencido, que te han hecho un favor cobrándote un 20% más, lo que pasa es que no lo has entendido, ya que nosotros, la verdad hay que reconocerlo, somos unos pardillos, los que saben son ellos, para eso crearon la sección de información y atención al cliente.

Hay una ecuación matemática para estos problemas, si la compañía es pequeña el problema puede ser menor, si la compañía es grande tienes un gran problema, si la compañía es una multinacional date por "fastidiado o ....".

Como puede ser posible, que nuestras autoridades estén tan vigilantes de nuestros actos, si te pasas un día en pagar tus impuestos, "zas"recargo del 20%, si no pasas la ITV el día que te toca, "zas" otra multa, si...sin límite; y sin embargo a estas empresas se les permite incumplir contratos, saltarse las normativas vigentes, la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, todo ello sin ninguna consecuencia.

Si compras un kilo de patatas, lo normal es que te den un kilo de patatas, sino te están estafando. Pero si contratas con una compañía eléctrica, y ésta tiene una avería, te deja sin servicio 24 horas, tu pagas igual que si hubieras tenido el servicio.

Además uno tiene la impresión que cuanto más normativa tenemos en defensa de los consumidores, que es muy importante, y hay que defenderlo; sólo sirve para que estas compañías realicen más incumplimientos y además impunemente, ya que las consecuencias siempre las pagamos nosotros.

De esta forma, sí Volkswagen truca sus vehículos y venden "gato por liebre",  se lleva millones de euros, de nuestros bolsillos, en subvenciones que no le pertenecían, atentan contra la salud pública contaminando más de lo permitido;  pero, ¡ojo, ojo!, que si nos ponemos muy chulos dejan de invertir, y miles de trabajadores pueden perder sus puestos de trabajo.

El tema de las eléctricas daría para rellenar hojas y hojas, aquí si tienes un problema, que te cojan confesado, normalmente puedes perder los nervios, el tiempo y la razón esperando una solución. Si después de tantos años todavía ni el propio Ministro del ramo es capaz de saber o entender la lectura del recibo de la luz.

Lo de la telefonía para echar de comer aparte, no vamos a hablar de las llamadas extemporáneas para ofrecerte el mejor de los mundos posibles que nunca existe, así su servicio se puede catalogar entre muy malo y pésimo, y para darte de baja o cambiar de compañía hay que hacer un máster de los de dos años por lo menos, y eso que se ha aprobado una normativa más exigente, pero te han cogido cariño, y por ello te siguen mandando facturas, publicidad, ofertas de ultima hora...

En esta sección se pueden meter también las entidades financieras y sus abusos, bueno, antes se decía "con la iglesia hemos topado" ahora podemos decir "el banco nos la ha colado", la comisión "a,b...y,z," que te quieren cobrar hasta por el oxigeno que gastas cuando entras en una de sus oficinas.

Después de todo esto, que dura es la situación de los consumidores, quizás el nombre más apropiado sería la de "los sufridores".

Nos sucede como "a aquél que su amigo siempre le invitaba a tomar unas cañas, hasta que un día se cansó y le dijo "deja de invitarme, que ya no me queda dinero para pagarte más cañas". Pues nuestras autoridades nos defienden tanto, tanto, que acaban trabajando para esas compañías y nosotros pagando sus sueldos.

Es cierto, que esto parece más un guión para "El Club de la Comedia" que un artículo sobre el pobre consumidor, pero muchas veces el humor es quien mejor refleja la realidad, y estos "señores" de nosotros se ríen a carcajadas.

Comentarios