domingo. 03.07.2022

Marchando una de indultos al punto

Triste, pero cierto, aquello de tanto tienes, tanto vales, sea dinero, poder,  presión, votos, e incluso los problemas que puedas causar.

Las noticias de ayer son como las hojas caídas del árbol, saldrán otras parecidas, pero esas, esas ya no volverán. Con las noticias pasa algo parecido, cada día vemos como la actualidad devora las mismas, hay poco tiempo para reflexionar, cuando lo vas a hacer, como dicen ahora, ya te han cambiado la pantalla.

Ponerse a analizar los indultos a estas alturas, puede ser un complemento en una clase de derecho, donde después de explicar el imperio de la ley, el cómo se llega hasta la sentencia. Al final se le dice al alumno, después de todo lo aprendido siempre queda el margen discrecional, las medidas de la Ley de 18 de junio de 1870, de las Reglas para el ejercicio de la Gracia de indulto

Puede ser muy interesante ver cómo con sus modificaciones constitucionales, esta ley de siglo XIX es de aplicación ahora y el contexto en el cual se promulgó la misma. Era frecuente que después de una revolución, de un cambio de régimen, de un intento de cambiar el orden constitucional, aquellos que "habían ganado" dieran medidas de gracia, que tenían varios propósitos. El primero era el de calmar los ánimos, ahora que ya estoy establecido en el poder, demostrar mi magnanimidad, e incluso las medidas de gracias eran también una humillación para el que las recibía. Yo "el todo poderoso" ya te he ganado, y condenado, para que no seas más iluso, para que veas mi poder, te dejo en libertad, esa que tú no  has conquistado, sino que yo te la he dado y regalado.

Otras veces, buscaban comprar voluntades, apaciguar movimientos que pudieran mover el trono, el poder, lo del palo y la zanahoria de toda la vida. Mirando a la historia hay tantas situaciones en nuestro país de vueltas y revueltas, de conspiraciones, y revoluciones inacabadas, que enumerar las mismas es una ardua labor para los propios historiadores. Desde el propio concepto de la religión sobre el perdón de los pecados, por el arrepentimiento y la contricción, eso sí, luego en su nombre se realizaron las mayores villanías, se quemaron inocentes en las plazas de los pueblos.

Puede ser muy interesante ver cómo con sus modificaciones constitucionales, esta ley de siglo XIX es de aplicación ahora y el contexto en el cual se promulgó la misma

Ese concepto del perdón, del que todo lo puede, tiene un arraigo en nuestros gobernantes, y su uso y abuso según su conveniencia, está en un marco histórico del siempre eterno enfrentamiento de nuestro país, donde más de uno son multitud muchas veces para llegar a acuerdos. No es lo mismo el indulto que la amnistía aunque sus efectos puedan ser parecidos, y a veces confundidos, yendo a la etimología mientras indulto viene del latín del verbo indulgere, ser indulgente, benevolente... La amnistía, del griego, significa olvido. Mientras el primero, no pasa página, y es aquello del paternalismo de la indulgencia aunque no sea plenaria. La amnistía a efectos jurídicos es como si esos hechos no se hubieran producido, no existieran y se olvidarán para siempre. En el indulto estaríamos en aquello tan nuestro de "perdono, pero no olvido", y en el segundo el olvido es total. Aunque en política pocas veces existe el olvido, el poder echar al contrario sus "pecados" es algo irresistible.

En aquellos tiempos se habían celebrado las que fueron las primeras elecciones parlamentarias con sufragio universal, eso si solo masculino. La mayoría fue para unionistas y progresistas, los carlistas y republicanos tuvieron también una representación importante. Simplemente quedarse con los nombres va a ser importante para ver futuros enfrentamientos, y con ello también la necesidad de esa propia ley de indultos y medidas de gracia.

Buscar la concordia, es también mejorar las relaciones con una parte del estado, bajar la tensión. Ver si podemos entrar en un camino en el que nos encontramos, donde todos estemos cómodos dentro de nuestro estado. También es cierto que este gobierno tendría mucha más credibilidad si el mismo no dependiera de los votos de ERC. Para una parte de la sociedad es difícil entender un indulto a alguien que no lo ha pedido, que ha dicho que lo volvería a hacer, que no lo recomienda el tribunal sentenciador. Ahora bien, se suele decir que un gobierno fuerte puede ser comprensivo, y un gobierno débil tiene que ser autoritario, hay que reconocerlo no es nada fácil,  lo que no justifica, se tenga la postura que se tenga, la riada de insultos, que se han vertido por las redes sociales. Ver a algunos echando bilis contra el monarca, los obispos, y el presidente de la CEOE, es como para tomárselo con humor. Hay quien sostiene que cuanto mayores son las diferencias, como mejor se llevan es con ese punto de humor, sobre todo si nos reímos de nosotros mismos. Pocos lo han hecho mejor que aquel programa de EITB "Vaya semanita" ridiculizando lo que algunos creían que era sagrado, y al verlo con ese humor perdía el halo de intocable. Con los indultos también podemos  decidir, a ver cómo los ponemos: muy hechos, poco hechos, o al punto. Puede que en ese punto, el del encuentro tan necesario para la convivencia.

La hemeroteca es muy dura con algunos que han dicho una cosa y hacen la contraria, pero ya se sabe que las hemerotecas son un arma de destrucción masiva para los políticos. Uno, legítimamente, se puede preguntar ¿por qué el indulto es para estas personas?, ¿y no para familias inocentes?, las afectadas por las sentencias de derribo que llevan décadas sufriendo las injusticias de las propias administraciones públicas, para estas familias no hay prescripción, ni indultos. Oyendo a algunas autoridades, quizá debamos dar gracias de que no se nos queme en las plazas de los ayuntamientos condenados por las sentencias de derribo.

¡Qué injusto!, no has cometido ningún delito y llevas más de 20 años pagando una pena que no te corresponde. Si estas familias fueran necesarias para que el gobierno siguiera en el poder, seguro que su problema se hubiera solucionado; si estas familias crearan un grave problema territorial al Estado, seguro que su problema habría dejado de existir hace muchos años. Dime qué capacidad tienes de imponer tus ideas, y te diré cómo te trata el poder. Dime cuánto puedes ayudar al gobierno, y te diré lo que el Gobierno te puede dar.

Triste, pero cierto, aquello de tanto tienes, tanto vales, sea dinero, poder,  presión, votos, e incluso los problemas que puedas causar.

Triste, pero cierto, aquello de tanto tienes, tanto vales, sea dinero, poder,  presión, votos, e incluso los problemas que puedas causar. Hace unos días se moría un amigo, de los que como dice la canción deja un vacío en el alma,  se pasó muchos años de su vida luchando para que su familia y muchas más, no siguieran pasando miedo por el posible derribo de su vivienda. Desgraciadamente, su único indulto fue la muerte, ver lo injusto que son los poderosos con los más débiles. Saber que el mayor cementerio de Europa es el mar Mediterráneo, nos tiene que llevar a pensar que las cosas no las estamos haciendo bien, sobre todo  los que hemos elegido para dirigir nuestras instituciones,

Decía el escritor uruguayo Eduardo Galeano "La justicia, y, añado de mi cosecha, el poder son como la serpiente, solo muerden, o inyectan su veneno, a los que van descalzos". La  solidaridad, la libertad y la Justicia con mayúsculas, son las únicas capaces de romper barreras, muros y cadenas.  Mejor buscar esos puntos de encuentro, que pasarnos la vida encontrando las diferencias.

Marchando una de indultos al punto
Comentarios