lunes 23/5/22

IMAGINA...

Dicen que las guerras de hoy son experimentos para las próximas y, algunos están en aquello de "cuando veas a tu vecino afeitar...", Moldavia, con una población que no llega a los tres millones y con una importante comunidad prorrusa, puede ser ocupada por Rusia, si le conviene, en muy poco tiempo, no tiene ni el territorio, ni la población, y el ejército de Ucrania. En algunos países del entorno ruso, ya se habla de "las fronteras del miedo", además de Moldavia, Georgia, Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Estonia, Finlandia, e incluso  Noruega y Suecia, recibieron las nada sutiles amenazas de portavoces del Gobierno Ruso.

Después de comer Manuel escucha la radio desde su orejero, donde el sueño le va venciendo, tiene puesto el despertador, no es la primera vez que la pequeña siesta dura mucho más de lo necesario y después la noche se hace eterna.

A veces algún ladrido de Sika le sobresalta.

  •     Calla Sika, que es pronto para salir ...

De fondo, el locutor, relataba la situación en Ucrania. En la guerra no había treguas, los expertos auguraban que la misma sería larga, con una destrucción masiva en las principales ciudades del país y con unas consecuencias irreparables para los civiles, con miles de muertos,

Rusia no avanza como esperaba y aumenta la presión con la utilización de misiles hipersónicos,  de esos de última generación para matar, superan la velocidad del sonido en cerca de 10 veces y puede recorrer 2000 km. en poco más de unos cuantos pestañeos. Estos misiles, los Kinzhal, se lanzan desde los cazas MiG-31 que han sido modificados para ello, y dicen que son indetectables por las defensas antiaéreas. Por si esto fuera poco, Biden habla de la posible utilización de armas químicas e incluso no descarta las nucleares, y es que cuando se trata de amenazar, de meter miedo, todo parece poco.

En las ciudades más afectadas por la guerra como Mariúpol y Jásrkov, que hoy ya recuerdan a las imágenes de Alepo

Lo que sí está logrando Rusia en una limpieza étnica, o más bien una limpieza de antirrusos, de los nacionalistas ucranianos, con un éxodo de más de 4 millones de personas. Con corredores "humanitarios" que les llevan a la propia Rusia o Belorrusia. Así se ha visto en las ciudades más afectadas por la guerra como Mariúpol y Jásrkov, que hoy ya recuerdan a las imágenes de Alepo, donde también es cierto que no se le prestó mucha atención por occidente a la masacre que allí se estaba cometiendo.

Dicen que las guerras de hoy son experimentos para las próximas y, algunos están en aquello de "cuando veas a tu vecino afeitar...", Moldavia, con una población que no llega a los tres millones y con una importante comunidad prorrusa, puede ser ocupada por Rusia, si le conviene, en muy poco tiempo, no tiene ni el territorio, ni la población, y el ejército de Ucrania. En algunos países del entorno ruso, ya se habla de "las fronteras del miedo", además de Moldavia, Georgia, Polonia, Estonia, Letonia, Lituania, Estonia, Finlandia, e incluso  Noruega y Suecia, recibieron las nada sutiles amenazas de portavoces del Gobierno Ruso.

Afirmaban algunos de los intervinientes, que Manuel, en ese vela sueño, no pudo identificar, que más de cuarenta países pedían la creación de un tribunal especial para juzgar a Putin y sus generales, algo similar al Tribunal Militar de Nuremberg tras la II Guerra Mundial. Recordaba que ni Rusia, ni tampoco EE.UU. reconocen las sentencias de la corte penal, Tribunal Internacional de La Haya, como para mirárselo, los que van de salvadores del mundo occidental. Lo que nadie duda es el drama humano, que se está retransmitiendo casi en directo, pero según pasa el tiempo y quizás como un mecanismo de defensa, nos vamos incluso acostumbrando al horror.  Aparece un hilo de esperanza, parece que Rusia se centra en la zona del Donbás y pudiera ser el inicio del final del conflicto, aunque a veces la ilusión nos puede cegar la realidad.

Lo que nadie duda es el drama humano, que se está retransmitiendo casi en directo

A Manuel, ante tanta injusticia y dolor, se le quitó el sueño y siguió escuchando las noticias, que ahora hablaban de la carta más famosa de los últimos tiempos, la que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez envió al Rey de Marruecos y de la que tuvimos conocimiento el común de los humanos gracias a su majestad.

Una carta que rompía con la posición de España sobre el pueblo saharaui, algo de lo poco que había un consenso en este país desde hace 47 años, para más inri, la misma no era conocida ni por más de medio gobierno, ni por los demás partidos, ni por el parlamento, ni por los socios prioritarios quitando EE.UU. y poco más. Lo que supone no respetar las propias resoluciones de la ONU, la 690 de 1991 y la que lo ratificaba hace muy poco, la 2602 de 2021, y una traición al pueblo saharaui y a la posición de la izquierda en este país que tantas fotografías y en tantos mítines usaron esta cuestión.

El colmo fue un tuit del ministro Iceta, que cuando habla últimamente pierde credibilidad, diciendo que este cambio se hacía para dar seguridad territorial a Ceuta, Melilla y Canarias; cuando hemos conocido la misma, nada de lo dicho aparece en el texto. Las informaciones del ministro de asuntos exteriores, que como siga así hace buena a su predecesora, la cual tiene problemas judiciales por introducir en nuestro país a escondidas, con nocturnidad y alevosía desde Argelia al Sr. Brahim Gali, secretario general del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática.

Vaya giro en la política exterior en un tema tan delicado, y encima el propio ministro de asuntos exteriores manifestando que España no había cambiado de posición, e incluso insinuando que Argelia conocía la misiva. Tanto la conocía y apreciaba que ha retirado a sus embajadores en España y amenaza en estos tiempos tan complicados con ponernos el precio del gas, al precio del oro. Es incomprensible este cambio, pero duele y mucho ver cómo se abandona a su suerte a un pueblo que lleva tantos años luchando por tener un país, por un referéndum de autodeterminación.

Da la impresión que sí hay motivos, pero son tan vergonzantes que no se quieren poner en nuestro conocimiento, el más importante es la alineación con la política exterior dentro de la OTAN y sobre todo la cercanía de Argelia, con China, India e incluso la propia Rusia.  Sin embargo, tanto Italia como Portugal ya están sacando beneficios propios, para que el gas de Argelia llegue a Europa por su país y Europa central con el problema que ahora mismo tiene Alemania y, Portugal mima sus relaciones con Argelia, ya que nuestros amigos de la península no tienen cuentas pendientes con el reino alauí. Hay que tener en cuenta que en las etapas de tensión, cuando el personal está distraído, es cuando se toman las decisiones más controvertidas. Cuentan que el valor de un Gobierno se demuestra en la firmeza con los fuertes  y la ayuda a débiles, pues quizás no sea este el mejor camino.

Es cierto que esta Plataforma ha puesto en jaque los suministros

Por si fuera poco, tenemos la huelga de camioneros, que según nos cuentan trabajan a pérdidas por el precio de los carburantes y, una "Plataforma" nueva ha sido capaz de conseguir lo que han firmado las organizaciones mayoritarias. Es cierto que esta Plataforma ha puesto en jaque los suministros, y aunque el conflicto parece que sigue, puede que se vaya desinflando. Nos pueden gustar más o menos algunas acciones, e incluso algunas pueden ser condenables totalmente, pero tomar la unidad por el todo, siempre ha sido injusto. La ley es para todos, así que cúmplase.

Manifestaba la vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, quizás la persona más coherente de este Gobierno, que ella rechaza etiquetar de 'extrema derecha' a los transportistas que llevan 10 días de paro y, ellos son  "los más vulnerables" dentro de la cadena de transporte, que llevan tiempo trabajando a pérdidas. En este país en que estás conmigo o contra mí, puede que a Yolanda Díaz le queden dos telediarios para que la llamen facha, tiempo al tiempo...

Ahora bien, dicen que "no hay que cien años dure...", y que todas las noticias no pueden ser negativas. El presidente del Gobierno, tan criticado últimamente, se ha apuntado un buen tanto, que puede tener una incidencia positiva para todos. Cuando se trabaja y se logra un compromiso importante para España y Portugal,  por el cual pueden actuar al margen de los demás países de la UE, como una isla energética y, con ello lograr que se puedan bajar los precios del gas y la electricidad. Hay también que valorarlo y reconocerlo,  esperemos ver pronto esa  bajada en nuestro recibo de luz. Del Covid ya casi ni nos acordamos, el tiempo corre tanto como las noticias.

John Lennon nos lo cantaba en Imagine. No hay infierno debajo nuestro/Arriba nuestro, solo cielo./Imagina a toda la gente /Viviendo el presente./Imagina que no hay países./Nada por lo cual matar o morir/ Imagina a toda la gente/ Viviendo la vida en paz/  y Manuel se quedó soñando con un mundo mejor.

Comentarios