domingo 17/10/21

Existen "Los Reyes Magos"

Los nuevos ecologistas sociales, aquellos que han superado la esfera individual, donde el mundo, no empieza ni termina en uno, donde una sociedad más justa y solidaria necesita de los demás, de los que trabajan por el grupo, y sobre todo aquellos que tienden su mano a los que más lo necesitan.

En estos tiempos donde tenemos más tiempo para la reflexión, donde las diferencias entre los seres humanos quedan más patentes, mientras unos disfrutamos de fiestas y un consumo extremo, otros a duras penas tienen lo básico para seguir con sus vidas, donde hay situaciones que duelen a la conciencia de cualquier persona bien nacida.

Es cierto, que hemos avanzado mucho y en muchos campos en los últimos tiempos, hemos realizado importantes contribuciones al mundo de la ciencia, sanidad, educación, comunicación ..., hemos subido a la luna, descubierto nuevos planetas y estrellas. Ahora bien, nos queda un gran camino por realizar en el campo social, en la solidaridad con los que tenemos más cerca en situaciones de dificultad; es necesario mejorar las condiciones de los más desfavorecidos, poner controles contra aquellos que se aprovechan de los mismos, e incluso intentamos esconderlos en nuestras ciudades tan avanzadas, como decía algún cargo público, "dan mala imagen". Pero también existe una deuda con aquellos países de los que hemos extraído sus recursos, nos aprovechamos de una mano de obra barata, y se les somete a condiciones infrahumanas, para que algunos puedan tener un balón o unas zapatillas de marca.

Cuanto más pobre es una sociedad, sin duda mayores son las diferencias sociales, tener personas que trabajen para uno es casi gratis, es aquello de a más pobreza mejor viven los que tienen más, que se puede formular como la ecuación:   Mayor índice de pobreza, igual a mayor desigualdad; mayor riqueza y posesión de unos pocos,  igual a mayor injusticia social.

Por ello, tiene mucho mérito el trabajo que realizan asociaciones y ONGs que dedican su tiempo desinteresada y altruistamente a ayudar a los demás. Esas personas que nos concilian con lo mejor de nuestra especie, la ayuda y cooperación entre las personas. Ahora donde un pesimismo antropológico gana adeptos como una nueva religión, donde las malas noticias florecen minuto a minuto en un campo abonado por situaciones de egoísmo y retransmitidas en directo por los medios, ver ese oasis que son los que regalan su esfuerzo, su trabajo y tiempo, es la bocanada de aire fresco, que tanto necesita nuestro planeta.

Los nuevos ecologistas sociales, aquellos que han superado la esfera individual, donde el mundo, no empieza ni termina en uno, donde una sociedad más justa y solidaria necesita de los demás, de los que trabajan por el grupo, y sobre todo aquellos que tienden su mano a los que más lo necesitan.

Es realmente triste que aquellos a los que votamos para que dirijan nuestras instituciones, hagan realidad la frase de Bertold Brech "quien ignora la verdad es un iluso, pero quién conociéndola la llama mentira es un delincuente", y como dice el refrán: "la primera vez es culpa de ellos, pero las demás veces que les votamos, la culpa es nuestra"

Parafraseando aquella famosa expresión de un político español  "todo es verdad salvo algunas cosas" se podía decir que el mundo es maravilloso pese a algunas cosas, gracias a organizaciones como el Banco de Alimentos, la Cocina Social, el 0,77% contra el hombre en el mundo, el Ejército del Amor... y otras institucionales como Caritas, Cruz Roja, ACNHUR, UNICEF... y tantas ONGs que con su trabajo diario ayudan a los que más lo necesitan.

Ante las personas que hacen posibles estas actuaciones, simplemente nos quitamos el sombrero en señal de gratitud, Son las que contribuyen con su esfuerzo a tapar muchos de los defectos, y "olividos" de lo que llamamos "el sistema";  sin embargo, habla mucho de las prioridades de una sociedad, desgraciadamente que sea mucho más noticiable, quién entra en Gran Hermano VIP, qué hace Cristiano en Marruecos, o el vestido de la Señora Pedroche.

Hay que reconocer el gran trabajo de muchos ciudadanos anónimos que son realmente los héroes de nuestra Comunidad. Hace apenas unos días hemos visto como los bomberos, voluntarios y cuerpos de seguridad del Estado eran titanes que nos libraban del fuego, los que día a día cuidan de nuestra salud, los que todos los días con su trabajo hacen que nuestra sociedad funcione y sea más justa, más solidaria. Esas personas son los verdaderos "Reyes Magos" de nuestra sociedad. Son los que nos ayudarán a que el 2016 sea un buen año para todos, y por ello, desde estás líneas nuestra admiración y gratitud.

Comentarios