miércoles 28/7/21

Sin dinero no hay soluciones, ni para el Racing, ni para cientos de familias

El Racing sin las aportaciones del Gobierno, ya lo ha dicho claramente su presidente desaparecerá, lo demás son palabras. En el tema de las familias afectadas por las sentencias de derribo, si quieren dar una solución real, si quieren dar garantías suficientes, tienen que ponen esa partida de 300 millones de euros, lo demás es engañar a todos.

Hace ya unos días presentaba el presidente del Racing un plan para salvar al equipo de su desaparición. Uno puede estar de acuerdo o no, hay tantas necesidades en nuestra sociedad, pero visto desde el exterior y como aficionado parece muy razonable. Para Cantabria el Racing también es más que un club, es el sentimiento de un pueblo, que ha llorado, y disfrutado con triunfos y derrotas, la afición cantando  "la fuente de cacho" nos ha emocionado tantas veces, que poner valor monetario a esos sentimientos es muy complicado.

El plan de Higuera pasa por aportaciones anuales del Gobierno de Cantabria durante 10 años, esta iniciativa del Racing, con esos recursos podrá hacer frente a las deudas que tiene actualmente el club. Todo ello nos ha recordado las promesas que el Gobierno y los Ayuntamientos han hecho a los afectados por las sentencias de derribo, esperamos que tengan más suerte en las aportaciones, que estas familias que llevan tantos años esperando una solución.

Uno puede estar de acuerdo o no, hay tantas necesidades en nuestra sociedad, pero visto desde el exterior y como aficionado parece muy razonable​

El Racing sin las aportaciones del Gobierno, ya lo ha dicho claramente su presidente desaparecerá, lo demás son palabras. En el tema de las familias afectadas por las sentencias de derribo, si quieren dar una solución real, si quieren dar garantías suficientes, tienen que ponen esa partida de 300 millones de euros, lo demás es engañar a todos.

Si estas instituciones a lo largo de los últimos 10 años hubieran realizado aportaciones económicas para hacer frente a las responsabilidades, a las que han sido condenados por la justicia, ahora tendríamos una partida presupuestaria suficiente y ese dinero si sería garantía suficiente para las familias ante la posibilidad del derribo de sus viviendas.

Se hicieron muchas promesas, algunos incluso presentaron un plan con una aportación de 6 millones de euros por año, pero la realidad es que esas partidas no vieron la luz, e incluso en un ejercicio de cinismo, se dijo que no podía haber partidas importantes ya que las mismas facilitaban el derribo de las viviendas.

Lo cierto es que nuestra Comunidad cerró el ejercicio 2015 con una desviación  de 169 millones de euros, aproximadamente el 1,4% del PIB, el doble de lo establecido en su acuerdo de estabilidad. ¿Cómo es posible que digan ahora que los Convenios entre el Gobierno de Cantabria y los afectados es garantía suficiente?, cuando esas responsabilidades, la reparación del daño causado, y la restitución del entorno puede superar los 300 millones de euros, ¿Con qué dinero van a pagar?

 

Cuando los Ayuntamientos de Argoños y Escalante manifiestan que los convenios son garantía suficiente, saben perfectamente que no hay recursos para hacer frente a las responsabilidades, y a los propios acuerdos contemplados en los Convenios; es el viejo truco de "paga tú que yo no tengo suelto".

Pese a tantas palabras amables, la colección de promesas,  tantas proposiciones no de Ley y Leyes del Parlamento de Cantabria, incluso leyes de carácter nacional como los artículos 108.3 LRJCA y 319.3 del Código Penal para proteger al tercero de buena fe, el problema sigue latente. Observar como algunos se preocupan más por derribar esas normas, que en dar una solución, ver como los años van pasando y los afectados hoy ya son ancianos, te preguntas ¿hasta cuándo este maltrato de las instituciones?

Si estas instituciones a lo largo de los últimos 10 años hubieran realizado aportaciones económicas para hacer frente a las responsabilidades, a las que han sido condenados por la justicia, ahora tendríamos una partida presupuestaria suficiente

En la última manifestación se recordaba a los 78 amigos que no están, que se han bajado del tren de vida y que nunca verán reparado el daño ocasionado por estos "personajes" de muchas palabras y pocas verdades. Al finalizar la concentración ante el Gobierno de Cantabria varios afectados se acercaron a  dar las gracias por el recuerdo a sus seres queridos , entre ellos uno me abrazó y al oído me dijo son 79 los fallecidos, mi mujer ha muerto esta semana.  Qué verdad es aquello, no hay nada más duro que la realidad.

Si las Administraciones Públicas son quienes producen los daños, les corresponde a las mismas repararlo lo antes posible. Es decepcionante que cada vez que desde el púlpito de opinión, desde cursos de especialistas, y jornadas de expertos, se reflexione sobre el tema de las sentencias de derribo. Los que siempre quedan al margen, como invitados de piedra, son las víctimas de esta situación y, no cabe duda, las víctimas somos todos los ciudadanos.  Las opiniones se basan en donde se debe poner la coma o el punto, que fue primero si el huevo a la gallina, si el daño se produce cuando se derriba tu casa, o cuando han condenado la misma al derribo, pero, ¡si el daño lo han hecho Uds y después de 20 años no lo han reparado! ¡Cuánto tiempo, cuántas discusiones más o menos triviales, para en el fondo no resolver el grave problema que han creado las instituciones!

Los Ayuntamientos, el Gobierno y los jueces si quieren dar soluciones reales, garantías suficientes a las familias afectadas que vayan aportando los recursos, las partidas presupuestarias, el dinero suficiente para hacer frente a los que son sus responsabilidades por el daño ocasionado. Lo demás es humo para cegar nuestros ojos y engañar a todos los ciudadanos. Deseamos que el Racing tenga más suerte que este colectivo, en caso contrario, su desaparición es segura.

Sin dinero no hay soluciones, ni para el Racing, ni para cientos de familias
Comentarios