sábado 21/5/22

Con mucho orgullo

No hace tanto, en el año 1983, más del 50% manifestaba que la homosexualidad nunca podría estar justificada, poco más de tres décadas después sólo el 5% mantienen esa posición.

Pocas veces sientes el orgullo de lo que es vivir en un país donde uno tiene libertad para querer a quien le de la gana, sin murmullos o gestos de desaprobación. ¡Madre mía como hemos cambiado!, de estar a la cola de Europa en el respeto a los demás, a ser uno de los países donde su sociedad es más abierta y respetuosa. La palabra tolerante no me acaba de gustar ya que sinceramente no hay nada que tolerar. Un país que mira a los ojos, donde lo que importa es lo que se dice, no con quién vas o a quién abrazas, es un país del que uno se puede sentir orgulloso. 

Han sido muchos años oscuros, en blanco y negro donde el sufrimiento, las vejaciones y los desprecios han estado presentes cotidianamente, han torturado a tantas personas que ahora que se ve el cielo abierto y lleno de colores es para sentirse orgulloso. Que lo normal,  lo justo, lo ético sea regla para darse cuenta que podemos cambiar, que con trabajo, esfuerzo y sobre todo, con la fuerza de la razón la ideas se impongan, y recordar a las muchas personas que desde las manifestaciones de Stonewall , en Nueva York, allá por el lejano 1969 se hicieron visibles y mucho más, abrieron techos que parecían utópicos.

Pocas veces sientes el orgullo de lo que es vivir en un país donde uno tiene libertad para querer a quien le de la gana

En la España del gran dictador se imponía su idea única del macho ibérico. Aquella famosa reforma de la "ley de vagos y maleantes" realizada por el régimen dictatorial en 1954, equiparaba a rufianes, proxenetas y homosexuales, destacando que "Los homosexuales serán sometidos a medidas de seguridad, deberán ser internados en instituciones especiales y, en todo caso, con absoluta separación de los demás".  Normas que dejaron profundas heridas en nuestra sociedad.

Afortunadamente, nuestra reciente historia ha sido capaz de recorrer un camino por el que felicitarnos. No hace tanto, en el año 1983, más del 50% manifestaba que la homosexualidad nunca podría estar justificada, poco más de tres décadas después sólo el 5% mantienen esa posición. Para reflexionar sobre este cambio, que no sólo los jóvenes avanzan en estas posiciones sino también nuestros mayores han evolucionado y hoy se ve normal, porque lo es. Por todo ello, colocan a España entre los países con una mayor aceptación de  la homosexualidad, por delante de países como Alemania, Canadá, Francia, ... ¡quién no lo iba a decir hacer unos años!

Es justo recordar a los que dieron un gran salto en esta dirección, la mayoría anónimos, pero hay que reconocer el gran avance que supuso la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero, con  el matrimonio entre personas del mismo sexo en España, legal desde el 3 de julio de 2005, así como personas destacadas del colectivo LGTBI como Pedro Zerolo  que nos decía "que los homosexuales no somos orientaciones sexuales que vagan por el espacio, somos tus hijos, tus hermanos, tus compañeros... ".

Hay que reconocer el gran avance que supuso la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero

Con todo ello y a pesar de que en esta andadura siempre hay obstáculos, personas que necesitan meterse con los demás para curar sus complejos, los datos nos dicen que, al menos en estos temas,  nuestra sociedad es hoy más justa, menos homófoba que hace años y muestra una situación digna de admiración para estar también orgullosos de este progreso.

Dicen que el mundo cambia tan rápido que no nos da tiempo a darnos cuenta, por ello mirar hacia el pasado para ver que todo tiempo pretérito no fue mejor, al menos en el respeto y la tolerancia. La comunidad LGTB tuvo el valor de luchar contra un sistema que perseguía a los homosexuales con el consentimiento y ayuda de los gobiernos. Actualmente son todavía muchos los países donde este colectivo sigue perseguido, e incluso en algunos se han dado pasos hacia atrás. Por otra parte, con la religión hemos topado, y aquí se está evolucionando mucho más lentamente que en el resto de la sociedad.

EL movimiento moderno pro derechos LGTBIQ (L-Lesbiana ,G-Gays,T-Trans, B-Bisexual, I-Intersexual, Q- Queer ) que se va adaptando incluyendo nuevos colectivos y tendencias, realizando un gran trabajo de integración social, porque si algo hemos aprendido es que lo importante es respetar y ser respetados. Ante todo somos personas y ciudadanos que tenemos que conseguir que nadie se sienta rechazado simplemente por su tendencia sexual. Que nunca nadie se tenga que esconder por su condición sexual ya que como dice el lema del LGTBIQ "los armarios son para la ropa, no para las personas"

Comentarios