miércoles 23/6/21

Como, luego existo...

Hay un proverbio inglés que acongoja  "no caves tu tumba con tu propio cuchillo y tenedor". Será mejor seguir el consejo de Grande Covián "comer de todo, pero en plato de postre",  ya que querer que nuestro cuerpo funcione bien sin comer de forma saludable es como esperar que un coche funcione correctamente con el combustible equivocado.

Ahora que ya han acabado las elecciones, y se confirma que Revilla es cuasi eterno, vamos a ocuparnos de las cosas importantes. Quién no ha oído hablar sobre que "una copa de vino en la comida es bueno para el corazón,..." es antioxidante, previene hasta enfermedades mentales, que si los taninos, los flavonoides, polifenoles,... vamos que tenían que dárnoslo obligatoriamente por receta...O que después de hacer deporte mejor que el agua, la cerveza ayuda a recuperarse antes, y qué decir de esas recomendaciones sobre el café, que protege de tantas enfermedades a nuestro sistema inmunológico,  por no hablar del chocolate que nos levanta hasta el ánimo... Tengo que reconocerlo soy muy obediente, sigo esta dieta y le pongo mucho empeño.  

Por las mañana a quién no le pone las pilas ese cafecito recién molido donde solo su aroma te despierta los sentidos, es  gasolina de 99,9 octanos para empezar el día . A la comida del mediodía ese plato de cuchara y/o ese chuletón que se sale del plato, adornado con sus patatas fritas, guarnición, todo ello regado por el vino que es casi una obligación, para poder humedecer el gaznate y que pase sin rascar, haciendo un homenaje al dios del vino, el propio Baco que nos enseñó, a nosotros humildes mortales, cómo cultivar la vid y elaborar esos caldos que son la delicia de los humanos, para acabar bien esa copiosa comida, qué menos que un digestivo espirituoso que disuelva lo ingerido. Por la tarde y después de reposar esta copiosa ingesta, hay que quemar calorías,  nos ponemos a hacer deporte. Nada mejor que en un día de calor cuando tus poros parecen las fuentes de Canaletas, esa cervecita fresquita es un elixir divinoY qué decir de ese caprichito, el chocolate, yo soy como las termitas en la madera, como "el comecocos" en aquel juego de nuestros primeros ordenadores, o los roedores moviendo los bigotes, placer de dioses que podemos gozar los humanos. 

Pensaba que siguiendo tan rigurosa dieta tenía que estar como un toro, bueno mejor como un roble, pero siempre hay algún listo que te rompe los sueños...

Pensaba que siguiendo tan rigurosa dieta tenía que estar como un toro, bueno mejor como un roble, pero siempre hay algún listo que te rompe los sueños... Que se manifiesta como el toca huevos profesional, dice que es la voz de tu conciencia para que dejes de asaltar el cielo, que vas a acabar caminado por las nubes y terminarás cayendo de bruces contra la realidad. A partir de aquí amigo lector siento decirlo esta última parte del artículo es para gente dura, ya que su contenido puede herir gravemente la sensibilidad del lector, al que sigue leyendo, bueno ya se sabe que el que avisa es... 

Es un pena romper mitos, o excusas, con las que engañarnos es todo un placer. Muchas de nuestras creencias tienen más que ver con la publicidad, con intereses comerciales,  con estudios por encargo,  donde se hace una investigación pero solo se pide que se deduzcan los efectos positivos obviando los demás, donde grandes holdings y multinacionales pagan cuantiosas campañas de todo tipo para generar opinión, consumo, dinero para sus arcas. Así para que tengamos esos efectos positivos  del vino que nos hablan tendríamos que beber una barrica y acabar como una cuba, y los efectos positivos no los veríamos rápidamente pero los otros nos pondrían ciegos hasta llegar al coma etílico.  

En lo referente al café, para esa protección tendríamos que acabar con la cosecha de Juan Valdés, los helados, galletas, pasteles...  todo tipo de dulces son la fruta prohibida del árbol de los dietistas, y lo de la cerveza, hombre, por lo menos refresca pero, lo demás va a esa típica tripa cervecera... El chuletón, malo para el colesterol, lo cambio por el pescado, peor ya que tiene más mercurio que los termómetros antiguos, nada pues nos hacemos veganos, ahí están los pesticidas para intentar terminar contigo... Auxilio, socorro...Mariluz que alguien nos ayude, quieren acabar con nuestra especie.

Con tanta investigación de "la Universidad de la ya te lo decía",  es para dudar hasta de si los gustos son tuyos, o también nos los han inculcado, los que nos crean la necesidad de cambiar de móvil cada año, la camiseta de tu equipo cada temporada...  La manipulación y la información van tan unidos que separar esa difusa línea también es una ardua labor de investigación . Parece que científicamente tiene más fundamento "que lo único que no engorda es lo que no se come, y que el alcohol más sano es el que no se bebe".    Por cierto, aquí también para valorar la diferencia como la sociedad trata dos situaciones perjudiciales para la salud, el tabaco y el alcohol.

Hay un proverbio inglés que acongoja  "no cabes tu tumba con tu propio cuchillo y tenedor". Será mejor seguir el consejo de Grande Covián "comer de todo, pero en plato de postre"

Hay un proverbio inglés que acongoja  "no caves tu tumba con tu propio cuchillo y tenedor". Será mejor seguir el consejo de Grande Covián "comer de todo, pero en plato de postre",  ya que querer que nuestro cuerpo funcione bien sin comer de forma saludable es como esperar que un coche funcione correctamente con el combustible equivocado.  A disfrutar de la vida, que los aguafiestas no nos depriman, pensar todo el tiempo en los efectos de lo que ingerimos, igual tampoco es bueno para nuestro estado psíquico, con todos nuestros errores vivimos en uno de los países con mayor esperanza de vida, tan mal no lo estaremos haciendo.

Cierto que todo es mejorable, ya se decía hace mucho tiempo que si la verdura tuviera el sabor del jamón todos estaríamos mucho más sanos.  A veces las cosas no dependen de nosotros, comer sano también tiene que ver con el poder adquisitivo, y si Trump sigue subiendo aranceles vaya Ud. a saber...  Lo que está claro es que el presente lo vemos y el final todos lo conocemos, adaptando el pensamiento de René Descartes podemos afirmar algo parecido a "manduco, ergo sum"

 

Comentarios