lunes. 04.07.2022

Ceuta y Melilla, ¿muros en el 2050?

No existe ninguna otra frontera terrestre donde la diferencia de la renta "per cápita" sea mayor que entre las dos partes del muro de nuestro país

Con Marruecos pasa como en ese refrán sobre Santa Bárbara, "solo te acuerdas de ella cuando truena". Así nos acordamos o se pone de actualidad cuando el reino alauita mueve ficha sobre la valla, y nos manda a los que Víctor Hugo denominaría los miserables, y Alfonso Guerra los descamisados, aquellos que el destino les ha jugado una mala pasada, y han ido a nacer donde la pobreza devora las ilusiones. 

Quien tiene poco que perder, saltar los muros no es su mayor problema

No existe ninguna otra frontera terrestre donde la diferencia de la renta "per cápita" sea mayor que entre las dos partes del muro de nuestro país. Quien tiene poco que perder, saltar los muros no es su mayor problema, sobre todo si le enseñan que al otro lado se tira a la basura más comida que la que su familia necesita, donde hay un mundo de oportunidades y los ídolos de los medios viven todos al otro lado de valla.

Se usa al más débil o desinformado, así, cuentan que niños y jóvenes pasaban la frontera, y preguntaban dónde y a qué hora podían ver a Cristiano Ronaldo. Les habían dicho que allí estaba su ídolo. Ya se sabe, la verdad es maleable, y la propaganda a veces hace de la anécdota su nuevo relato y las medias verdades penetran muy fácilmente. 

Hablar de Ceuta y Melilla, de su historia, siempre levanta ampollas en algunos sectores de nuestra sociedad, no tardan en recordar que ya eran parte de España antes de que existiera Marruecos como Estado. Los más extremistas hablan sobre el azote de los cristianos, una supuesta invasión de menores, que no se sabe si vienen a ver a sus ídolos del fútbol, o simplemente han sido abandonados a su suerte, ¡qué  miserable el uso de menores!

Cuánto hemos hablado del muro de Donald Trump, y él en más de una ocasión ha afirmado que EE.UU. quería uno como el de España en Ceuta y Melilla. Cuánta literatura hemos leído y sufrido por esa doble moral, las devoluciones en caliente, y la violación de derechos humanos más básicos entre lo que se dice y se hace. Estos días, según el propio Gobierno, se han producido más de 5000 devoluciones en caliente, y no se oye aquel murmullo, aquellos que se rompían las vestiduras criticando al Gobierno, como mucho algún verso libre, y con miedo de no enfadar al Rey más rico de África y parte del extranjero... Un Estado donde la monarquía no se somete a ninguna votación y tiene casi todos los poderes del ejecutivo, no parece una democracia al uso. Siempre hay quien nos avisa que no se debe meter el dedo en el ojo al que te puede morder y meter en graves problemas, piden prudencia, y a veces no sabes si es prudencia o sumisión.

El chantaje del reino alauita, o la miseria que rompe muros, un hecho puntual, una crisis entre dos Estados por un  anciano enfermo de 71 años en un hospital de Logroño, Brahim Gali, líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Saharaui Democrática. Llegó desde Argelia en abril al hospital de Logroño para tratarse de coronavirus, esto parece el detonante o justificación del nuevo conflicto con Marruecos. Tampoco sabíamos que el hospital de Logroño tuviera tanta fama en el tratamiento del coronavirus.

La justicia, que para algunas cosas tiene mucha memoria, así el juez Pedraz enterado que Brahim Gali está por aquí quiere citarlo a declarar en la investigación por sus cuentas pendientes, denuncias de torturas del Frente Polisario. También ha reabierto otro caso anterior impulsado por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos por delitos de asesinato, lesiones, detención ilegal, terrorismo, torturas y desapariciones, aunque la propia Fiscalía apunta que no aprecia "indicios claros de participación" del líder del Polisario y él les enseñará el pasaporte diplomático de Argelia.

La lucha histórica por la autodeterminación del pueblo saharaui es muy larga y llena de injusticias por el camino

En la lucha por la independencia de un territorio, de un nuevo país, pensar que se hace solo con abrazos igual también es un tanto iluso. La lucha histórica por la autodeterminación del pueblo saharaui es muy larga y llena de injusticias por el camino. La Corte Internacional de Justicia, 16 de octubre de 1975, estableció que el Sahara Occidental en el momento de su colonización por España no era, terra nullius, esto es un territorio sin dueño, y que ni Marruecos ni Mauritania tenían derechos de soberanía sobre el territorio del Sahara Occidental. Además, dictaminó que seguía siendo de aplicación la resolución 1514 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, sobre la concesión de la independencia a los países y pueblos coloniales. La resolución 1920 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, aprobada por unanimidad el 30 de abril de 2010, reafirmándose en las resoluciones anteriores número 1754, 1783, 1813 y 1871 sobre el Sahara Occidental, decidió prorrogar el mandato de la Misión de las Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental

Ya se sabe que el derecho internacional es muy importante, sobre todo según la fuerza de la potencia o Estado que lo puede imponer. Cuentan que hubo un debate en el Gobierno donde interior, y exteriores no querían a un invitado tan incómodo como es Brahim, pero el propio presidente parece que impuso su criterio con el apoyo de su núcleo duro. La ministra de defensa ha elevado el tono "con España no se juega", intentando aparentar firmeza cuando ya has quedado en ridículo. A la ministra de asuntos exteriores, se le ha caído parte de la diplomacia y Marruecos no quiere saber nada de ella.

Desde la oposición todos como rapiñas corren a coger su trozo de tarta, la extrema derecha la integridad territorial, que nos vienen a robar la cartera, el trabajo y las subvenciones sociales, hemos visto comentarios vomitivos, sobre imágenes de una tragedia. Otros chillan, pero solo hacen ruido, los hay que buscan el lavado de imagen subidos a un helicóptero, luego están los de siempre "ya te decía yo".

Con todos sus defectos, cuando un país está pasando una crisis lo más sensato es salir juntos de ella. Si estás cruzando un puente en malas condiciones, no es momento de ponerse a pelearse para que en el fragor de lucha se rompa y...; una vez a salvo es cuando se deben pedir responsabilidades, pero esto es una utopía, al menos es nuestro país, aquí solo vale el presente, el futuro es un elemento más de propaganda. 

El Gobierno sigue esperando a que la Comisión Europea ejerza su poder de convicción "monetaria" con Marruecos, para cerrar una crisis más con nuestros vecinos de sur, que a veces miramos por encima del hombro a 37 millones de habitantes, como antes nos miraban a nosotros cuando se decía "que Europa empezaba en los Pirineos". 

"España 2050", ese proyecto colectivo para decidir "qué país queremos ser dentro de 30 años". ¿El futuro son muros?, y si no hay muros ¿cuál es la alternativa?, se puede seguir soportando una desigualdad donde un mundo separa la miseria de la oportunidad. ¿Cómo realizar un reparto justo de los recursos?

Ceuta y Melilla, ¿muros en el 2050?
Comentarios