viernes 30/7/21

Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura

Los representantes autorizados en la defensa del cántabru podrían reunirse con euro parlamentarios, y también con los representantes habilitados de la Comisión Europea (CE), a fin de poder exponer la importancia que supondría para Cantabria la dignificación del cántabru, así como plantear su reconocimiento como lengua oficial junto al castellano.

Crear un Órgano consultor y específico dependiente, por ejemplo, de la Consejería de Universidades, Igualdad, Cultura y Deporte del Gobierno de Cantabria, y relativo al cántabru, debería de ser un paso importantísimo a considerar y a tener en cuenta; si en verdad se desea revitalizar y avanzar decididamente en favor de nuestra lengua.

Una sugerencia en este sentido sería la creación de un Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura (OSCCC) para tal fin. Al cántabru: Órganu de Siguimientu y Curdinación del Cántabru y la su Cultura (OSCCC).

Para ello habría que destinar recursos, personal y medios a fin de que dicho órgano consultor pueda tener efectividad y recorrido, alcance y capacidad de decisión. Además de poder crear, a su vez, otros órganos menores denominados, por ejemplo: Consejos Sectoriales de Cultura en Favor del Cántabro (CSCFC). Al cántabru: Consejos Seturialis de Cultura n'Inana del Cántabru (CSCIC).

Y a su vez, la existencia de otros órganos de apoyo (a su vez mucho más pequeños y dependientes de estos últimos Consejos Sectoriales de Cultura en Favor del Cántabro), evaluación y análisis, podrían ser de una importancia capital y determinante; pues serían ellos en última instancia quienes se encargarían de recorrer los lugares más apartados, pequeños e inaccesibles de nuestra geografía. A fin de cuentas, ellos (con su autonomía y buen criterio) podrían sin duda hacer un análisis más pormenorizado de cuales alcanzarían a ser las propuestas y medidas más adecuadas a implementar en favor del cántabru en su área de conocimiento y actuación más inmediata y cercana.

Estos otros órganos de colaboración y apoyo, evaluación y análisis podrían, por ejemplo, llevar el nombre de: Empujar en Conjunto por la Lengua (ECL). Al cántabru: Abotar Enjuntu pola Lengua (AEL).

Unas organizaciones menores estas y dependientes de los Consejos Sectoriales de Cultura en Favor del Cántabro, que actuarían como estructuras de menor envergadura y siempre subordinadas al órgano matriz del Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura, pero adecuadamente preparadas y organizadas para el objetivo final de poder expandir el cántabru a cuantos más lugares y territorios fuera esto posible. No solo en la actual Comunidad Autónoma de Cantabria, sino también a la denominada: Cantabria Histórica.

Estos Consejos Sectoriales de Cultura en Favor del Cántabru, podrían ser los principales órganos de participación ciudadana, debate, seguimiento, evaluación y rendición de cuentas sobre las políticas culturales que se diseñen para un determinado pueblo o ciudad, lugar o territorio; sobre el cual se pretenda aplicar una política efectiva y realista en favor de nuestro idioma.

El Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura debería de tener sus propios canales de información y divulgación de contenido

Como organización estructurada y organizada (dependiente en última instancia del Gobierno de Cantabria), el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura debería de tener sus propios canales de información y divulgación de contenido (canales en la Red, revistas-magazines, etc.), que haga posible que dicha institución sea una herramienta más (y muy efectiva) en favor de la consolidación y de la extensión de nuestro idioma.

En este sentido, la Alianza Libre Europea o bien cualquier otra estructura u organización que en Europa de voz a la lengua cántabra, podría ser perfectamente una labor en la cual se podría embarcar el Órgano de Seguimiento y Coordinación del Cántabru y de su Cultura, pues también la petición de la cooficialidad para la lengua cántabra debe de abordarse en el Parlamento Europeo, siempre y cuando esta demanda no logra tener su adecuada y justa corresponsabilidad en Cantabria; ya que la visibilización de la lengua cántabra debe de encontrar cauces y medios adecuados de expresión allí donde esto sea posible.

Quizá, la Alianza Libre Europea (ALE), en inglés: European Free Alliance (que es un partido político europeo que reúne aproximadamente a 47 partidos, y al tiempo representa los intereses de las naciones y regiones apátridas, así como a las minorías lingüísticas, culturales y étnicas que son tradicionales de Europa), puede ser un buen lugar de visibilización en donde dar a conocer nuestra lengua cántabra. Las principales preocupaciones de la ALE incluyen el derecho a la autodeterminación, a la soberanía, además de la diversidad lingüística y cultural.

Y es que si está Nueva Canarias (una organización nacionalista y progresista que defiende los intereses de Canarias, dentro y fuera del Archipiélago, como nacionalidad con una identidad propia), región que no está en Europa, sino en la Macanoresia; con más razón lo debe de estar Cantabria.

Constituida en 1981, y con sede en Bruselas, la Alianza Libre Europea (su página web es: www.e-f-a.org) es una asociación de partidos políticos, que desde un principio cree que la mejor manera de acceder a la dimensión europea; es construyendo una Europa basada en la identidad de los pueblos que conforman dicha realidad.

En 1994 la ALE se constituye oficialmente en federación de partidos, de acuerdo con las disposiciones del artículo 138-A del Tratado de la Unión Europea, y desde entonces aboga por que las identidades no sean diluidas y aniquiladas a través de diferentes estrategias de control social y/o político hábilmente manejadas desde todos los estratos de la política y el derecho, las leyes y la economía.

La afiliación y la membresía a dicha institución es, y de hecho puede ser, una buena manera de hacer llegar a lugares lejanos la lucha por la pervivencia de una lengua y una cultura, que ahora no encuentra todos los cauces más adecuados para su sostenibilidad y desarrollo. Al tiempo que también puede brindar dicha participación y colaboración en dicha organización, innumerables beneficios, que de seguro van a ser muy inspiradores a la hora de encauzar con garantías el proceso de constitución y consolidación de nuestra realidad lingüística.

Igualmente, la demanda de cooficialidad para la lengua cántabra podría llegar a la Eurocámara a través de representantes autorizados, bien por medio de una visita organizada para tal fin a través de algún grupo político con representación (Izquierda Unitaria Europea, etc.), o bien por medio de presentación de escritos y variada documentación, con luego justa corresponsabilidad institucional y exposición de motivos.

Para tal efecto, por ejemplo, la reunión con representantes del intergrupo de Minorías Tradicionales, Comunidades Nacionales y Lenguas Minoritarias, puede ser un buen comienzo, a fin de poder exponer esta y otras cuestiones acerca y sobre la realidad histórica, sociológica, jurídica y educativa del País Cántabru; así como las necesidades de futuro con respecto al idioma cántabro.

Los representantes autorizados en la defensa del cántabru podrían reunirse con euro parlamentarios, y también con los representantes habilitados de la Comisión Europea (CE), a fin de poder exponer la importancia que supondría para Cantabria la dignificación del cántabru, así como plantear su reconocimiento como lengua oficial junto al castellano.

Comentarios