domingo 13/6/21
NOJA

Noja se enfrenta a Sanidad por el 'Semáforo Covid'

Plaza de la Villa de Noja
Plaza de la Villa de Noja

El Ayuntamiento de Noja lamenta que el ‘Semáforo Covid’, impulsado por la Consejería de Sanidad de Cantabria, siga castigando a la Villa y a los establecimientos hosteleros, comerciantes, deportistas y mayores que, por segunda semana consecutiva, deben mantener cerrados sus interiores y reducir la presencia de clientes en el interior del comercio minorista, además de cerrarse las instalaciones deportivas.

Para el Consistorio, la Consejería de Sanidad “no ha tenido en cuenta las características particulares de Noja"

Y es que el municipio, desde este jueves y según los criterios del ‘Semáforo Covid’, estará en nivel 4 de alerta, coincidiendo con el comienzo de la temporada estival, la presencia de propietarios de segundas residencias y la “masiva llegada de visitantes, que no parece tener en cuenta los criterios sanitarios que maneja la Consejería”, y que “castiga duramente a unos sectores como el hostelero y el comercial”, pero que sobre todo “perjudica el medio de vida de cientos de familias de la Villa” en un “momento crucial para la economía municipal”.

Para el Consistorio, la Consejería de Sanidad “no ha tenido en cuenta las características particulares de Noja, que en verano ve multiplicados sus habitantes por 30”, contando con una población flotante que pasa de 2.500 vecinos censados a más de 75.000 personas. Es por eso que critica que “solo se valoren los datos sanitarios en una población tan pequeña como la de la Villa”.

“Resulta sorprendente que, mientras Cantabria entra en un nivel de alerta 1, los municipios más pequeños seguimos siendo castigados de forma injustificada”, sin atender en ningún momento los argumentos tan claros de los que se disponen, y que pueden comprobar fácilmente, como se les ha trasladado.

En 2020 Noja tuvo un consumo de agua que pasó de 137.949 m3 en el primer trimestre a 177.255 m3 en el segundo trimestre y 435.035 m3 en el tercero. Además, las toneladas de residuos depositadas en el Complejo Medioambiental de Meruelo van de las 119 toneladas en abril a 134 en mayo, 323,26 en junio, 764,5 en julio y 935,32 en agosto, descendiendo de nuevo en septiembre y octubre. Todos estos datos, contrastables porque son facturados por el Gobierno de Cantabria al Ayuntamiento de Noja, son claros indicadores del aumento de población.

Para el Ayuntamiento, “se está perjudicando claramente a nuestro municipio, atacando directamente el sustento económico de cientos de familias de la Villa”

Estos criterios han situado a Noja en un nivel en el que dice que hay una “transmisión no controlada, cuando en los últimos días solo ha habido cuatro casos”, según los propios datos de la Consejería.

Para el Ayuntamiento, “se está perjudicando claramente a nuestro municipio, atacando directamente el sustento económico de cientos de familias de la Villa”. “Nuestros vecinos se han comportado con responsabilidad, prudencia, respeto y solidaridad durante toda la pandemia”, ha añadido, lo que ha permitido que Noja “no haya tenido nunca ningún brote, y la pandemia siempre haya estado controlada”, con unos “niveles bajos que, a pesar del alarmismo que genera la Consejería, siguen estando mucho más bajos que en otros municipios más grandes”, en los que, al parecer, el ‘Semáforo Covid’ “no tiene el mismo efecto, por cuestiones obvias de población”.

A juicio del alcalde de Noja, Miguel Ángel Ruiz Lavín, “los vecinos y la segunda oferta hostelera de Cantabria no merecen este castigo del consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, después del esfuerzo durante el último año, sufriendo los efectos del confinamiento y del Estado de Alarma”, y “logrando que el municipio haya sido uno de los que han tenido una menor incidencia del virus” en toda Cantabria.

“No compartimos tampoco la nula empatía que, desde la Consejería, se tiene con los argumentos que traslada el Ayuntamiento basados en datos reales de consumo de agua y basuras, y que no son aceptados en ningún momento para, así, mantener una decisión unilateral e injustificada que hará retroceder la actividad económica del municipio que, con dificultades, estaba ya recuperándose”, ha señalado.

Por eso, afirma que “a partir de mañana lucharemos para que se tenga en cuenta nuestra realidad, no en la que se sustentan las normas aplicadas por la Consejería de Sanidad y por su consejero”.

“No hay que olvidar que no solo estamos hablando de datos, también lo hacemos de familias nojeñas que han hecho muchos sacrificios para poder recuperar su forma de vida”, ha recordado el Ayuntamiento, que “va a estar siempre junto a los vecinos para ayudarles y defenderles con todas las herramientas a su alcance”.

El Consistorio ha recordado que en los últimos 7 días solo se han registrado 4 casos, descendiendo respecto a la semana anterior, como señalan los propios datos facilitados por la Consejería. Los datos obligan al municipio a “seguir dando pasos atrás en el proceso de apertura que estaban viviendo los establecimientos en Noja” y toda la actividad de la Villa.

“El semáforo Covid perjudica a municipios como el nuestro, con menos de 5.000 habitantes”, ha señalado el regidor, que en todo caso ha recordado la necesidad de “cumplir con todas las medidas sanitarias y de seguridad”, pues “aunque la vacunación en Noja avanza a buen ritmo”, el municipio, al igual que el resto del país, continúa en una pandemia.

Además, ha recordado que la fricción con la Consejería viene dada con la nueva política aplicada desde hace dos años por el consejero, que prioriza aspectos económicos sobre la salud de los vecinos, y que dejan a Noja en una “situación complicada por la dejadez de la Consejería” durante todo el año, y sobre todo durante la época estival, cuando “la población de la Villa se multiplica exponencialmente y, por lo tanto, es necesario atender a más potenciales pacientes, pero Sanidad no refuerza el servicio tal y como se le ha demandado desde el Ayuntamiento”.

En estos meses de verano, Sanidad opta por “no tomar medidas que permitan seguir manteniendo un servicio eficiente”, pues “las necesarias vacaciones del personal sanitario, a las que tienen derecho sobre todo después del último año, no se suplen con los profesionales necesarios, simplemente se sustituyen, pero no se complementan ni se añaden”.

En este sentido, ha apelado a la “responsabilidad de todos para contener la transmisión del virus” y lograr, “entre todos, que la situación mejore para poder tener un verano lo más completo posible”.

El Ayuntamiento ha señalado que el municipio cuenta con más del 40% de su población vacunada, y casi un 22% ha recibido ya la pauta completa.

Comentarios